miércoles, 5 de agosto de 2020

Ensayo sobre la ceguera - José Saramago

El autor Nobel portugués José Saramago es, desde que le descubrí hace ya bastantes años, uno de mis escritores favoritos. Me parece un autor sobresaliente en muchos aspectos.  Original, peculiar y diferente creo que ha aportado a la literatura muchas cosas que otros autores no lo han hecho. No puedo dejar de mencionar su asombrosa fantasía que vemos de forma recurrente en los argumentos de sus libros pero también ese compromiso social tan inherente a sus libros. Dos aspectos que cumple sobradamente Ensayo sobre la ceguera, la novela de la que hoy os voy a hablar. 

Fue la primera obra que leí de Saramago y la que me enganchó de mala manera al autor porque detrás de ella vendrían casi todas las demás. Fue una historia que me soprendió muchísimo y que yo, en aquel momento, achaqué a la gran capacidad de fantasear del autor. 

La novela se publicó en el año 1995 y leerla en 2020 significa cambiar la percepción y pensar que Saramago era un visionario en vez de un ser con una enorme capacidad de fabular. Un hombre que se dio cuenta de que lo que nos está pasando no era en absoluto un disparate. Aunque él lo verbalizó a su manera. En serio, creo que hay un antes y un después en la forma en que uno puede mirar este libro. He aprovechado la nueva edición que ha sacado Alfguara para releer, saborear  y al mismo tiempo estremecerme - como ya hizo un día hace muchos, muchos años- con esta historia. 

Y es que esta historia comienza pocos segundos antes de que el mundo cambie de una vez y para siempre. El primer caso es un hombre que repentinamente pierde la vista. En ese momento va conduciendo y siembra el caos en una de las calles de la que podría ser cualquier ciudad. Pero poco a poco el pánico comienza a recorrer la cuidad cuando muchos se contagian de su mal. Una ceguera blanca deja desamparados, desorientados y perdidos a gran parte de la población mientas que el mayor miedo de otros es infectarse. Y para sentirse protegidos solo pueden aislar a los enfermos. Abandonarlos a su suerte y que sobreviva el más fuerte. Comienza entonces una lucha por la supervivencia que prima sobre cualquier moral o ética. 

Y este es el argumento de una novela que resulta espeluznante, que te atrapa, que te horroriza y te lleva a resultar asfixiante en muchos momentos. Y el único elemento que utiliza Saramago para ello es la naturaleza del ser humano, lo que este es capaz de hacer o no hacer. Se dice que en los momentos extremos sale lo mejor o lo peor de cada uno de nosotros. No quiero hablar mucho más del contenido de la novela, porque esta si que sí. Esta es una novela de esas que no te pueden -ni deben contar- porque el mundo que recrea el portugués solo se puede recrear a través de sus propias palabras. 

Porque para algunos la supervivencia significa violencia, rechazo, egoísmo, caos, injusticias o crueldad mientras que para otros puede ser mejor la solidaridad, la convivencia, la unión y la lucha en equipo. Un ejemplo de como los fuertes dominan a los débiles, de como una sola persona puede cambiar el rumbo de las cosas. En fin que es algo que recientemente estamos viendo  ahora mismo. Como mientras algunos se dejan el pellejo otros lo estropean todo. Ensayo sobre la ceguera en mi opinión es una enorme crítica a la sociedad moderna. A como el ser humano ha ido perdiendo valores a la vez que ha ido ganando en calidad de vida y ambición. 

En la novela sus personajes no tienen nombre porque cada uno de ellos podría ser representado por cualquiera de las personas que conocemos o incluso por nosotros mismos. Para diferenciarlos utiliza adjetivos que pueden definir algunas de sus facetas. 

Saramago es un narrador excelente pero al que hay que conocer y al que hay que aprender a leer. Su estilo narrativo para aquel lector que se acerque por primera vez a su obra puede resultar chocante o incluso un poco lioso. Pero tras unas cuantas páginas esos puntos y aparte, esas mayúsculas y otras cosas de las que prescinde se vuelven innecesarias. 

Una novela como he dicho sobrecogedora que en ocasiones genera angustia por las intensas y vívidas escenas que Saramago ha creado y que describe de una forma muy cruda. Sus novelas no tienen nada superfluo de forma que cada palabra va en su sitio justo. Una novela que cuando terminé en su momento, en esa primera lectura, me tranquilizó ver el mundo que me rodeaba. Sin embargo esta vez me ha hecho reflexionar y cuestionarme muchísimas más cosas. Supongo que entonces el mundo - y mi mundo - entonces era distinto...


lunes, 3 de agosto de 2020

El largo sueño de Laura Cohen - Mercedes de Vega


De Mercedes de Vega había leído con anterioridad dos novelas fantásticas que son Cuando estábamos vivos y Todas las familias felices. Fueron dos obras que disfruté ampliamente, por el trabajo de la autora y porque se encontraban dentro de un género que es de mis favoritos, las novelas que hablan de relaciones humanas y temas familiares. 

Con El largo sueño de Laura Cohen no abandona del todo esos matices que nos hacen ver la naturaleza humana pero es una novela que se encuadra dentro del género del thriller psicológico que es lo que nos dice la contraportada del libro. No es algo que salga de mí. A lo que posteriormente haré algunas puntualizaciones.

Laura Cohen es un psiquiatra madrileña que hace algunos años se mudó a Montreal cansada de su vida en España. Allí es donde comenzó a desarrollar de nuevo su carrera y en donde se casó e hizo amigos. En definitiva, es el lugar donde construyó una vida nueva en la que era feliz.

Sin embargo, tras perder a su marido, un reputado psiquiatra que le llevaba algunos años, en un accidente de tráfico, la desaparición de un paciente le hace sospechar que puede tener alguna conexión con él. En solo tres sesiones el hombre ha desvelado a Laura la suficiente información como para emprender una investigación que le llevará a descubrir secretos muy turbios en su entorno más cercano.

Este es a grandes rasgos el argumento de una novela de la cual quizás me parece demasiado ambicioso incluirla dentro del thriller psicológico. Creo que el lector que vaya buscando esto se puede decepcionar un poco. Yo optaría más bien por decir que es una novela de suspense (con secretos ocultos, conspiraciones, experimentos siniestros y violencia) con un fondo histórico. Para ser un thriller, en mi opinión, le falta mayor intriga, más velocidad o una mayor tensión argumental. Lo cual no es incompatible con el hecho de que he disfrutado de la novela. Quizás no tanto como de sus anteriores pero tengo que reconocer que no es un mal trabajo.

Con respecto a esa parte histórica que os comentaba nos lleva por acontecimientos sucedidos durante la II Guerra Mundial y que se refieren al Holocausto y en como cambiaron las tornas cuando el régimen nazi perdió la contienda. Así como otro momento histórico que se incluye hace referencia a una serie de experimentos que se llevaron a cabo en la Universidad de Harvard alrededor de los años sesenta. Y para darle mayor credibilidad en la novela se nombran muchos personajes reales que tuvieron cierto protagonismo tanto durante la II Guerra Mundial como en la Guerra Fría. Por ejemplo, conocemos la historia de la pequeña Marie Jelen o del profesor Timothy Leary. La autora hace una recopilación muy buena de la información y la incorpora a la novela de forma muy amena y que consigue despertar el interés del lector. Aunque hay que tener en cuenta que no hay línea que separe la realidad y la ficción, lo cual yo considero que es algo muy bueno. 

