viernes, 20 de julio de 2018

La lluvia antes de caer - Jonathan Coe





Título: La lluvia antes de caer
Autor: Jonathan Coe
Publicación: Anagrama, 2009
Páginas: 256

Rosamond ha muerto. Tenía setenta y tres años, sufría del corazón y se había negado a operarse. Tras el entierro, el testamento. Rosamond nunca se casó ni tuvo hijos, y su herencia deberá repartirse entre Gill y David, los hijos de su hermana, e Imogen, una casi desconocida, que Gill vio una vez, hace más de veinte años, en una reunión familiar. Era una niña rubia y ciega de siete años, extraña y encantadora, que sedujo a todos los invitados. Gill encuentra varias cintas de cassette que Rosamond ha grabado y una nota donde le dice que las cintas son para Imogen, y si no la encuentra, que las escuche ella. Tras buscar sin éxito a la elusiva joven, Gill y sus dos hijas vuelven a oír la voz de Rosamond que, apoyándose en la minuciosa descripción de veinte fotografías, cuenta una historia de madres e hijas que va desde los años cuarenta hasta el presente, tres generaciones de mujeres ligadas por el deseo, la culpa, la crueldad, la ambivalencia de sus afectos... «Un impecable estudio de caracteres, y una vívida evocación de una época y un lugar» (Ed Wood, The Independent).

Mis impresiones

Por lo general cuando me encuentro con un libro de este corte lo apunto inmediatamente para leer independientemente de que las opiniones sean más o menos positivas. Me gusta juzgar por mí misma y ya sabéis que la temática familiar se encuentra entre mis favoritas. Y aunque en este caso todas ellas eran muy buenas a mí La lluvia antes de caer me ha decepcionado. Su título me encantó y en la novela tiene un significado muy poético. He apreciado la calidad narrativa de Jonathan Coe y algunos momentos muy buenos pero a la larga su desarrollo no me ha entusiasmado.

La novela comienza cuando Gill recibe la noticia de que han encontrado muerta a su tía Rosamond en su propia casa. Tenía setenta y tres años y una dolencia en el corazón que nunca quiso operar. No llegó a tener hijos y en la lectura del testamento Gill y su hermano David  descubren que heredarán una parte las posesiones de Rosamond pero otra ha sido legada a Imogen, de la que ninguno de los dos apenas sabe nada. Gill recuerda haberse encontrado con ella hace más de veinte años en una reunión familiar pero nunca volvió a tener noticias de la niña invidente de siete años que aquel día conoció.

Cuando Gilll y sus dos hijas se disponen a ordenar los enseres personales de la fallecida se encuentran que esta ha dejado grabadas varias cintas de cassette dirigidas a Imogen en las que cuenta su historia. Como hilo conductor de esta utiliza veinte fotografías antiguas a partir de las cuales irá contando. Tras intentar de forma infructuosa dar con ella escuchan las citas para obtener algún tipo de información que les conduzca a Imogen. Y así comienza esta historia…

La lluvia antes de caer nos narra la historia de una familia en Inglaterra que comienza más o menos al estallar la II Guerra Mundial. En ella descubriremos secretos de familia, historias de amor con distintos finales, amistad, maternidad, lealtad, traición, de perdidas, de relaciones frustrantes, de caer en los mismos errores una y otra vez… Quizás sea una novela en la que las emociones y sentimientos tengan mayor peso que la acción propiamente dicha. Esta no importa tanto como sus consecuencias en sí mismas. Hay diferentes subtramas aunque quizás yo esperaba historias o hechos más contundentes, que me sorprendieran pero la historia me ha resultado bastante plana.

Es una novela que prácticamente se fundamenta en personajes femeninos y sus consecuentes relaciones marcadas por el pasado de la generación anterior y arrastrando sus consecuencias. Las relaciones madre e hija son complicadas y no siempre afectuosas.  Rosamond es una mujer con un carácter fuerte y apasionado que desde sus primeros años de vida se da cuenta de que no es como las demás. Y es que muy pronto admite que es homosexual. Ella no tiene ningún problema para aceptarlo, solo se trata de amar a personas pero en la época en que vive no todo el mundo lo acepta con la misma normalidad. Beatrix es la abuela de Imogen y será otra parte fundamental de la historia de la misma forma que Thea, su hija. Pero quizás sea mejor conocer estos personajes a través de la propia historia. Quizás no sean personajes amables con los que el lector empatice. Y es algo que me a mí me ha ocurrido, no he conseguido hacerme con ninguna de ellas a pesar de que están muy bien caracterizadas.

A pesar de ello tengo que reconocer que Jonathan Coe es un excelente narrador. Se nota que tiene recursos y que cuenta con un gran estilo por lo que no descarto en un futuro volver a leer algunas de sus obras. Salvo el comienzo que está narrado en tercera persona para introducir y situar la historia es Rosamond quien, de su propia voz, nos va a ir relatando el resto de la historia del pasado a través de unas cintas en las que ha dejado plasmadas sus memorias. En ellas describe detalle a detalle las veinte fotografías a partir de las cuales contará su historia. Y quizás ha sido tanto detalle el que, en mi opinión, lastra la novela.

