lunes, 2 de junio de 2014

La niña que hacía hablar a las muñecas - Pep Bras



Título: La niña que hacía hablar a las muñecas
Autor: Pep Bras
Publicación: Alevosía, 2014
Páginas: 296

A comienzos del siglo XX, una fuerte tormenta hace encallar un trasatlántico procedente de Barcelona ante la isla brasileña de Ilhabela, un paraíso casi virgen en el que sus humildes habitantes viven apaciblemente rodeados de una naturaleza exuberante y mitos como el del poderoso jaguar Gápanemé. El joven Joan Bras, que sobrevive casi milagrosamente al naufragio vivirá una apasionada historia de amor con Catarina, la atractiva viuda que ejerce los oficios de doctora en la isla.

Así arranca
La niña que hacía hablar a las muñecas, una novela épica por cuyas páginas veremos desfilar artistas de la ventriloquia y del ilusionismo, románticos que sueñan con dar a conocer la genialidad de Gaudí por el mundo, asesinos que no lo parecen, secretos inconfesables y mujeres que se enamoran del hombre equivocado. Un viaje plagado de emociones que culmina en el fascinante y cosmopolita París de los años 20.

Mis impresiones

La niña que hacía hablar a las muñecas me llamó la atención de forma inmediata cuando la vi entre las novedades tanto por su título como por su atractiva portada que rememora el pasado. Además su sinopsis la sitúa a comienzos del siglo XX en escenarios tan diferentes como Brasil o París.

Esta es la primera obra de Pep Bras, un periodista y guionista del que yo no tenía ninguna referencia a pesar de haber colaborado en programas muy conocidos tanto en radio como televisión. Según él mismo ha contado la idea de esta novela llevaba sobrevolando su cabeza más de cuarenta años, prácticamente desde que era un niño, y no fue hasta que se quedó sin empleo el momento oportuno para armarla, por fin, en papel.

La historia comienza en el año 1909 cuando los habitantes de la isla brasileña de Ihabela, un lugar muy tranquilo y alejado del mundo donde nunca ocurre nada, descubren horrorizados que una de sus pequeñas playas ha amanecido sembrada de cadáveres después de que un transatlántico procedente de Barcelona naufragara frente a su costa.

En el Príncipe de Barcelona, que es el nombre del navío, viajaba Joan Bras un joven que ha salvado su vida de forma milagrosa pero que ha perdido la memoria por completo. Allí conoce a Catarina, una joven viuda que ejerce como doctora en la isla. Casi de forma inmediata se quedan prendidos el uno del otro aunque en principio ninguno se atreve a dar el primer paso.

La niña que hacia hablar a las muñecas ha sido una obra que me sorprendió mucho en sus primeras páginas y me dejó pegada a su historia. Su comienzo me ha parecido vibrante, original, lleno de magia y muy atractivo. Quizás esperaba que tras ese punto inicial la novela fuese in crescendo pero en realidad yo creo que consigue mantenerese en este  nivel durante toda su extensión a pesar de que se produce un cambio drástico en ella.

Y es que la novela tiene dos partes cuya transición es un claro punto de inflexión en el que la historia cambia completamente tanto en la temática como en la localización e incluso en algunos de sus personajes. La primera parte nos habla de la llegada a Guanxuma (Brasil) de Joan y la historia de amor que surge con Catarina. Y no es la típica historia de amor en que los amantes tienen que enfrentarse y superar diversos obstáculos para poder estar juntos, sino que, en mi opinión, se desarrolla de una forma más realista y profunda. Quizás sea esta la parte que más he disfrutado en la novela sin llegar a menospreciar la siguiente.

En la segunda parte de la misma nos trasladamos a un escenario tan diferente del brasileño como es París en donde ya hemos dejado atrás la historia de Joan y Catarina y nos adentramos por completo en el mundo de la farándula en la capital francesa. Los personajes se ven involucrados en el mundo del cine y el espectáculo. De forma especial nos habla de los ventrílocuos en los años veinte en Paris, ofreciéndonos algunas pinceladas sobre el mundo en que se movían estos artistas e incluso una pequeña parte de su historia.

Los recuerdos son figuras de cristal que conservamos en botellas de nitroglicerina: es fácil que estallen en pedazos y nos hieran sino a aprendemos a manejarlos con prudencia”

Un parte importante también de esta novela también son los secretos familiares, el pasado de los personajes que reaparece en momentos cruciales de su vida para ofrecer al lector giros inesperados que le harán disfrutar y le cogerán desprevenido.

Con respecto a los personajes centrales de la novela no son un gran número de ellos los que pululan por la historia pero, como he hecho hasta ahora, no os voy a desvelar sus identidades (aparte de Joan y Catarina) para los que os acerquéis a esta novela disfrutéis con cada encuentro. Porque a la verdadera protagonista de esta historia ni siquiera la he nombrado. Todos ellos resultan figuras sólidas, bien enmarcadas en la historia y que cumplen su objetivo a la perfección.

La novela es narrada en tercera persona con respecto a los personajes por el bisnieto de Joan Bras, el protagonista de la historia. En el epílogo del libro este narrador nos habla de cómo a través de unos cuadernos conoció la historia de su bisabuelo y como se decidió a escribirla. Llegada a este punto comencé a dudar si la historia tenía un origen real y fue Joan Bras mas que un personaje de ficción. No se trata más que de un juego en el que nos hace participar su autor sobre los límites entre ficción y realidad que contiene la historia pero que demuestra que la misma es sólida y está bien construida.