Cuando Laura, la protagonista de la obra, comienza a ver visos de todo esto el mundo, tal y como ella lo había construido, comienza a desvanecerse. La sospecha sobre sus seres más cercanos y queridos e incluso sobre su recién fallecido esposo hace que todo aquello en lo que creía se tambalee. La única manera de llegar al final de todo y conocer la verdad es investigando. Laura es un personaje que no está mal construido pero al que no he llegado a comprender del todo en algunas decisiones que ha tomado. O será que me he visto completamente diferente a ella y yo hubiese actuado de forma completamente distinta. El caso es que los personajes en sus anteriores novelas han logrado transmitirme más emociones. Claro está que se trataba de otro género. 

De nuevo se pone en relieve la elegancia narrativa de Mercedes de Vega que es una excelente narradora aunque como he dicho ya creo que un poco más de ritmo a la novela le hubiese venido bien para mantener esa tensión típica del thriller. Me ha parecido que en algunos momentos sobrecarga la información o que se repite de forma que frena el avance. 

Una vez terminada la obra me ha dejado algunos temas en los que reflexionar. Por ejemplo, en la venganza, en la forma en que cada uno necesitamos curar nuestras heridas, en qué pensaríamos de nuestros seres queridos si descubriésemos que tienen un lado oscuro o como se pueden resarcir el sufrimiento, si es que se puede. 


jueves, 30 de julio de 2020

Unorthodox: Mi verdadera historia - Deborah Feldman

Desde que vi la serie de Netflix homónima (que está teniendo muchísimo éxito) y la cual se inspiró en este libro comencé a buscar la novela con ansias. En ese momento aún no se había traducido a nuestro idioma y no ha sido hasta el pasado julio cuando Lumen lo ha hecho. Sabía que el libro me iba a ofrecer cosas adicionales a la serie y así ha sido. Aunque ya supiera más o menos qué iba a encontrar en la misma ha conseguido sorprenderme y prácticamente la he devorado. Ha sido una novela sorprendente y sobrecogedora. 

Cuando conocemos a Deborah es casi una niña que vive en dentro de una comunidad de judíos jasídicos que han viajado desde Europa y se han establecido en el barrio Williamsburg, situado en el distrito de Brooklyn en Nueva York. Su familia y todos los que la rodean siguen los preceptos, ordenes, educación y estilo de vida que concuerda con el movimiento establecido por la dinastía Satmar. 

Sin embargo Deborah siente que no encaja en el mundo que la rodea. Su gran amor a la literatura, algo que tiene que hacer a escondidas, su inteligencia, su curiosidad, su capacidad de cuestionarlo todo la hacen una niña rebelde, que además está estigmatizada por el abandono de su madre. Esta, asfixiada por la forma de vida utltraortodoxa, terminó por abandonar al inútil de su marido y rehacer su vida en Berlín. 

Deborah crece con sus abuelos, disimulando sus inquietudes, intentando adaptarse a las obligaciones y normas que le imponen y guardando debajo del colchón los libros que le hacen comprender que otro tipo de vida es posible. Soñando y cuestionando llega su adolescencia y el momento en que se tiene que casar con un joven al que no quiere. Cuando nace su hijo es el momento en que se da cuenta que no puede permitir que él se eduque en semejante lugar...

Lo que nos vamos a encontrar en esta novela es el relato estremecedor de una chica que nos narra como ha sido su corta vida. A pesar de su juventud su experiencia vital es compleja, llena de frustraciones, de negaciones y de incomprensión. Un relato que, por la forma en que está narrado, inevitablemente, te atrapa y te remueve por dentro. Porque hay cosas que son difícil de comprender desde fuera, desde la comodidad de nuestro sofá, porque aún resulta complicado aceptar que mucha gente en diferentes partes del mundo ha involucionado contra natura. 

La propia autora nos cuenta que escribió el libro, entre los años 2008 y 2009, como un arma para batallar legalmente contra la comunidad jasídica y para poder abandonarla sin perder la custodia de su hijo (como antes le había ocurrido a su propia madre). Por ello no vamos a encontrar una novela escrita con florituras ni intentando ser un preciso ejercicio literario. De hecho yo creo que una de las mejores cosas que tiene esta novela es que está escrita con el corazón, de una forma cruda y directa, sin utilizar eufemismos y sin intentar suavizar los hechos. Al mismo tiempo que somos conscientes de las emociones y pensamientos de la narradora en cuanto a todo lo que se ve obligada a hacer. 

A parte de su valor testimonial (que es el caso concreto de una joven pero común a muchos otras personas atrapadas en ese mundo) es una novela que destaca por su valor antropológico. Por la forma en que nos da a conocer una religión o una forma de vida muy alejada de la nuestra. La de una comunidad muy cerrada de la que poco se sabía hasta que este libro (o en su defecto la serie) vio la luz. Y no voy a entrar a juzgar sus creencias aunque si la presión social que ejercen los rabinos sobre los miembros de la comunidad y sobre todo, los hombres sobre las mujeres. La forma en que las mutilan emocionalmente, las anulan, las amedrentan y las impiden desarrollan su forma de pensar. 

Empezando por la más evidente (que nos encontramos representada en la portada del libro), no se les permite enseñar su propio pelo pero que solo es algo que esconde circunstancias muchísimo más complejas y delicadas que en mi opinión llegan a ser auténticas barbaridades. Todo esto me ha resultado muy triste pero a la vez muy interesante. 

Y es que el Satmar surge como consecuencia del Holocausto, como si los judíos que sobrevivieron y sus siguientes generaciones tuvieran que expiar la culpa. Solo cumpliendo las leyes de la Torá podrán evitar un nuevo genocidio. Sin embargo la represión solo consigue sufrimiento, injusticia y malestar.


LIBRO VERSUS SERIE

Fue la serie, que tiene solo cuatro capítulos, la que dió a conocer aquí en España la historia de Deborah Feldman. Una producción que recomiendo y que merece muchísimo la pena ver. Pero también os aclaro que para mí y sin ningún lugar a dudas el libro sería mi primera opción a escoger.

Nadie puede contar mejor su propia historia que uno mismo, con las mejores palabras y siendo más fiel a las emociones. Al final es el punto en el que yo encuentro la mayor diferencia. El personaje de Deborah es mucho más rico en la novela que en la serie. En el libro vamos a hacernos una idea mucho más clara de su trayectoria vital mientras en la serie todo parece que se reduce a la huida de un matrimonio. 

Ambas historias son muy parecidas a pesar de los muchos detalles que han sido cambiados y por supuesto en la serie nos vamos a encontrar esos típicos elementos de los que pocas series pueden prescindir. 

Puedes descargar Unorthodox aquí: 

lunes, 27 de julio de 2020

Encuentros con libros - Stefan Zweig

Zweig me parece un escritor sumamente original, inteligente y capaz de plasmar ideas muy buenas en pocas palabras en sus novelas. Porque así son: breves pero certeras. Un escritor que no se anda con rodeos, cuenta lo que quiere contar y no hay más. Quizás es el resultado de su amplio bagaje como lector que imagino le llevaría a saber muy bien lo que le gustaba y cómo le gustaba leer. 

Encuentros con libros no es otra de sus novelas. Si no un libro en el que nos habla de otros libros. En su interior vamos a encontrar una compilación de reseñas, reflexiones o ensayos que durante su vida escribió para revistas o cómo prólogos a las obras de otros autores en los que se nota ese amor al la literatura.

El primer capítulo de este libro nos lleva por un símil muy interesante pero muy esclarecedor sobre lo importante que es la literatura en la vida del ser humano. Y lo hace comparándolo con la rueda. Igual estáis pensando que tiene que ver una cosa con la otra. Pero Zweig lo explica de maravilla y yo lo voy a simplificar mucho más de lo que la reflexión de Zweig merece. El invento de la rueda fue el inicio del acercamiento físico del hombre a otros que se encontraban en diferentes lugares mientras que la escritura lo acerco en el plano del conocimiento. De hecho son dos inventos que, a día de hoy, nos resultan imprescindibles. 

