viernes, 16 de mayo de 2014

La vida imaginaria - Mara Torres



Título: La vida imaginaria
Autora: Mara Torres
Publicación: Planeta, noviembre de 2012
Páginas: 251
 
¿Qué pasa por tu cabeza cuando la persona a la que quieres se va? ¿Qué haces con tu vida cuando tienes que pensarla otra vez? ¿Te la inventas? El mundo de Nata se llena de preguntas cuando Beto la deja. Pero el tiempo no se detiene, y los episodios que Nata cuenta de su propia historia la van llevando hacia un lugar donde todo vuelve a ser posible. Novedosa y contemporánea, esta novela tiene el nervio de un relato confesional, divertido y emocionante. Pero, por encima de todo, descubre a Fortunata Fortuna, un personaje fascinante que ha venido al mundo de la ficción para quedarse.

Mi experiencia con la novela

No conecto demasiado en gustos con el Premio Planeta, algo de lo que he me he dado cuenta tras estrepitosos fracasos en ciertas lecturas, por lo que no suelo elegir las novelas premiadas para llenar mis estanterías. Pero el año pasado se proclamó como finalista del mismo Mara Torres con La vida imaginaria (el premio se lo llevó finalmente Lorenzo Silva con La marca del meridiano), una novela de la que hubo opiniones bastante contrarias pero que no obstante a mí me llamó la atención. La portada y la sinopsis  me parecían sugerentes y decidí darle una oportunidad que le llegó hace unos días.

Después de leerla me ha parecido una novela muy justita. Tanto en personajes, como en su planteamiento así como su resolución. Es cierto que se lee del tirón, que resulta amena y entretenida pero poco más. Lo mejor que he encontrado en ella ha sido el tono con que está narrada, muy fresco y desenfadado, aún así me parece cuestionable este premio y me hace preguntarme cómo serían el resto de las novelas que optaban al mismo.

“La vida es una mierda. Que yo no digo siempre, digo ahora. Que yo no digo que la vida sea una mierda desde que nací, yo digo estos días, estas semanas, estos meses. Éstos en los que abro la ventana por las mañanas y me da igual si el pruno que hay enfrente está florido o se ha podrido. Estos meses que no tienen color, que ni siquiera son en blanco y negro, sino que son planos”

Así comienza a narrarnos Fortunata, a quien todo el mundo conoce como Nata, lo que han sido sus complicados últimos meses de vida desde que Alberto, su novio desde hacía tres años, la abandonara. Desde ese momento ha estado sumida en una profunda tristeza intentando encontrar los motivos por los que Beto se fue de su lado sin saber muy bien si ella es la culpable.  En el fondo está convencida de que sólo es un bache, de que las cosas se solucionarán y tarde o temprano volverá a llamarla y ambos serán los mismos de siempre. Aún así mientras tanto sabe que tiene que continuar con su vida, adaptarse a la soltería, ir a trabajar, salir con sus amigas y componer de cualquier manera los trocitos que quedan de ella. Aunque su imaginación siempre le lleva al mismo lugar.

Como veis el argumento no presenta ninguna singularidad. Reconozco que ha de ser difícil aportar algo nuevo en un tema tan explotado como es una ruptura sentimental y lo que ocurre después de ella pero a mí me ha dado la sensación de que lo que nos cuenta Mara Torres ya nos lo han contando mil veces de distintas maneras y en diferentes estilos. Si es cierto que perdemos en originalidad también es verdad que la novela gana en realismo. La vida imaginaria trata sobre sentimientos universales por los que la mayoría de nosotros hemos pasado alguna vez. Con cierto tono melancólico su protagonista va pasando por diferentes fases y estados de ánimo intentando superar una ruptura que le ha pillado desprevenida y que en el fondo no llega a aceptar.  

El título La vida imaginaria hace referencia a la capacidad de Nata para abstraerse en un mundo interior y crear sus propias escenas imaginarias en las que suceden las cosas que a ella le gustaría que ocurrieran. Este aspecto onírico está entre aquellos que más he disfrutado de la novela porque le aporta un toque de magia y recrea momentos muy especiales que son los que de algunas manera salvan la novela.

Pero entre sueños, divagaciones y reflexiones la autora toca también el tema de la crisis económica, la problemática de encontrar un empleo y la situación precaria de la sociedad con los recortes. Temas que, en mi opinión, ha metido con calzador en la novela quizás con la pretensión de incorporar algún elemento más complejo o de mayor interés en la misma.