En cuanto a su estructura formal la novela consta de un prólogo, dos partes (como he dicho muy diferencias y divididas a su vez en capítulos) y un epílogo que cierra la novela. Su autor cuenta con un estilo muy particular, cuidando al máximo tanto la sintaxis como el vocabulario a la vez que ha mimado cada detalle presente en la historia. De alguna manera Pep Bras consigue imprimir a la historia cierta atmosfera mágica que en parte tiene que ver con algunos elementos que se aproximan al realismo mágico (sin llegar a ser tales)

La niña que hacía hablar a las muñecas cuenta con una excelente ambientación y contextualización temporal que abarca desde el año 1909 hasta el 1930 y se desarrolla en escenarios tan dispares como una pequeña aldea en Brasil, un lugar paradisiaco donde sus habitantes viven de forma apacible y con una cultura basada en los mitos y las supersticiones, hasta un lugar tan bullicioso y cosmopolita como es Paris. Ambos escenarios están muy bien detallados e integran perfectamente a sus personajes en ellos.

Conclusión

La niña que hacia hablar a las  muñecas es una novela intensa y vibrante que consigue envolver al lector entre sus páginas. En ella podemos encontrar una ambientación muy cuidada en un contexto muy especial, una trama muy trabajada, unos personajes creíbles y una narración impecable.

33 comentarios:

  1. Qué buena pinta!!! Me parece de lo más apetecible esa ambientación, los personajes tan originales, desde luego que me la apunto! Bss

    ResponderEliminar
  2. Hola :D
    Me lo mandó la editorial y lo tengo pendiente aún, espero que también me guste.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Me lo llevo. TIene muy buena pinta y como dices tanto el título como la portada son geniales :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Este libro me tiene loca, solo leo reseñas positivas y la portada es que es deliciosa. Por cierto, una de las reseñas más completitas que he leído al respecto, enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo tendré en mente porque parece interesante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco lo conocía, y me ha llamado mucho la atención tu reseña, creo que me gustaría.
    Ah! y coincidimos en gusto con la portada.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lo leí hace unas semanas y me gustó muchísimo tanto la historia como la ambientación y ese epílogo final que me dejó con tanta curiosidad
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Albanta, ya lo tengo anotado pues me parece una historia interesante y sólo he visto buenas opiniones y con la tuya me has convencido aún más. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  9. La tengo apuntada, y tu reseña no me quita las ganas de leerla, precisamente. :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Ya le tenía ganas desde que vi otras reseñas, y la tuya me lo confirma :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Coincido contigo, la novela me encantó.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Esta novela me llama mucho por la originalidad de la ventriloquía y porque entrelaza historias biográficas de su familia con hechos y personajes de ficción. Me la llevo. Bss

    ResponderEliminar
  13. Cada vez me llama más este libro, que tan buenas críticas está recibiendo. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Me sonaba el nombre, pero sabía poco acerca de él, y todos los puntos que resaltas me tientan mucho, así que la llevo a la lista; gracias por la reseña.

    Besos y muy feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  15. No lo conocía pero tras dos o tres reseñas... ¡lo quiero leer! Me llama mucho la atención.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. La tengo fichada de una reseña desde hace poquito. París y una aldea de Brasil me parecen destinos estupendos, además ese comienzo vibrante que señalas, que vaya in crescendo , aunque las muñecas y los ventrílocuos siempre me ha dado como un temor infantil, jajaja. Tiene muy buen pinta.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Yo también me había fijado en ella. La verdad es que es todo un reclamo. Y con el entusiasmo con que la pintais todos, te miento si te digo que no me lo estoy empezando a pensar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. He visto otra reseña sobre este libro y no sé.. No lo veo.. Con tanto pendiente, lo dejo pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Tiene muy buena pinta, a ver si me cruzo pronto con ella, besotes y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  20. El título y la portada me inquietan, pero el tema, ambientación y personajes ya me han ganado hace tiempo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Lo tenía apuntado por otra reseña también entusiasta y positiva como esta, a ver cuándo le toca.

    ResponderEliminar
  22. No conocía para nada esta novela y me ha llamado mucho la atención, has conseguido despertar mi curiosidad, sobre todo por esa protagonista que no se asoma en tu reseña. ¡Voy a tener que leerla!

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Paso de puntillas porque quiero leerlo pronto.

    ResponderEliminar
  24. Anotada está, espero que la pueda leer pronto. La portada ya anima a ponerse con ella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. No me llamaba mucho, pero la reseña de Teresa me empezó a hacer cambiar de opinión, y por lo que veo no va a ser la única. Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Pues a mí sí me llama, desde que lo vi en novedades...
    A ver si me hago con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Veo que es una novela que está gustando a los lectores. La tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  28. Está requeteapuntada, a todos os está encantando!
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Ya le había echado el ojo y con tu reseña creo que animaré a leerla pronto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  30. Oye que buena pinta, y juraría que me pilla cerca una presentación. voy a ver!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Ya me llamó la atención cuando empecé a verla por la red, pero después de los buenos comentarios que estoy leyendo más todavía. Besos.

    ResponderEliminar
  32. He de confesar que la portada me horrorizaba, pero el contenido cada vez me convence más

    ResponderEliminar
  33. Lei mas reseñas positivas,pero de momento tengo tantos pendientes que no voy a comprarlo ahira,si llega s mi lo leeré

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!