Posteriormente nos habla de Goethe, nos anima a leerlo, ofreciéndonos algunas claves  para entender sus versos. Nos revela libros que no conocemos y nos infunde ganas de leerlo. O nos habla de grandes figuras como Stendhal, Lord Byron, Walt Whitman,Thomas Mann o Flaubert entre otros. Reconozco que algún que otro de estos autores me dan cierto reparo y nunca me he atrevido a leerlos -como Ulises de James Joyce-. Aún así conocerlos de la mano de Zweig ha sido un placer y ha restado ese recelo. 

Otros sin embargo me han resultado familiares y me ha encantado leer sobre ellos como Freud o sobre Las mil y una noches, una obra increíble. 

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es cómo intenta en estos escritos atraer a los lectores hacia esas obras de las que habla. Y eso solo se puede hacer cuando se disfruta de los libros, cuando se valoran. Además todos ellos están escritos con suma exquisitez, con mimo, con un profundo conocimiento de las obras, los libros o temas de los que habla. Tales y como son los libros de Zweig, este libro también refleja su buen hacer con la literatura. 



lunes, 20 de julio de 2020

El mentiroso - Mikel Santiago


A menudo, una mentira solo se puede tapar con otra mentira. Y luego  esta con otra,  y otra y otra hasta llegar a un punto en el que es imposible salir de ese espiral o incluso hasta llegar al  momento en que uno no sabe distinguir su propia verdad de la que no lo es. Hay mentirosos que incluso se creen lo que inventan. Hay gente que miente por necesidad, otras por gusto, otras por comodidad. A veces es necesaria y otras vandálica. Normalmente son daniñas.

Sobre este concepto construye Mikel Santiago su última novela. Esta es la historia de un joven al que diversas circunstancias a usar la mentira como modo de supervivencia. 

Álex es un joven que vive con su abuelo en un pequeño pueblo en la costa del País Vasco. Después de una temporada en Holanda ha decidido cambiar de aires. En Ilumbre tiene un modesto trabajo como jardinero y una novia con quien es muy feliz. 

Sin embargo una noche se despierta desorientado en una fábrica abandonada. No sabe dónde está ni qué ha pasado. A su lado hay un hombre muerto al que no conoce de nada. Su primer impulso es huir y poco después tiene un accidente de tráfico. Álex no recuerda nada de lo que ha sucedido en las últimas veinticuatro horas.

El protagonista de esta historia será víctima (¿o verdugo?) de su propia mente. La ausencia de recuerdos le lleva a reaccionar de una forma muy particular, con miedo y estupefacción. Pero también a intentar por todos medios posibles averiguar por sí mismo qué ha pasado sin que nadie se entere de que tiene algo que ver con un hombre muerto. Y ante esto yo me planteo ¿Cómo reaccionaríamos cada uno de nosotros en una situación así? Si nos vemos implicados en algo que puede arruinar nuestra vida para siempre... ¿Mentiríamos?

Y eso que Álex ya tenía secretos que muy pocos conocían y que si vieran la luz podrían causarle muchos problemas. 

Mikel Santiago consigue contagiarte y que experimentes, como  hace el personaje, esa inquietud e intranquilidad que genera sentirse dentro de un bucle de acontecimientos que no puedes controlar ni arreglar. En este sentido me ha parecido un personaje muy humano. Y en muchas ocasiones un pobre diablo que no sabía por donde andaba ni por donde tirar. Debe ser complicado no tener un minuto de descanso cuando uno se ve inmerso en algo así. Cuando no es consciente de sus actos ni sabe lo que ha hecho. Su primer pálpito es ocultarlo todo. Pero ¿Que hacer con un cádaver? ¿Y si alguien lo descubre? Y una de las cosas más importante ¿Es él el asesino? Uno nunca es capaz de predecir sus límites hasta que no lo ponen a prueba. 

Con los secundarios vemos como es el protagonista en el ámbito familiar, en el amoroso, etc. Personajes que no tienen mucho peso en la novela pero que aportan la parte que se necesita para completar la trama. 

No tenía ninguna duda de que Alvira iba a lograr escribir otra novela que me atrapase en una vorágine de idas y venidas, de desconcierto, de verdades a medias y mentiras en las que perseguimos al protagonista en su odisea particular. Es el formato que suelen seguir sus novelas y que me encanta. Me encanta como lleva el suspense y la acción que hay en ellas. Son novelas que es imposible que te aburran porque no paran de suceder cosas. Y eso que tampoco podemos considerar que su ritmo sea frenético. No. La primera parte al menos tiene un ritmo sostenido. Va creando expectativas, intriga, ambiente...

La historia está situada en un pueblo costero ficticio del País Vasco al que ha llamado Ilumbe. Un entorno abierto físicamente pero cerrado socialmente. Un lugar en el que perderse en su oscuridad, en sus peligrosas carreteras o en sus peligrosos acantilados.

El libro está narrado de un forma ligera lo cual no hace que se prescinda de detalles, de descripciones que a mi parecer enriquecen la historia y son muy necesarios para crear clímax pero en su justa medida.

Para concluir diré que he disfrutado con El mentiroso. Una novela muy entretenida que gracias a su intriga me ha tenido expectante durante toda su extensión. Aunque esta vez en el desenlace, le he pillado... Será que, después de leer todas sus novelas, estoy cogiéndole el truco... 






lunes, 13 de julio de 2020

Tres pequeñas mentiras - Laura Marshall

Tres pequeñas mentiras es una de esas novelas que podemos encuadrar en el thriller psicológico casero en la que unos personajes nos tienen tras el descubrimiento de un secreto durante toda su extensión. 

Todo comienza en el año 2017 cuando Ellen comienza a preocuparse por su mejor amiga Sasha que no ha regresado al piso que comparten en Londres. No es la primera vez que su compañera de piso ha desparecido pero Ellen tiene una poderosa razón para pensar que esta vez puede no ser algo voluntario y encontrarse en una situación peligrosa. Lo primero que se le ha ocurrido tiene que ver con el pasado de las dos jóvenes y es a las personas que los compartieron con ella a quien primero acude. 

De esta forma viajamos diez años atrás en el tiempo que nos llevarán a una tragedia sucedida durante una noche en una fiesta que cambiaría la vida de muchas personaes. 

El hilo argumental de la novela se centra en dos pilares básicos que deberían ser el punto fuerte de la novela ¿Donde esta Sasha? ¿Ha desaparecido por voluntad propia o le ha asado algo? y la otra pregunta gira entorno a lo sucedido durante una noche diez años atrás como he dicho. 

Tres pequeñas mentiras es una novela de esas que intenta mantener el suspense y la tensión narrativa cambiando de narrador, punto de vista y contexto temporal. La autora ha intentado crear un puzzle con todo ello para que el lector intente probar suerte y adivinarlo. Sin embargo, creo que es una fórmula que no acaba de funcionar en esta ocasión. Y creo que la razón es porque introduce demasiados elementos que no solo no sujetan la trama principal sino que la lastran. Hay momentos en que esta lentidud en la narración más que crear más suspense o intriga hace que se diluya pesando demasiado. 

Y quizás en el desenlace también me ha llegado a decepcionar un poco. Por un lado había algunas cosas que tenía bien claras y otras han sido inesperadas porque la autora iba haciendo que focalizásemos nuestra atención en otro punto aunque con ello haya tenido que trampear un poco al lector. Además me quedo con la sensación de todo resulta un poco artificial en conjunto. 