No soy una lectora a la que un ritmo lento o pausado le condicione en sentido negativo la lectura. Hay obras que se disfrutan plácidamente y saboreando poco a poco pero en esta ocasión La lluvia antes de caer se me ha hecho excesivamente lenta y en mi opinión, el autor da demasiadas vueltas para contar ciertas cosas además de ofrecer demasiados detalles. Que puede que un principio pienses que no son demasiado importantes y al final descubras su porqué pero al ir avanzando en la novela algunos momentos se me han hecho algo tediosos. También creo que la estructura llega un momento en que torna repetitiva. Si en principio el hecho de que se vaya dibujando la historia a través de las fotos me pareció una forma original de introducir la historia pasada tras la descripción exhaustiva de varias de ellas comenzó a sonarme abusivo.

Conclusión

Quizás hayan sido las altas expectativas sobre La lluvia antes de caer las que han propiciado que no llegara a disfrutar con ella como yo había esperado. Aun así no creo que sea una mala novela. Está muy bien escrita y el autor tiene facilidad para que comprendamos perfectamente a sus personajes.

jueves, 19 de julio de 2018

El libro de los animales y sus sonidos


Título: El libro de los animales salvajes y sus sonidos
Publicación: Picarona, julio de 2018
Páginas: 14
Tamaño: 21,5 x 27
Edad: + 3 años

¿Qué sonido hace el lince? ¿Y el rinoceronte? ¿Cómo canta un tucán?
45 animales cobran vida gracias a las ilustraciones y los círculos de sonido que las acompañan. Dividido en siete hábitats distintos, este libro da a conocer diversos animales que habitualmente viven en estado salvaje, enriquece el vocabulario y desarrolla la motricidad fina de los niños.

Mis impresiones

Cuando os hablé de El libro de los animales y sus sonidos ya os conté lo mucho que le gustan toda clase de animales a mi hijo. Son sus juguetes favoritos y el libro lo ha usado muchísimo.

Recientemente Picarona ha publicado un libro del mismo corte pero diferente contenido. Se trata de la misma mecánica pero representada ahora por animales salvajes. Una idea que me ha gustado porque todo el mundo conoce el sonido de un perro, una vaca, un gato o un elefante. ¿Pero quien conoce el sonido que hace una marmota, un yak o dingo? Son animales con los que no estamos demasiado familiarizados. Solo se encuentran en sus ecosistemas y es difícil cruzarse con ellos.


En este álbum, de gran tamaño y tapa dura podemos ver las imágenes  reales y escuchar los diferentes sonidos de 45 animales diferentes entre los que se encuentran por ejemplo el camaleón, el oso panda, el demonio de Tasmania, la rana verde de ojos rojos, el hipopótamo, el lobo ártico, el lince, el colibrí, etc. Los encontraremos agrupados por categorías: los que viven en la selva tropical, en el desierto, en la sabana, en el hielo, en las montañas, los pájaros o en otros continentes más lejanos como Australia.


A parte de la imagen de los animales, que aparece en la página derecha, en la izquierda encontraremos algunos datos interesantes sobre estos animales que atañen a sus costumbres, su alimentación o su forma de vida, con alguna que otra foto extra (lo podéis ver en las imágenes que os dejo). 

Para escuchar los sonidos el libro cuenta con un mecanismo que va a pilas y tiene un botón para apagarlo y encenderlo. Hay un circulo en la parte inferior de cada página que hay que presionar levemente para que se escuchen los sonidos de los animales de esa página. Para escucharlos simplemente hay que poner el dedo en el círculo que encontraremos sobre cada animal.


En definitiva, me parece una idea fantástica para los niños de la casa. Un libro diferente e instructivo con el que se puede interactuar. A los niños los libros manipulables les resultan siempre curiosos y divertidos.


miércoles, 18 de julio de 2018

¡Absalón, Absalón! - William Faulkner


Título: ¡Absalón, Absalón!
Autor: William Faulkner
Publicación: Navona, mayo de 2018
Páginas: 586

“El método no es absolutamente original, pero Faulkner le infunde una intensidad que es casi intolerable. Una infinita descomposición, una infinita y negra carnalidad hay en este libro de Faulkner. El teatro es el estado de Mississippi: los héroes, los hombres desintegrados por la envidia, por el alcohol, por la soledad, por las erosiones del odio. ¡Absalón, Absalónes comparable a El ruido y la furia. No se me ocurre un elogio mayor.” JORGE LUIS BORGES

“La noche del 31 de enero de 1936 William Faulkner fechó la última página del manuscrito de ¡Absalón, Absalón!, en su casa de Rowan Oak, en Oxford, Mississippi. No hay testimonios sobre su estado de ánimo en ese momento, pero no nos cuesta nada imaginar la extenuación y la felicidad, el repentino vacío, el estupor incrédulo de haber terminado. Vería las páginas, el escritorio, la habitación en la que se había quedado trabajando hasta tarde, tras una niebla de ligero mareo, de humo de tabaco y alcohol. Tenía menos de cuarenta años y estaba aposentado en el centro de su vida y en la cima de su talento.” ANTONIO MUÑOZ MOLINA