En cuanto a los personajes de la novela resultan todos demasiado planos. A quien más conocemos es a su protagonista, Nata, y el resto quedan bastante desdibujados, tanto interior como exteriormente, e incluso en ocasiones sólo llega a recuperarlos en los momentos que los necesita para apoyar ciertas acciones o circunstancias.

A sus treinta años, Nata trabaja como publicista en una agencia de Madrid. Es una soñadora y como tal, siempre está con la cabeza en las nubes viviendo una realidad que ella misma inventa pero no sabe reaccionar y reconducir su vida. A pesar de que es un personaje al que no cuesta mucho entender al principio de la novela al ir avanzando en su lectura he notado ciertas contradicciones en el mismo. Por un lado me ha resultado muy real y de alguna forma simpático pero también se me ha hecho difícil encontrar el ritmo que la evolución del personaje requería. Si al principio encontramos una mujer que intenta llenar un espacio vacío, poco a poco vemos que no lo consigue, que se engaña a sí misma, que por un lado desea volver a encontrar el amor pero que también tiene miedo, para solucionar todo ello de golpe y plumazo.

El mayor acierto en la novela es su tono narrativo, desenfado y con un toque de humor que ayuda a diluir la carga dramática que en el fondo contiene la novela. Está narrada desde el punto de vista de la protagonista quien en primera persona nos hace participes de sus sentimientos, algunos recuerdos, sus sueños y esperanzas. La historia se sustenta en un monólogo interior que vuelca en un documento en el ordenador a modo de diario en el que a la vez que escribe se va desahogando. En ocasiones habla consigo misma y otras veces expresa lo que le gustaría decirle a su exnovio, una figura que está muy presente en su vida.  El estilo es sencillo, natural e incluso a veces demasiado coloquial para mi gusto, en el que frecuentemente introduce tacos prescindibles. Aunque la sintaxis de la novela es muy básica hay momentos en los que introduce algunas frases de mayor complejidad que difieren del tono general sin motivo aparente.

La novela se estructura en tres partes divididas a su vez en un gran número de capítulos de corta extensión que agilizan mucho su lectura, junto al estilo narrativo y la amplia presencia de diálogos constituyendo una lectura que se puede consumir en un par de tardes. El final, bonito pero demasiado facilón.

Conclusión

La vida imaginaria me ha parecido una novela que se deja leer, que resulta amena pero a la cual le faltan ciertas dosis de originalidad y profundidad en su historia. Una novela por la que pasar sin demasiadas pretensiones y con la que consumir alguna tarde de ocio.

39 comentarios:

  1. Es cierto que no es una novela profunda ni el sumum de la literatura. Probablemente no es "suficiente" como para considerarla premio de nada .Sin embargo dejando eso a un lado yo la disfruté, me entretuvo y me gustó mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues ya son unas cuantas reseñas tibias las que me encuentro con esta novela. Así que creo que pese al premio, y pese a que me gusta Mara Torres en su faceta periodística, de momento paso.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. No me atrae demasiado para leerla, y con todos los pendientes que tengo la dejaré pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Yo me la leí en un rato y coincido contigo punto por punto. Besos

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo, aunque a mí me gustó menos, también me cansó tanta repetición de tacos que no hacía falta, parecía una peli de acción de Bruce Willis, también me pareció la historia de siempre.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que si que me llama bastante :3 Espero leer más reseñas del libro a ver si me animo :) Un besin!

    ResponderEliminar
  7. A mí me gustó, me resultó un libro entretenido...pero tanto como para ser premio planeta como que no. Es una historia sencilla para pasar el rato.

    ResponderEliminar
  8. Yo la tengo aún sin reseñar, tuve sentimientos contradictorios con ella, en la balanza pesaban más los aspectos positivos pero como bien dices muy justitos, demasiado para ser una finalista al premio planeta. Yo también tengo una rica vida interior, en la que imagino como me gustaría reconducir ciertas situaciones y como me gustaría que se solucionaran, casí nunca consigo que la vida real y onirica se crucen. En fin se puede leer en un rato, se deja leer, pero como bien dices que esta es la finalista como serían las otras...