Aunque a pesar de ello tengo que reconocer que es una novela muy entretenida que una quiere acabar para descubrir los secretos que guardan sus personajes. Como suele suceder en este tipo de novelas una vez se comienza a tirar del hilo acaba saliendo a la luz muchas más cosas de las esperadas. 

A su favor tengo que decir que es una novela narrada de forma directa, sencilla y funcional que se apoya  mucho en los personajes que la protagonizan. Os he nombrado solo dos pero hay muchos más a los que conoceremos en el pasado y en el presente. Algunos de ellos tienen voz propia en la novela y podemos ver como ha sido su evolución de acuerdo a lo que han vivido. Este aspecto creo que está muy bien trabajado en la novela. 

Es una novela que nos habla de amistad de lealtad, de miedos, de violencia, de mentiras y silencios. De las consecuencias que tienen nuestras acciones y de las personas que tienen capacidad de influirnos. Plantea una pregunta interesante ¿Es posible recuperar el tiempo perdido con las personas? Y de las cárceles que nos construimos nosotros mismos. Un tema que me ha parecido interesante para reflexionar. 

En definitiva, Tres pequeñas mentiras, como podéis ver, no me ha parecido una novela redonda. Es una lectura entretenida, que se lee con facilidad y que entretiene. 

lunes, 6 de julio de 2020

El viaje - Agustina Guerrero




No era yo una lectora muy aficionada al género de la novela gráfica hasta que fui a topar con La Volátil, un personaje con el que yo creo que la mayoría de sus lectores se han identificado -aunque sea solo un poquito-, y yo, tengo que reconocer que mucho... Creo que ese es uno de los ingredientes del éxito de Agustina Guerrero, el ser capaz de reflejar emociones, estados o hechos universales en el ser humano. Otro ingrediente fundamental, es el sentido del humor que impregnan sus dibujos. 

Es lo que hace esta autora, y muy bien, mostrarnos su mundo a través de un personaje tremendamente entrañable al que ya conocemos un poquito. Esa "muñequita" de camiseta a rayas y moñete me robó el corazón desde el primer momento por su gran humanidad. Hemos compartido con ella situaciones cotidianas, hemos visto su lado emotivo, sus dudas, su forma de afrontar la vida. La hemos visto preparándose para ser madre, sabemos como fue su llegada a Barcelona desde Argentina y todo lo que ocurrió en ese proceso de adaptación. 

El viaje no es como sus obras anteriores. Bueno, en realidad si y no. Sigue siendo una novela gráfica que protagoniza La Volátil. Ahora vamos con las diferencias ya que es un libro muchísimo más extenso que los anteriores. Si sus otros libros los cogí, los devoré, y los releí más despacio (y a día de hoy aún los hojeo de vez en cuando) este vi que no era cuestión de tan poco tiempo y decidí que leerlo, la primera vez, con más calma.

Agustina Guerrero nos cuenta el viaje que realizó a Japón con su alocada y espontánea amiga Loly. Un viaje que no empieza con muy bien pie porque en el momento de coger el avión el miedo y la indecisión marcarán un punto de inflexión en la vida de La Volátil. Justo en ese momento sus emociones deciden revelarse. Y así comienza un viaje tanto físico como espiritual. La veremos reír, llorar, replantearse ciertas decisiones que ha tomado en su vida, reflexionar sobre aquellas que en su momento intento alejar de su mente, dejar salir la tristeza, echar de menos a su hijo  y vivir momentos únicos con Loly que vemos que es realmente una gran amiga en la que confiar. 

Y también, sin dejar atrás el humor, sabremos de sus aventuras en el país nipón. Recorreremos lugares como Tokio, Kioto, Hakone disfrutando de era rica cultura milenaria. Los templos, la comida japonesa, los hoteles cápsula, las geishas, la ceremonia del té y otras muchas celebraciones o rituales que van configurando vivencias de todo tipo. Desde momentos únicos e irrepetibles hasta otros mas mundanos. 

Y de nuevo las ilustraciones transmiten cercanía, simpatía y sentido del humor. Esta autora nunca ha mostrado pudor en enseñar cualquier rincón de su personaje de una forma natural y desenfadada. Y sigue usando ese fondo blanco de la hoja de papel para plasmar lo importante usando en esta ocasión solo dos colores el rojo, muy japonés ¿verdad? con el negro para dibujar. 

En definitiva, solo puedo decir que he disfrutado mucho de la última publicación de Agustina Guerrero. Me encanta La Volátil. Me divierten mucho sus pequeñas aventuras y a la vez la siento muy humana. Sentido del humor, ternura, reflexión, frescura y sobre todo la amistad es lo que vamos a encontrar en El Viaje. 


lunes, 29 de junio de 2020

La niña del cuaderno - Bart Van Es



El libro que hoy traigo al blog es una de esas historias que nos hablan sobre el antisemitismo pero no es la típica novela que nos narra lo que se vivió durante el holocausto. La niña del cuaderno es un libro cargado de realidad y no solo porque su historia lo es por completo.No es una novela al uso sino que nos narra por un lado las vivencias de una niña que logró escapar a la garra nazi pero cuya vida no fue fácil.

Y por otro lado es el viaje, tanto físico como emocional, que realizó su autor para desvelar la verdadera historia de esta niña. Los antepasados de Bart Van Es la escondieron durante la Segunda Guerra Mundial y sin embargo más tarde perdieron el contacto. Con el afán de llegar hasta el fondo, de saber no solo de la niña si no también de su familia, las palabras de Lien -aquella niña niña que ahora puede contar con más de ochenta años, le llevaran hacia revelaciones inauditas y sorprendentes. Un relato que le llevará a conocer el mejor lado del ser humano pero también el más cruel.  

La vida de la pequeña Lien era completamente normal, incluso podría considerarse una niña privilegiada. Vivía en La Haya (Holanda) hasta que Hitler decidió que los judíos no debían tener ni ser nada. La familia de Lien, como muchos otros judíos había prosperado, sabía llevar sus negocios, tenía una buena vida además de una buena posición social y económica. Sin embargo poco a poco y a medida que el nazismo endurecía sus leyes contra ellos fueron perdiendo tanto sus derechos como todo aquello por lo que habían trabajado. 

En 1941 Holanda estaba ocupada. Con solo ocho años la pequeña Lien se tendrá que separar de sus padres para esconderse del genocidio. Vivirá con diversas familias experimentando cosas muy diversas que irían modelando su carácter hasta convertirse en una persona reservada. 

No voy a contaros mucho más de lo que ocurrió. He leído muchos libros que se sitúan en este periodo histórico y sin embargo, este ha resultado ser un soplo de aire fresco por varias razones. 

En primer lugar como he dicho no es una novela al uso. Si no que es la narración de la investigación del autor sobre la época intercalando todo ello con la vivencia particular de la niña. También porque conocemos muchas historias de lo que ocurrió en Alemania, en los campos de concentración y otros lugares claves. Pero yo nunca había leído una novela que se desarrollara en Holanda y que se centrara en todas esas personas que arriesgaron su vida para ayudar a otras.  

Y en tercer lugar porque aun no siendo ficción tiene un halo de intriga cuando el autor se plantea porque Lien perdió el contando con los Van Es, una de las familias con las que vivió un tiempo. La familia que la acogió y con la que en algún momento perdió el contacto. ¿Cómo después de haber vivido algo así uno puede romper los lazos? ¿Que pasó entre Lien y los Van Es?

