miércoles, 15 de abril de 2015

Pactos y señales - J. J. Benítez



Título: Pactos y señales
Autor: J.J. Benítez
Publicación: Planeta, febrero de 2015
Páginas: 816

Pactos y señales prosigue la titánica senda investigadora que J. J. Benítez emprendió hace más de cuatro décadas: probar la existencia del más allá. A partir de los pactos establecidos en vida entre dos personas, y la muestra explícita en forma de señales que nos llegan a través del universo, y que uno de los dos, ya en el más allá, manifiesta al otro como prueba irrefutable de que hay vida después de la muerte.

Cada capítulo está dedicado a exponer un caso que, como es habitual en las obras de J. J. Benítez, se basa en sorprendentes testimonios. Más de doscientas pruebas de personas que han recibido y sabido interpretar estas señales y que nos enseñan a reconocerlas para dar sentido a nuestras vidas. Así, veremos que las señales son muy diversas tanto como su significado, y que cada persona alberga el poder para interpretarlas de manera correcta. Estos mensajes nos alertan de peligros o nos encaminan hacia una dirección correcta. En definitiva, un libro que nos ofrece las claves para interpretar los mensajes que nos llegan constantemente y que nos indican cómo seguir en la senda de la felicidad y la plenitud.

La última novedad de J. J. Benítez es el resultado de su compromiso personal con los lectores, de ahí que el propio autor haya querido mostrar sus experiencias más personales con el más allá, detallando sus propios pactos y señales establecidos con diferentes personas.

Mis impresiones

“Hay otra realidad, no sujeta al tiempo ni al espacio, que nos contempla, divertida.” (J. J. Benítez)

¿Hay vida después de la muerte? ¿Existe el más allá? ¿Es posible con la comunicación con ese otro lado?

Estas son preguntas a las que cada uno de uno nosotros podremos responder de forma muy personal y subjetiva dependiendo de las experiencias o creencias que cada uno tenga. Quien lo tiene muy claro es J. J. Benítez, el conocido autor de la exitosa saga Caballo de Troya que además cuenta con otros sesenta y un títulos a sus espaldas. No solo ha dedicado gran parte de su vida a investigar y probar la existencia del más allá sino que además quiere compartirlo con todos sus lectores. El año pasado publicó Estoy bien, obra que recopilaba casos de apariciones de “resucitados” (como Benítez los llama) y también consiguió un éxito considerable, ahora continua esta labor con el título que hoy os traigo.

En realidad podríamos considerar Pactos y señales como un cuaderno de campo en el que durante años ha ido anotando todas las experiencias relacionadas con los ovnis y la vida después de la muerte que de alguna manera ha escuchado o vivido en primera persona. En la misma encontramos muy diversos emplazamientos producto de sus viajes por todo el mundo. Desde donde se encuentra su hogar actual en Barbate, Málaga, Guipúzcoa o Albacete hasta Tokio, Egipto o Estocolmo.

La obra recoge más de doscientos casos, a través de testimonios ajenos o sus propias vivencias, que nos pueden llegar a convencer de que hay algo más de lo que vemos y percibimos la mayoría. A mí es un tema que siempre me ha interesado y me ha resultado atractivo y Pactos y señales me ha parecido una obra curiosa, inquietante e incluso estremecedora en algunos momentos. Incluso en algún momento me ha tocado algún tema muy personal que he vivido de cerca. Yo creo que las señales están ahí, tan solo hay que saber observarlas e interpretarlas. No tienen por qué ser grandes actos porque a veces son pequeños indicios que varían nuestro camino y nos hacen que tomemos una decisión u otra.

El autor no pretende convencer a nadie. Él expone su experiencia y cada uno debe sacar sus propias conclusiones. Pero ¿Que son realmente los pactos y señales?  La respuesta es sencilla. No es más que un juego el que dos personas pactan que el primero que muera debe enviar desde donde se encuentre una señal al otro, que puede ser más o menos concreta según lo acordado entre ambas partes. A veces se cumple otras no llega lo esperado. Sinceramente en algunos casos lo he visto claro y me he sorprendido muchísimo pero en otros me parece que hay un gran componente sugestivo y muchas ganas de que ocurra. Pero además hay otras señales divinas que proceden del Padre Azul, como lo llama J. J. Benítez, y que no pueden ser producto de simples casualidades. Algunas presagian el futuro con una claridad asombrosa, nos avisan de ciertos peligros o nos indican cual es el mejor camino a escoger.

Hay algunos relatos que hacen que te plantees muchas cosas. Y a mí personalmente los que más me han llamado la atención son aquellos en que los protagonistas de estas historias han contactado de una u otra forma con sus seres queridos. Especialmente sobrecogedora es la historia de Jesús, un niño que desde que cumplió los tres años comenzó a presagiar su propia muerte, la de Mariquita y un muñeco al que llamaban “el Negrito” y que se negaba a desvincularse de la familia o lo que vivieron los padres de Alba y una purpurina de color salmón que llevaba la muñeca favorita de su hija antes de que ella se marchara. Muchas de estas historias son tristes porque nos hablan de perdidas o ausencias pero a la vez llegan a reconfortarnos, a hacernos pensar que puede que no todo este perdido.

Hay también casos que hacen referencias a los misterios vividos por el propio autor, familia o amigos íntimos además de los numerosos pactos que ha realizado con muchos de ellos y como le han llegado y ha interpretado ciertas señales. Desde la que le indicó el problema que tuvo de corazón (mostrando una calavera en su pie) hasta el tumor en la cabeza de su propia hija que fue anunciado años antes al revelar una fotografía. Claro que en ese momento nadie lo asoció ni lo imaginó por anticipado.