    ResponderEliminar
  9. La tenía apuntada desde que salió, pero decidí esperar tras algunas reseñas que me dejaron fría, creo que si rebajo expectativas me gustará más

    ResponderEliminar
  10. No me llama, de momento la dejo pasar, besotes

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no me llama nada, y es una pena, porque la portada es muy bonita, pero cuando no atrae, no hay nada que se pueda hacer. Muchas gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Con tanto interesante por leer tengo que ir seleccionando y la verdad es que esta no tienen nada especial que me atraiga.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Supongo que esto sería lo que me encontraría yo y que opinaría como tú (o de manera más negativa) con respecto a esta novela, así que dudo mucho que la lea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Creo que ésta no se viene a mi lista. Por el momento, la dejo por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Es un libro que no me llama tanto como para buscarlo, pero si se cruza en mi camino no me importaría leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No sé por qué este libro está tan mal calificado en las reseñas, a mí me gustó bastante y eso que no es un género que suelo leer. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. No era una novela que me interesara, después de tu opinión menos pero ya lo que me ha rematado es el nombre de los "protas", Nata y Beto. No puedo con la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. No me ha llamado mucho la atención,pero no descarto leerla algún día

    ResponderEliminar
  19. A la autora la conozco de cuando presentaba Hablar por hablar, pero no me llama mucho la novela, ya que no soy mucho de este tipo de premios. Besos!

    ResponderEliminar
  20. La leí hace un tiempo y me gustó. Una novela fresca y desenfadada, muy agradable y entretenida de leer. Pero es cierto que no aporta nada nuevo y que no sé yo si es merecedora de un premio...
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Pues como tu no soy nada del Premio Planeta después de varios planchazos. Y lo peor es que tengo varios planetas en casa porque tengo un familiar que en Navidad no ve otra opción para regalarme, jajaja. Es la típica víctima del marketing de Planeta 100%.

    De modo, que la dejo pasar. A ver si me da por leer los que ya acumulo,jajaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  22. Pues yo me pasé mucho tiempo con ganas de leerla (a pesar de mi aversión a los Planeta, pero es que era Mara Torres, que me encanta como periodista) pero al final me enfrié y me temo que acabaré dejándola pasar...
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. No he leido ningun libro que haya ganado el Premio Planeta pero no suelen llamarme la atencion. Este de momento no me apetece asi que lo dejo pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que tengo ganas de leerlo, aunque he visto opiniones negativas en general...

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. No me llama la atención este libro. Y tu reseña tampoco me anima mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  26. Últimamente no tengo muy buena relación con las novelas galardonadas con el Premio Planeta o las finalistas. De las que me interesaban, no lograba terminarlas pues no me llenaban. Solo Filomeno a mi pesar, de Torrente Ballester, fue el único que me enganchó y lo considero una muy buena novela, que aún conservo en mi estantería. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Los Premios Planeta son un bluffff... Qué arriesgada has sido ;) Pero bueno, así no me quedan remordimientos de conciencia de seguir ignorando el libro y los Planeta

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Creo que paso de esta lectura. El trocito que has puesto, por muy fresco que sea no me ha gustado mucho. Y si luego no es muy original y tiene unos personajes planos, la dejo pasar definitivamente,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. No me llama nada...Este lo dejo pasar

    ResponderEliminar
  30. Vaya, me llamó la atención este libro y su portada (aunque no pertenezca a ninguno de mis géneros favoritos) y creí que era un poquito mejor, pero con lo que cuentas... de momento lo dejaré estar, que tengo muchos libros interesantes que leer :)

    Gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
  31. La tengo pendiente pero todavía no me animo...es que me partece después de tantas reseñas tan normalita...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  32. Me gustó la frescura pero hay muchaa novelas que aportan eso precisamente, no es nada singular y me molestó la actitud de Nataen la ruptura, no dejó de ser un personaje para mi. No es una novela que recomiende porque creo que del estilo hay muchas mucho mejores.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. No me gustó. Ya se me cruzó el nombre de la protagonista y luego los personajes eran tan..., básicos para la edad que me contaban que tenían que no terminaba de encajar la novela
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Con tanto y tan bueno por leer, ésta no me la llevo,
    besucus

    ResponderEliminar
  35. He visto este libro (su portada) en tantos sitios que si cae en mis manos seguramente lo leería. Aunque ahora, tras leer tu reseña, tengo mis dudas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. A mí en su momento me gusto muchísimo, pero ahora viéndolo con perspectiva creo que me pasé de entusiasta: la historia no es demasiado original y, aunque la manera de narrarla me encantó, tampoco es que aporte demasiado. 1beso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!