La niña del cuaderno ha sido una lectura conmovedora en la que yo destacaría la calidad de la narración del autor. La forma en que describe esas conversaciones con la nonagenaria Lien, la forma en que nos hace acompañarle por los museos, las casas o los lugares que un día piso la propia protagonista de su historia. Esto hace que sientas la historia muy cercana y muy real además porque en el libro vamos viendo fotos de sus protagonistas. Y también me han gustado algunas reflexiones que el autor hace sobre lo que pasó por entonces y lo que sucede en la sociedad en el momento en que escribe la novela, que es más o menos por el año 2015. Incluso en algún momento tiene que declinarse y aceptar una revelación que deja en un lugar difícil a su familia. 

En definitiva, he disfrutado mucho de la lectura de este libro. Nos narra una  historia muy humana desde un punto de vista de alguien que intenta comprender. Como muchas veces nos pasa a los propios lectores. Por supuesto, recomiendo su lectura. 



lunes, 22 de junio de 2020

El enigma de la habitación 622 - Joël Dicker


Hoy os voy a hablar del último thriller del exitoso Joël Dicker, que con tan solo tres trabajos publicados anteriormente se ha convertido en un escritor capaz de situar todas sus obras en los primeros puestos de venta. 

No tengo ninguna duda de que El enigma de la habitación 622 va a cosechar muchísimo éxito, que de nuevo será un best-seller y que cientos (o miles) de lectores calificaran esta novela con cinco estrellas. 

Y es que es innegable. Dicker tiene una capacidad increíble de absorber y arrastrar al lector al interior de sus novelas y no dejarlo escapar hasta el final. La fórmula es la de siempre. Una trama con intriga, un argumento que gira, gira y gira y una gran facilidad para conectar a nivel narrativo en el lector. 

En esta ocasión nos vamos a encontrar una novela dentro de otra. Y una de ellas es protagonizada por el propio Dicker. Cuando hace un par de años se encontraba realizando un descanso y una cura espiritual en un lujoso hotel de los Alpes suizos: El Palace de Verbier. Allí conocerá a la joven que ocupa la habitación contigua, la 621 bis, y juntos intentarán averiguar porque no hay una 622 en él.

Esta parte de la novela para mí ha sido un poco como una especie de aderezo. El autor nos muestra un poco su lado más humano a la vez que le hace un homenaje a su editor que falleció en 2008 y al que le dedica la novela. Nos contará sus primeros pasos en el mundo de la literatura y como Bernard de Fallois impulsó su carrera con una fe ciega en él. Aunque me ha gustado conocer esa parte más personal del autor en realidad para mí esta trama argumental que tiene una pizca de romance entre otras cosas me ha resultado más anecdótica que otra cosa. 

La segunda trama argumental nos traslada unos años atrás en el tiempo. Y más concretamente una semana antes de que se encontrará un cadáver en la habitación 622 del Palace de Verbier. Esta trama tiene unos personajes completamente diferentes y funciona por sí misma mientras que la otra se subyace a esta. 

Partimos de una muerte misteriosa que en su momento la policía no llegó a resolver y cuya intriga nos ocupará toda la novela. Sin querer desvelar mucho os contaré que Dicker nos introduce en el ámbito de un gran banco en el que encontraremos un cóctel que tiene un poco de todo. Ambición, luchas de poder, secretos, amor y desamor, envidia, venganza, etc... 

Todos sus personajes están envueltos en una red de secretos. ¿Víctimas o verdugos? ¿Culpables o inocentes? Solo el tiempo pondrá a cada cual en su sitio. 

 Y a partir de aquí nos encontramos una de esas novelas típicas de Dicker en las que se construye y "desconstruye" el argumento una y mil veces. Sobre todo al pasar el ecuador de la novela nos iremos encontrando multitud de giros argumentales que cambian totalmente la historia. No solo es imposible predecir cualquiera de esos requiebros sino que también lo es aventurarse y colocar en un lugar u otro a sus personajes. 

Hay mucha gente que disfruta muchísimo con este tipo de novelas pero os confieso que a mi me ha dejado con una sensación parecida a su primera novela -La verdad sobre el caso Harry Queber- que repite demasiadas veces lo mismo, que al final da tantas vueltas que de alguna manera dejé de disfrutar el desenlace porque me cansaron tantos giros y vueltas. Tantas veces desandar el camino hecho para reexplicar todo de nuevo no me ha parecido que esté justificado. Innegablemente la novela es compleja pero también una locura. 

En definitiva, creo que Joël Dicker tiene una gran capacidad de conectar con el lector y crear tramas que son como una montaña rusa pero también a costa de alargar innecesariamente un argumento que no necesita tanto rizo. ¿La he disfrutato? Si pero llegó un punto en que estaba deseando que acabara 






lunes, 8 de junio de 2020

Seguiré tus pasos - Care Santos


Seguiré tus pasos es la novela que cierra la biología que Care Santos comenzó con Todo el bien y todo el mal (aquí podéis leer la reseña), una novela que resultó ser todo un placer y que no dudaría en que acabaría haciendo lo mismo con su continuación. En la anterior, la autora ya se encargó de sembrar algunos visos de intriga que le darían pie para construir está continuación. Pero a pesar de ello, ambas novelas son muy diferentes en su temática y esta última no llega a ser una prolongación de la anterior pudiéndose leer prácticamente de forma independiente. Aunque yo os aconsejo hacerlo en orden.

Volvemos, en esta ocasión, a encontrarnos con Reina Gené que fue la protagonista de su predecesora. Una mujer de éxito, fuerte e inteligente que intenta llevar las riendas de su vida. Algo que a veces es algo difícil de conseguir y cuando no consigue controlar todo hace que se siente en la cuerda floja. Le ha pasado en su faceta como madre, en su trabajo, en sus relaciones personales y ahora como hija. 

Es lo que le ha ocurrido al recibir una serie de cartas que hacen referencia a su pasado. Relacionadas con ellas, una llamada la hace viajar -con la cabeza llena de una y mil cosas- hasta Conqués, el pueblo leridano en el que vivieron sus padres, para descubrir que quizás lo que ocurrió en el pasado no fue tal y como se lo contaron. Un hombre quiere reabrir la sepultura de su padre y Reina no puede faltar ¿Que espera encontrar? 

Reduciendo mucho el argumento de la novela podría decir que es un viaje emocional al pasado y presente de sus personajes. Porque he mencionado a Reina pero su historia es solo un parte de la novela. Otro hilo argumental seguirá la historia de sus padres en el pasado que nos recuerda lo mucho que se perdió, que se destruyó y se olvidó durante la Guerra Civil Española. Care Santos no nos habla de creencias, de bandos, ni razones. No es una novela que gira entorno al conflicto ni al franquismo. Nos habla de consecuencias humanas, de actitudes, de formas de enfrentarse al dolor. Y nos dice que hay que conocer el pasado para comprender el presente. 

Ya lo dije la vez anterior y es que es una de las autoras españolas que más me gusta leer del panorama literario español y una gran contadora de historias. No puedo hacer otra cosa más que reafirmarme en lo dicho. Santos encuentra el equilibrio perfecto entre notas históricas, entre emociones a la vez que construye conflictos que mueven a sus personajes. 

Con respecto a estos, a Reina ya la hemos conocido en diversas de sus facetas y seguiremos conociéndola más a fondo. Y la acompañan un elenco de secundarios que me ha encantado conocer (a pesar de que algunos son lo que yo considero "protagonistas difíciles" o personajes que no son amables de cara al lector porque no son un dechado de bondades y sus actos pueden causarnos cierto rechazo) y que creo que generan muchísimo interés a la historia. José Gené, Mercedes, Cristina... son testimonio de nuestra historia, de una herida que aún sigue sin cerrar en nuestro legado. 