En este libro vamos a encontrar historias de lápidas que vuelan, cielos que se abren y cuyas nubes adoptan formas curiosas, cadáveres incorruptos, objetos que aparecen en lugares extraños, misteriosos avistamientos en el desierto, presencia de ovnis y seres que habitan otras galaxias, círculos en las cosechas, encuentros imposibles, anillos con características especiales, mensajes en los números (especialmente el 101) o mascotas que avisan y previenen de grandes desgracias.

La edición de este libro es muy completa y cuenta con gran cantidad de detalles. Los casos se nos presentan numerados del uno a cien. Algunos, lo que corresponden a su propia experiencia, están narrados por él mismo. En otros en cambio solo hace una breve introducción para ceder la narración al verdadero protagonista de la historia que lo hará en primera persona. Nos encontraremos con nombres (algunos reales y otros modificados por razones de seguridad), fotografías, diagramas o dibujos, rutas, itinerarios de forma que es un narración que cuenta con muchos elementos atractivos al lector.

Conclusión

Pactos y señales es una obra muy cuidada y trabajada en la que hay mucho del autor. Entiendo que esta lectura se corresponde a un gusto muy personal y que el tema debe atraer de alguna manera. Si es así os lo recomiendo, creáis o no creáis que exista algo más allá de lo que vemos. Si sois de aquellos que buscan las señales o prefieren ignorarlas.Y sobre todo para los que busquen respuestas.


30 comentarios:

  1. El tema de los OVNI y la vida después de la muerte siempre me ha parecido muy interesante y curioso, pero en el fondo, yo nunca he creído en este tipo de cosas, siempre me ha parecido ciencia ficción.
    Este libro no me despierta ningún interés.

    ResponderEliminar
  2. Uy, yo soy muy escéptica para estas cosas. Quizás por eso el libro no me llama nada...

    ResponderEliminar
  3. La temática me llama la atención así que no la descarto :)

    ResponderEliminar
  4. Aunque es un autor que no he leído este es un libro que no me llama nada
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Huy, "Estoy bien" se lo regalamos a mi madre por Reyes, que a ella le encantan estas cosas. Así que lo mismo le cae este también.

    ResponderEliminar
  6. A mi estos temas me interesan pero ay, tampoco me animo a leer nada por el estilo xd
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Yo este lo dejo pasar. Me despierta la curiosidad el tema, pero lo veo demasiado extenso para ponerme con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Leí en su momento, hace muchos años, hasta el tercer libro de la serie Caballo de Troya. El primero me resultó muy curioso, el segundo ya no me entusiasmó tanto y el tercero no llegué a terminarlo. Desde entonces no he vuelto a leer nada más de Benítez y la verdad es que éste tampoco me llama la atención.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A mí la verdad es que este autor no me atrae nada.

    ResponderEliminar
  10. Es verdad que este tipo de lectura tiene que ir de la mano de un interés personal, que en mi caso no se da, ni por el autor ni por el tema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A mí estos temas me gustan y también este autor del que solo leo este tipo de libros, no los del Caballo que me parecieron interminables. Apuntado está.

    ResponderEliminar
  12. Me encantan este tipo de temáticas, así que tendré en cuenta la historia y al autor. Gracias por compartir.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  13. Esta vez no me lo llevo. Estos temas no me suelen atraer ni como lectura ni en el cine. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Vya tochazo que se ha marcado Benítez, mejor, a mí siempre me interesa todo lo que tenga que decir ;)

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Lo cierto es que me están entrando ganas de leer este libro. Lo apunto.
    Buena reseña! :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola guapa!
    Por un lado me llama mucho este libro y por otro, me da algo de reparo porque no sé muy bien que esperarme y, según como me cuenten las cosas, me las creo o no.
    La verdad es que el libro tiene pinta de estar muy bien trabajado.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  17. Antes me llamaba mucho esta temática, pero ya la verdad es que no, así que no creo que me anime.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Este lo dejo pasar, que no me llama...

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. No me atrae este tipo de lectura, pero lo de las señales me parece interesante. De todas formas, pese a la curiosidad, sigo siendo escéptica con estos temas. Besos!

    ResponderEliminar
  20. No me atraen mucho las obras de J. J. Benítez, pese a que esta resulta atractiva por lo que nos comentas.

    ResponderEliminar
  21. Este tipo de temáticas me parecen intersantes cuando son obras de ficción clasificadas como tal, pero en plan recopilación investigadora no me interesa, aunque estoy segura de que tendrá muy buena acogida. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Habiendo tantos y tantos otros libros... dudo que me ponga con este :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. No recuerdo si me quede por el tercer o el cuarto Caballo de Troya, Este no lo he leido y por el momento no creo que lo haga.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Nunca me he puesto con sus libros, y de momento no me lo planteo. Un beso!

    ResponderEliminar
  25. Hace tiempo que ando pensando en comenzar de nuevo con los Caballo de Troya de este autor. Leí algunos hace casi 20 años (un suspiro, casi) y no tengo malos recuerdos. Sé que me entretuvieron y me engancharon y no me importaría releer alguno para ver como me afecta el paso del tiempo. No me desagrada lo que cuentas y seguramente me gustara. Recuerdo el buen escribir de este autor y algunas cuestiones me parecieron entonces sorprendentes no porque ocurrieran sino por la manera de contarlo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  26. Ay, pues aquí no las tengo todas conmigo, no estoy segura de que sea un tema que me consiga atraer lo suficiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. No es de mis lectura, y encima con semejante número de páginas me echa para atrás. Me lo pensaré si cae en mis manos. Un beso!

    ResponderEliminar
  28. Hubo un tiempo en que leí todo lo de este autor, y ahora no se me antoja. Misterios de la vida (o señales ;) jajaja)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  29. me gusta mucho los comentarios de JJ Benites el 90 por ciento hasta no ber no qreher Efrain

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!