viernes, 27 de junio de 2014

Hacia los mares de la libertad - Sarah Lark



Título: Hacia los mares de la libertad
Autora: Sarah Lark
Publicación: Ediciones B, 2014
Páginas: 720

Sarah Lark regresa a Nueva Zelanda. Una emocionante saga familiar sobre aquellos irlandeses que colonizaron oceanía.

Irlanda, 1846. Kathleen y Michael se aman y planean en secreto abandonar su tierra natal, la humilde y hambrienta Irlanda, en busca de una vida mejor en el Nuevo Mundo. Pero todos sus sueños se ven truncados cuando Michael es condenado como rebelde y desterrado a Australia. Kathleen, embarazada, se verá obligada a casarse con un comerciante de ganado y emigrar con él a Nueva Zelanda. Entretanto, Michael, con la ayuda de la audaz Lizzie, intentará escapar de la colonia penal para reencontrarse con su primer amor.

Mis impresiones

Sarah Lark se ha convertido en una de mis autoras favoritas cuando busco literatura “de evasión”. De esta prolífica escritora (que parece escribir a mayor ritmo del que yo puedo leer) leí anteriormente tanto la trilogía de los maoríes como la bilogía del Caribe, volúmenes que cada uno de ellos me han ofrecido cosas distintas.

En esta ocasión os presento su última publicación titulada Hacia los mares de la libertad, que supone el primer volumen de la Trilogía del árbol Kauri. Con esta saga Lark regresa a Nueva Zelanda y permanece fiel al estilo marcado por el resto de sus novelas de paisajes. De nuevo cuenta con una excelente ambientación capaz de trasladarte por completo a paisajes exóticos y unos personajes muy definidos que viven aventuras de distinta índole.

La historia comienza en Irlanda en el año 1846. Mary Kathleen O´Donell es una criada de origen humilde que trabaja para los Wetherby. Su padre, convencido de que ha llegado el momento de casarla, ha encontrado el hombre perfecto para ella que ha de asegurar su estabilidad familiar y económica. Pero Kathleen no está de acuerdo con él ya que solo tiene ojos para el joven Michael Brury, que trabaja en los campos, con quien ha planeado escapar al Nuevo Mundo con la esperanza de encontrar la fortuna de la que todo el mundo habla que es posible encontrar allí y abandonar por fin, la vida de escasez y miseria que llevan en Irlanda.

Sin embargo, los acontecimientos se precipitan cuando la joven se queda embarazada y casi al mismo tiempo Michael es acusado de robo y desterrado por diez años a Australia. En el barco que le llevará a la isla conoce a Lizzie Owens, una prostituta también condenada por robo y una aliada perfecta para llevar a cabo sus pesquisas. Mientras Kathleen sola, embarazada y al borde de la desesperación se ve obligada a casarse con un granuja, un comerciante de ganado con quien tiene que emigrar a Nueva Zelanda y empezar una nueva vida.

¿Volverán  a encontrarse Kathleen y Michael? ¿Alguno de los dos olvidará al otro?

Este es, a grandes rasgos, el argumento inicial de Hacia los mares de la libertad, una novela que como el resto de las de Sarah Lark nos envuelve en una historia cargada de aventuras, tierras por descubrir donde no pueden faltar los amores imposibles, los encuentros y desencuentros, los sentimientos frustrados o la imposibilidad de sus personajes de enfrentarse a su propio destino.

Como ya he dicho en otras ocasiones uno de los aspectos que más me hacen disfrutar de estas novelas es la maravillosa ambientación que te traslada por completo a otros paisajes y tierras por descubrir. En esta ocasión Lark ha vuelto a Nueva Zelanda, la tierra con que nos conquistó a muchos lectores y la cual queda patente que conoce muy bien por su manera de describir tanto los exóticos y emblemáticos paisajes de este lugar como de ampliar la información sobre la tribu maorí (que ya conocimos en la primera trilogía) a través de sus costumbres, ritos y forma de vida en la isla de la que es originaria.

Pero no solo nos habla de la cultura maorí  a mitad del siglo XIX sino que también nos habla de los colonos irlandeses que se establecieron allí buscando prosperidad a la vez que huían de la hambruna  europea y como tuvieron que adaptarse a un lugar aún sin desarrollar con una orografía y un clima totalmente distinto al suyo de origen.  Allí se ocuparon de cazar ballenas, se dedicaron a la cría de ovejas o incluso buscaron oro mientras las primeras infraestructuras daban vida a la zona. La historia, que abarca desde los años 1846 al 1864, no solo nos lleva por Irlanda y las ciudades que ya conocimos en Nueva Zelanda (como Christchurch, Queenstown o Dunedin) sino que también nos hace viajar hasta la Tierra de Van Diemen en Australia el lugar donde desterraban, deportaban en barcos de prisioneros y penaban a trabajar a los condenados por robar, ofreciéndonos algunas imágenes de las cárceles australianas y el comercio que llevaban a cabo con las mujeres que solo podían ser perdonadas si accedían a casarse. Obviamente la autora se toma algunas licencias literarias para adaptar la historia.

En cuanto a los personajes volvemos a encontrarnos con figuras muy definidas que posicionan al lector a favor o en contra ya que su naturaleza y objetivos quedan plasmados a la perfección. La autora ha sabido solventar con respecto a la primera trilogía el desequilibrio entre sus protagonistas principales y crea una novela prácticamente coral en la que no es exclusiva la presencia femenina y el plano masculino se encuentra representado por algún que otro personaje. Cada uno de ellos participa en distintas subtramas que pueden ir entrelazándose o cruzándose a lo largo de la novela creando diferentes focos de atención y ofreciendo cierta variedad al lector.