La novela está narrada de una forma elegante y detallista lo que hace que su ritmo sea algo lento pero creo que merece la pena deleitarse y profundizar en lo que se nos cuenta. No es una historia para consumir con prisas. Como digo, una gran lectura pero en la que tengo que admitir que personalmente una subtrama me ha resultado un poco prescindible pero no determinante en el resultado final. 

En conclusión, Seguiré tus pasos es una novela que he disfrutado y que recomiendo. Lo mejor que tiene son sus personajes potentes y multifacéticos y una trama que nos tendrá pendientes hasta su final. 








martes, 2 de junio de 2020

The Sinner (Temporada 1) | Reseña sin spoiler | Series Netflix


Título: The Sinner

Año: 2017

Duración: 45 minutos

Temporadas: 3

País: Estados Unidos

Dirección: Derek Simonds (Creator)Antonio CamposBrad AndersonCherien DabisTucker Gates

Guión: Derek Simonds, Jesse McKeown, Liz W. Garcia, Tom Pabst, Petra Hammesfahr (Libro: Petra Hammesfahr)

Música: Ronit Kirchman

Fotografía: Jody Lee Lipes, Radium Cheung

Reparto: Jessica BielBill PullmanChristopher AbbottNadia AlexanderJacob PittsPatti D'ArbanvilleMichael H. ColeKathryn ErbeRobert FunaroAbby MillerEric ToddTeri WybleDohn NorwoodDevin McGeeGretchen KoernerRuby BarnesLeslie FrayKatelyn FarrugiaMeredith HolzmanSunshine TovarAnna ElizabethStephanie Olah KellyDanielle BurgessEnid GrahamC.J. WilsonSusan PourfarPeggy GormleyJoanna AdlerAdam LeFevreJoseph MelendezJacob Berger

Productora: Emitida por USA Network; Iron Ocean Films / Universal Cable Productions. Distribuida por Netflix

Miniserie de TV (2017). 8 episodios. Sin motivo aparente, Cora Tannetti (Jessica Biel), una mujer joven que está en un lago con su marido y su hijo, apuñala a un extraño hasta matarlo. En su declaración dice no saber por qué lo ha hecho. Un policía (Bill Pullman) comienza a investigar y se obsesiona con descubrir el motivo oculto de la mujer. Juntos harán un viaje desgarrador hacia las profundidades de su psique para desentrañar los secretos escondidos en su pasado.

Premios

2017: Globos de Oro: Nominada a Mejor miniserie/telefilm y Actriz (Biel)

2018: Emmy: Nominada a mejor actriz en miniserie/telefilm (Jessica Biel)

2017: Critics Choice Awards: Nominada a Mejor actor (Pullman) y Actriz (Biel)

2018: Satellite Awards: Nominada a mejor actriz en serie drama (Biel)

 

lunes, 25 de mayo de 2020

Cuando eramos mayores - Anne Tyler

Anne Tyler es un reconocida escritora estadounidenses. Es querida tanto por el público como por el sector profesional de la literatura ganando incluso el Pulitzer. Por mis manos han pasado algunos de sus libros y cuando me tope con este título me llamó la atención. Así de primeras parece un tanto incongruente o más bien una frase difícil de utilizar en la vida real. 

Rebeca tiene unos cincuenta años además de una hija, tres hijastras, varios nietos y yernos, un cuñado y un tío de casi cien años. Su marido murió cuando solo llevaban seis años casados y desde entonces ella, además de cuidar y velar por el bienestar de toda su familia regenta un negocio que heredó de su familia política. 

Bueno, en realidad, ahora  sus hijas son mayores y con el hueco que ha dejado todo lo que conlleva cuidar de cuatro niñas pequeñas sola ya atendiendo un negocio, comienza a replantearse su vida. Le viene a la cabeza todo aquello que abandonó para casarse repentinamente con Joe, el que fue su marido. El novio que tenía de toda la vida, su carrera universitaria, la ciudad en la que vivía con sus padres, sus amigos y conocidos, etc... Y con ello también comienza a preguntarse qué hubiera pasado si nunca se hubiese atrevido a seguir ese instinto que la hizo marcharse.

Este es el planteamiento general de la novela. Una mujer de mediana edad que no sabe si años atrás eligió bien o se equivocó. Creo que a todos nos ha pasado algo parecido a esto alguna vez. Nos preguntamos a menudo qué hubiese sucedido si en vez de esto hubiésemos elegido aquello, si en vez de un Si hubiesemos dicho un no, etc... Y es algo que suele ocurrir cuando erramos en algo, cuando sentimos que no todo está bien o simplemente por curiosidad. Rebeca piensa que quizás no sea del todo tarde para intentar recuperar esa vida que dejó atrás... El resultado...

Voy a comenzar por el principio. Y es que he disfruté tremendamente el comienzo de esta novela. Tyler abre la narración con una reunión familiar en la que te llevas una serie de impresión de cada uno de sus perosnajes. En la novela solo os he hablado de Rebeca, pero también conoceremos a sus tres hijastras, que fueron abandonas por su madre aunque nunca llegaron a admitir que Rebeca la había sustituido e incluso mejorado, los maridos de estas y sus hijos, su hija biológica y su manía de abandonar maridos o Poppy en nonagenario tío de Beca que en realidad no es su familia pero vive con ella. Todos estos personajes me han parecido maravillosos, perfectamente dibujados y entre los que surjen conflictos muy reales que me tenían en todo momento enganchada a la novela. 

Y así, en un suspiro, con los vaivenes emocionales de Rebeca, mientras descubrimos su pasado, con esas nuevas cosas que intenta, con esas reuniones familiares nos introduce en un universo de relaciones muy interesante. Como digo, la primera mitad de la novela, creía que esta iba para un diez. Sin embargo un poco después de traspasar el ecuador sentí que algo comenzaba a fallar. Habían aparecido nuevos personajes, nuevas situaciones y la novela sufre un bajón considerable. Un cuarto de ella se me hizo un poco cuesta arriba y aunque remonta al final ya algo se ha estropeado definitvamente. 

No se exactamente que es, quizás un lentísimo avance de la historia, situaciones que se alargan demasiado y innecesariamente, o que ya sus diversas subtramas perdían fuelle... En todo caso la manera de narrar de Tyler es exquisita. Con una gran elegancia, con una gran pulcritud a la hora de plasmar las emociones de sus personajes, un gran tino a la hora de crear algunos de los que podría haber prescindido pero que en cambio acabas cogiendo cariño. Y a todo ello hay que sumarle un cierto sentido del humor que no es que reste dramatismo o intensidad (tampoco es una obra muy dramática pero si muy emocional) pero que al mismo tiempo aporta frescura y cierta ligereza. Esa sonrisa que viene desde dentro. 

Por todo ello y aunque terminé la novela con una sensación cercana a la decepción por no haber cumplido con lo mismo que encontré al principio, recomiendo su lectura. Sobre todo para aquellas personas a las que les gusta leer sobre emociones humanas, sobre las relaciones familiares y sobre lo que uno espera de la vida. 


lunes, 18 de mayo de 2020

Las mujeres de Winchester - Tracy Chevalier


Tracy Chevalier es una autora que podéis encontrar frecuentemente en este blog porque disfruto ampliamente con ella. Sus libros tienen un estilo muy característico contando con unos elementos fijos y otros que van cambiando. Por ello, como digo, sus novelas tienen por decirlo de alguna manera un corte similar. Son lecturas más bien tranquillas, sin mucho ritmo, con una ambientación maravillosa y fiel a la realidad, unas protagonistas que reivindican el feminismo y un tema concreto alrededor del cual gira la trama.

 En este caso esa parte histórica de la novela aborda el tema de las mujeres que bordaban cojines y reclinatorios para la catedral de Winchester, que por lo visto se siguen utilizando a día de hoy. Quizás no sea el tema que a mí más me llame la atención o más interés me genere pero os puedo asegurar que he disfrutado de esta novela. Y además he aprendido una parte de la historia que no conocía.

 La novela arranca en algún momento del año 1932 en un pueblo del sur de Inglaterra llamado Winchester.  Violet Speedweell tiene treinta y ochos años y ya se puede asegurar que es una solterona. El único novio que ha tenido murió en la I Guerra Mundial en donde perdió también a uno de sus hermanos. Su madre es una viuda malhumorada, amargada y quejicosa con la que no se puede vivir por lo que ella ha abandonado el hogar donde ha crecido en Southamtpon y se ha trasladado a Winchester. Allí trabaja como mecanógrafa en una oficina de seguros y vive en una pensión de una forma tan modesta que apenas puede mantenerse.

 Su vida no tiene muchas alegrías hasta que en la catedral de Winchester se encuentra con un grupo de bordadoras que realizan cojines y reclinatorios. Bajo la supervisión de Louisa Pesel (un personaje histórico real) aprenderá esta labor. Poco a poco irá llenado su vida de cosas descubriendo que el matrimonio no lo es todo en la vida.

 Tras la I Guerra Mundial el número de hombres que habían fallecido en el frente fue tan notable que muchas mujeres no tuvieron opción para casarse. Y esto en los años treinta representaba un problema para muchas. La independencia como tal, era casi imposible. Los empleos a los que tenían acceso eran muy limitados con un sueldo insuficiente para vivir e impensables para los hombres. Habitualmente las mujeres los abandonaban cuando se casaban para cuidar la casa y el marido. Las que no “pillaban” marido solían cuidar de los progenitores. Es la situación de Violet y la forma en que Chevalier realiza una renuncia feminista.

 Violet quiere ser independiente. Simplemente. No es que haya renunciado al amor (u otro tipo de relaciones con los hombres) y no está cerrada a encontrarlo pero tampoco cree que es algo necesario para sentirse desarrolla como mujer. Es un personaje muy bien construido y con el que el que yo como lectora me he sentido cómoda. Me he puesto en su lugar y la he comprendido. NO es que resulte un personaje arrebatador si no que es un perfil muy realista y muy humano.

 Las mujeres de Winchester es una novela como anticipaba que tiene un argumento sencillo, que proporciona una lectura tranquila (no hay mucha acción ni muchos diálogos) y que creo que es más indicado para aquellos lectores que disfruten del estilo tan depurado, elegante y pulcro de la autora, de las bonitas descripciones y detalles de la narración y del trasfondo histórico.

 En definitiva, Las mujeres de Winchester no es la novela que más me ha gustado de la autora por, ya os decía, ese tema de los bordados que personalmente no me llama tanto la atención como otros que ha tocado. Lo innegable es que si he disfrutado de su lectura, su narración y ese personaje que busca la felicidad.

lunes, 11 de mayo de 2020

La familia y otros líos - Marian Keyes

La familia y otros líos es el último título de la escritoria Marian Keyes. Para quienes pasen habitualmente por aquí ya sabrán que es una de mis autoras favoritas. Desde que hace unos nueve años me encontré casualmente con uno de sus libros, he ido leyendo tanto los que tenía atrasados como los nuevos que va sacando. 

No voy a decir que todos sus libros son iguales. No es cierto. Ni siquiera porque tengan la misma calidad. Pocos de ellos, creo que ninguno me ha defraudado pero creo que hay una razón muy poderosa. Y es que ha ido evolucionando mucho como escritora y muchos de sus seguidores no se han dado cuenta. Pero claro comenzó allá por 1995 con la saga de los Walsh y estamos en 2020. Marian Keyes ha cambiado en algunos aspectos, es obvio, e imagino que esa madurez llega tanto como persona como escritora. 

Sus novelas del principio quizás eran poco más frívolas pero yo siempre he visto en ella una escritora injustamente etiquetada en el chick lit (la comedia llena de tópicos, de mujeres desesperadas por encontrar el amor, por perder unos kilos de más y por mantenerse derechas sobre sus tacones). Muchas de sus novelas tocan temas tan delicados como la violencia, los abusos, las drogas, la pérdida de seres queridos, la soledad, la enfermedad, etc...

El título de esta novela ya lo dice todo. Todo gira alrededor de una familia. Tenemos a los tres hermanos Casey: John, Ed y Liam, sus esposas Jessie, Cara y Nell y los hijos de las dos primeras. El libro arranca con una escena que es toda una declaración de intenciones. La familia al completo está disfrutando de una agradable cena cuando una de las tres mujeres en un inintencionado arranque de sinceridad comienza a decir ciertas verdades que si no fuera por el fuerte golpe que se ha dado en la cabeza nunca se hubiese atrevido a sacar a la luz ¿O si? Porque esta familia está acostumbrada a pasar mucho tiempo juntos, a todo tipo de celebraciones y obligadas vacaciones. El roce hace el cariño pero también crea irritaciones.

Todo esto es gracias a Jessie, una mujer acostumbrada a ser la anfitriona, a dirigir y que nadie la contradiga. Está casada en segundas nupcias (lo cual les ha dado muchos problemas) con Johnny y ambos regentan una empresa dedicada a la comida. Ed y Cara son la siguiente pareja. Ella tiene problemas de autoestima y él hace como que no se da mucha cuenta así van tirando como si no pasara nada. Y por último los tortolitos, Liam y Nell, que solo llevan un año casados y que parecen aun disfrutar de la luna de miel. 

No os voy a hablar ni individualizar más a cada personaje porque sería muy largo de contar y creo que tampoco tiene mucho sentido. Sin embargo si os voy a explicar de qué va novela. Y no es más que los tejemanejes, las relaciones y los secretillos que se guardan entre los distintos miembros del clan familiar. Lo que no se dicen por miedo a las represalias, los secretos que guardan por pudor, las obligaciones familiares a las que todos nos vemos sometidos o las extrañas circunstancias en las que nos vemos encorsetados en demasiadas ocasiones, etc... Todo lo que hacemos para que exista la tan deseada armonía y paz familiar. Obviamente y salvando que no deja de ser una novela, creo que refleja muy bien lo que podría ser la realidad. 

Si conocéis a la autora, ya sabéis lo que vais a encontrar. No sorprende en estilo, la forma en que caracteriza sus personajes (con unos encajas mejor que con otros, tienen sus diferentes caras pero una personalidad bien arraigada en cada uno de llos), en decir las cosas sin tapujos y con su sentido del humor habitual (lo cual no le resta a mi gusto nada de importancia a los temas que trata) y con ese desparpajo habitual que la caracteriza. Se que nunca va a ganar un Nobel pero también se que me encanta. Me gusta muchísimo la forma en que refleja cosas cotidianas de la vida o algunas más inusuales. 

En esta novela pasamos de los problemas laborales, la rutina en las relaciones de pareja, los sentimientos que van cambiando, la economía disparatada a temas como la bulimia, la insatisfacción personal y otras tantas cosas que universales a todos los seres humanos. Si tuviera que ponerle una pega es que en ciertos momentos alarga escenas innecesariamente. 

En defintiva, leer a Marian Keyes para mi es una apuesta segura. Y en esta ocasión no ha sido diferente. Una novela que he disfrutado muchísimo, narrada con su sensibilidad habitual sobre los temas más delicados y ese sentido del humor tan habitual en ella.  


lunes, 4 de mayo de 2020

¿Quién se ha llevado a Daisy Mason? - Cara Hunter

Hay momentos en las novelas de este tipo vienen como anillo al dedo. Historias rápidas, con una buena dosis de misterio e intrigan y que te atrapan desde el principio hasta el fin. 