Aún manteniéndose el mismo estilo marcado por la sencillez y fluidez en la narración, Hacia los mares de la libertad parece tener este aspecto algo más trabajado y depurado, estableciendo un justo equilibrio entre las descripciones y la cantidad de diálogos que se introducen en la historia. La historia está narrada por una voz en tercera persona omnisciente que va focalizando la acción en los distintos personajes a quienes conoce tan bien como todas aquellas circunstancias que les rodean. Si la novela comienza de forma algo estática en Irlanda cuando los personajes salen de allí se torna muy dinámica por la gran cantidad de cosas que suceden y el casi constante cambio de escenario en que se mueven sus personajes.

En cuanto al formato estructural se divide en seis grandes partes que aglutinan acciones sucedidas en un mismo intervalo de tiempo y los cuales se dividen a su vez en capítulos interiores numerados. Su final no sorprende pero nos deja tranquilos.

Conclusión

Hacia los mares de la libertad es un libro al más puro estilo de la autora que nos concede amor y aventuras en escenarios exóticos y con un trasfondo histórico que completa la historia. Una lectura que hará disfrutar tanto a aquellos que ya conocen y siguen a la autora como aquellos que se acerquen por primera vez.

27 comentarios:

  1. Otra más de ella que no me he leído. Lo ciertoes que ahora me da pereza leer algo de esta autora. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la autora así que sin duda la leeré.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Me quedé en su primera trilogía. Supongo que en algún momento continuaré con esta autora, pero de momento no me apetece mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    No he leído nada de esta autora pero si que me llaman la atención sus libros y este en particular me atrae bastante, me encanta el argumento del libro y que los personajes estén bien definidos. Muchas gracias por tu reseña, me has animado a leerlo.

    ¡Un abrazo! Que tengas un buen día.

    ResponderEliminar
  5. Es uno de los libros pendientes que tengo para este verano, a ver que tal. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Albanta leí su primera trilogía y el que más me gustó fue el primero. Por ahora el que más me llama de ella es la bilogía del Caribe para continuar descubriendo sus historias. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  7. Esta autora siempre es una buena opción para pasar unos buenos ratos entretenidos, este lo tengo pendiente

    ResponderEliminar
  8. Pues más o menos hubiera esperado eso que cuentas si me hubiese dado por leerla. No la descarto, pero solo la leeré si me 'topo' con ella por casualidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendiente leer a la autora, todavía no me he estrenado con ella, pero le tengo mcuhas ganas; mi madre ha leído ya varios suyos y le gusta mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No he pasado de la primera trilogía pero no descarto continuar con esta autora pues, como bien dices, es una buena lectura de evasión. Eso sí, antes de volver a Nueva Zelanda prefiero cambiar de escenario ;-)
    Un besin

    ResponderEliminar
  11. Solo he leído un libro de la autora y tengo otros dos pendientes aún en la estantería a pesar de lo mucho que me gustó, este en algún momento espero también leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Albanta, para mí también los libros de Sarah Lark son "de evasión" y los devoro al máximo. Lo iba a leer seguro, pero con tu reseña me reafirmo. Espero disfrutarlo tanto como tú.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. A ver si me estreno pronto con esta autora, tengo curiosidad por saber si me engancho o no con ella, aunque con las buenas reseñas que he leído para sus novelas, seguro que lo haré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Yo me compré el verano pasado el primero, pero no lo terminé de leer. Haber si lo retomo .
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Pues yo sigo sin estrenarme con esta autora, tiene algo que no me llama

    ResponderEliminar
  16. La estoy leyendo ahora mismo y me encanta (como todos los que he leído de la autora...)
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Me falta leer el último de la nube blanca, ya que fue decayendo y abandoné la trilogía después del segundo. Ya es difícil hacer libros que puedan parecer lo mismo pero con nuevos toques. Aun así me parece un poco más de lo mismo, no es un género que me llame demasiado.

    ResponderEliminar
  18. Empiezo esta novela hoy mismo. Veo que te ha gustado, yo espero encontrar algo diferente a la trilogía de Nueva Zelanda, aunque me gustó pero no quiero más de lo mismo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Lo malo que le veo a esta novela es que es una saga y eso me retrae un poco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Aún no he terminado su trilogía de En el país de la nube blanca. Aunque me gustan sus libros, no llegan a entusiasmarme, así que no tengo mucha prisa por sus novelas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. Sigo diciendo que leeré a Lark el día que nos ofrezca una novela autoconclusiva, ahora huyo de sagas.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. Normal que Sarah Lark mantenga el estilo, es el suyo y además le funciona. Que lo depure y lo pula es también lógico, supongo que como escritora va madurando también. No es un género que me entusiasme, pero sí quiero leer alguno de Sarah Lark.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Nos ha llamado la atención, nos la apuntamos.

    ResponderEliminar
  24. La bilogia me encantó. La trilogía la tengo pendiente. Y con ésta pienso hacerme más pronto que tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pues voy a ver si me estreno con la autora este verano. Me he traído al campito la Trilogia primera completa a ver lo que doy de sí. Éste que traes seguramente lo lea pero después de lo que tengo en casa :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  26. Tengo muchas ganas de leer a esta autora *-*

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  27. Tengo muchas ganas de volver a leer a esta mujer, que me encanta =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!