En resumidas cuentas es lo que nos vamos a encontrar en ¿Quién se ha llevado a Daisy Mason?, uno de los últimos thrillers que ha publicado el sello Duomo Editorial dentro de su colección Los imprescindibles. Novelas como está vienen como anillo al dedo para estos momentos en que tenemos tanto tiempo libre, aunque sea "obligatoria" esa forma de ocio. 

Todo comienza durante una fiesta a la que acuden casi todos los vecinos de un tranquilo y modesto barrio situado a las afueras de Oxford. Barbaca, cervezas, una carpa en el jardín y un montón de niños disfrazados corriendo de un lado al otro mientras los padres despreocupados charlan unos con otros. 

Sin embargo lo que parece un lugar bastante seguro se convierte en un escenario inquietante. Con apenas ocho años a la pequeña Daisy parece habersele tragado la tierra. Nadie ha visto nada ni sabe qué ha ocurrido. 

De esta escueta información tendrá que partir el inspector de la polica Adam Fawley, sabiendo que en estos casos el tiempo corre en contra de la víctima y que es difícil saber en estos casos quien miente y quien dice la verdad. 

Toda la novela gira alrededor de la desaparición de una pequeña. Pocos son los datos de los que parte la policía para comenzar a investigar e incluso algunos de ellos parecen erróneos. Una de las cosas que me más me ha gustado de la novela y que me ha mantenido pendiente en todo momento ha sido como la autora va cambiado los datos iniciales según van hablando con testigos y analizando pruebas. Como desmantelan todo aquello que aún no visto por nuestros propios ojos pero que damos por hecho. Ya sea por rutina o por algún otro indicio que nos lo haga pensar. 

Eso hace que no sepas que esperar de la novela. En cada página va cambiado todo lo que creías hasta el momento. Además tenemos una forma de narración muy sencilla y directa. El cambio de narrador y perspectiva, los flashback que nos explican el pasado dan dinamismo a la novela y su ritmo es bueno. 

La autora aprovecha el boom de las redes sociales (introduciendo fragmentos de artículos de presa, emails, conversaciones en Facebook o Twitter) para hacernos ver como nos aventuramos a dar nuestras opiniones sin conocer los hechos, como juzgamos a los demás y como emitimos a la ligera juicios de valor. Para mí gusto, aparte de la critica social que reflejan no aportan en sí mismo demasiado a la historia. 

Estos recaerán sobre todo en los Mason, los padres de Daisy. Una familia aparentemente normal pero que poco a poco va saliendo una parte menos atípica según avance la investigación. Muchas cosas que ellos quieren callar y que no vean la luz. La madre parece una mujer controladora a la que solo parece importarle la apariencia que proyectan sobre los demás, el padre tenía una relación muy afectuosa con la niña y por último Leo, un hermano de diez años retraído y algo raro. 

El resto de personajes son los investigadores de la policía destacando Adam Fawley, a quien conoceremos un poco más, y los vecinos de los Mason. Personajes figurantes que desarrollan su papel sin más. 

En definitiva, ¿Quién se ha llevado a Daisy Mason? es un thriller adictivo, que con un buen ritmo, una elevada dosis de misterio y muchos giros argumentales resulta tan entretenido que dura poco tiempo entre las manos.


lunes, 27 de abril de 2020

Cien locos conocí - Fernando Arnáiz

Cien locos conocí es la segunda novela de Fernando Arnaiz, un licenciado en químicas que se ha lanzado a la gran aventura de la escritura.

La historia comienza en Louisiana en 1869, Alfonso es tan solo un niño que se queda maravillado en el circo cuando conoce a extraño hombre con la habilidad de leer la mente. La vida de Alonso nunca volvería ser la misma. O más bien él. Porque su padre seguiría maltratándolo, sus hermanos seguirían abusando de él y su madre moriría un poco después de aquel día, dejándolo desangelado.

Pero un mundo se abriría ante sí mismo y es que, convencido de la existencia del tesoro secreto de Moctezuma y de que su suerte puede cambiar, unos años más tarde cruza el desierto de Sonora (en Arizona). Tras una serie de circunstancias termina dando con sus huesos en el asilo para dementes de Opelousas en donde todo un abanico de singulares personajes que irán pasando por su vida.

Este es grosso modo el argumento de Cien locos conocí. Una novela difícil de calificar o encuadrar en un género determinado. Quizás se acerque más al género histórico siendo una novela que esconde muchísimas mini historias en su interior.

Es una novela de largo recorrido en la vida de un personaje pero en la que quizás no sea Alonso del todo el protagonista. Un niño maltratado al que la vida no acoge bien. Mientras él intenta salir hacia adelante todos sus planes se van al traste y es que es un personaje ingenuo y fantasioso que no aprende de sus errores ni acaba de espabilar. Vive en su mundo pensando que él también puede leer la mente, lo que no le ayudará mucho.

Alonso es, en realidad, un personaje que como lectora, no me ha llegado a calar. A pesar de todo lo que le va pasando no ha despertado lástima en mí. Quizás por la forma en que el autor nos lo narra sin caer en el dramatismo. La primera parte del libro nos va contando su historia que no está mal pero tampoco me ha apasionado.

Sin duda, la parte que más me ha gustado de la novela es todo lo que sucede desde que entramos en Asilo para Dementes de Opelousas. Un sanatorio construido en Louisiana para adaptarse a una nueva forma de pensar sobre estos enfermos a los cuales hasta hacía pocos años se trataba como animales. Y aunque el concepto de “loco” había cambiado y en esos momentos se consideraba que debían recibir un tratamiento más moral lo cierto es que la vida en Opelousas no era fácil. Allí se mezclaba todo tipo de gente. Locos con cuerdos e incluso con quienes eran criminales, el trato bastante inhumano y el ambiente asfixiante.

No solo conoceremos cómo se desarrolla la vida en el asilo sino que vamos conociendo las historias personales de muchos personajes que han llegado allí. Como digo, no todos enfermos. Si no que allí metían a muchos de los “sobrantes” de la sociedad. Aquellos con los que no se sabía qué hacer. 

La novela se nota que está escrita con mimo. Su autor tiene un estilo narrativo cuidado y muy elegante por lo que de por si resulta un placer leer la novela. Si es cierto que su ritmo es en algunos momentos algo cadencioso y que algunos párrafos podrían ser recortados pero en lo general se agradece encontrarse con una historia tan bien escrita y tan bien cuidada en detalles. Además se nota frescura y originalidad.

Como aspectos menos positivos tengo que comentar que el argumento se está poco definido, no sabes muy bien a qué ni a dónde quiere llegar el autor (aunque de esto te das cuenta una vez la novela ha acabado). Y una segunda pega es que como ya he dicho no hay ningún personaje que te enganche y te cree apego.

Antes he calificado esta novela como género cercano al histórico y es porque muchos de los escenarios e incluso algunos personajes existieron en realidad. Todos hemos oído hablar de la fiebre del oro que surgió en Estados Unidos y personajes como Jacob Waltz, del que se cree tenía un gran tesoro escondido. Como sigue siendo toda una incógnita a día de hoy el tesoro de Moctezuma ya convertido en un mito. Se nota que este aspecto ha sido bien documentado y resulta muy creíble en la novela.

En definitiva, aunque Cien locos conocí no es una novela del todo redonda, he disfrutado de su lectura. Me encanta la temática de los sanatorios mentales y me han encantado las historias que el autor nos cuenta de sus inquilinos. Una novela que me ha resultado interesante y entretenida. Aunque un aviso es que hay que leer sin prisas.