Mis impresiones

Cuando leí El ruido y la furia sabía que Faulkner iba a ser todo un reto como finalmente resultó ser. Incluso la reseña representó todo un reto. Este autor no es sencillo ni fácil pero adentrarse en su mundo es un esfuerzo que tiene recompensa. Con la misma sensación o temor incluso me acerque a ¡Absalón, Absalón!, que publicado originalmente en 1936 y recuperado ahora por Navona dentro de su colección Ineludibles. El título tiene referencias bíblicas siendo Absalón, uno de los tres hijos del rey David, cuya historia tienen cierto paralelismo con la presente. 

“Desde poco después de las dos de la tarde y hasta casi la puesta de sol de aquella larga, aquietada, calurosa y cansina tarde de septiembre, estuvieron sentados en lo que la señorita Coldfield seguía llamando el despacho porque así lo había llamado su padre, una estancia mal iluminada, calurosa, sin ventilación, con las persianas cerradas, afianzadas desde cuarenta y tres veranos antes, porque cuando era niña alguien supuso y le hizo creer que la luz y el aire en movimiento esparcían el calor, y que la penumbra siempre era más fresca...”

La historia comienza con la reunión de Rosa Coldfield y un joven llamado Quintín Compson en una pequeña ciudad llamada Jefferson. Pronto el joven se marchará a la universidad y se ha recorrido las doce millas que le separan ambas casas sin saber muy bien qué objetivo tiene esa visita a la que ha sido requerido. Pronto las palabras empiezan a fluir y la señorita Coldfield comenzará a contar la historia de su propia familia desde el momento en que comenzó su destrucción con la llegada de un forastero.

La acción se desarrolla en el ficticio condado de Yoknapatawpha, en el sur de Missisipi. Allí fue a parar un jinete llamado Thomas Sutpen con un tropel de negros salvajes y un arquitecto francés maniatado. Nadie sabe cómo logró comprar una hacienda de cien millas cuadradas, el Ciento de Sutpen, y casarse con Elena Coldfield a pesar de la desconfianza y oposición de todo el pueblo. Este es el principio de una historia que ya intuimos con final trágico. Porque en la historia de esta familia habrá muertes, desolación, soledad, actos inmorales, viudas que nunca han llegado a casarse, hijos que reniegan de sus padres, verdades que no se quieren aceptar, de muertos a quien nadie ha llorado, promesas incumplidas, venganza, incesto y otra serie de acontecimientos que dan oscuridad a la novela.

Como veis en ¡Absalón, Absalón! se tocan muchos temas. Aunque es una historia de dolor y venganza sobre todo también hay uno en particular que me parece interesante mencionar y es la esclavitud de los negros a principios y mediados el siglo XIX en el estado del sur de Estados Unidos. La forma de verlos, tratarlos y considerarlos. Podríamos decir que esta es una saga familiar pero diferente a cualquier novela del género que uno haya leído con anterioridad. Es una novela potente, complicada, que hay que ir descifrando poco a poco.

Thomas Sutpen, al que con asiduidad se refieren como “el demonio” es uno de esos personajes que irradian fuerza e representan todo un misterio para el lector hasta que poco a poco se va desvelando su vida. Un hombre que aparece de la nada, con una carga de negros, y que establece una plantación y logra formar una familia con Elena y sus dos hijos Ernesto y Juidtih. Sin embargo nunca logrará conseguir su objetivo. Su historia comienza a ser relatada a principios del siglo XX por Rosa Coldfield, que fue su cuñada y casi llega a ser su esposa, a un joven llamado Quintín, en el que recaerá la memoria histórica, pero se remonta al año 1833 con los albores de la Guerra de Secesión como telón de fondo. Le ha llamado porque el abuelo de este joven fue de los pocos que tuvo acceso o cierta amistad con Supten y que puede dar testimonio o tener más información. Quintín a la vez narra a Sherve, su compañero en la universidad.

La técnica narrativa usada por Faulkner en esta novela es bastante compleja. Son varios narradores los que nos dan a conocer la historia, pero no son simplemente voces que relatan lo sucedido porque la mayoría de ellos tienen algo que ver en la historia y sus opiniones están muy presentes. Nadie parece conocer o tener la certeza de lo que realmente ocurrió y es por ello la necesidad de que estos cuatro narradores aporten su versión y que el lector pueda conocerla. A menudo los testimonios de unos y otros caen en contradicciones o información desigual. Lo cual nos da a entender que una historia puede tener tantas versiones como narradores la hagan suya.

El tratamiento del contexto temporal resutla muy curioso y complejo a la vez. La novela no está narrada de forma lineal, sino que apreciamos un uso del tiempo de forma elíptica siempre haciendo referencia al pasado y yendo y viendo el tiempo contando acontecimientos como si se tratara de forma aleatoria. Y a pesar de todo hay cierto orden narrativo. Y Precisamente es esa vuelta a los mismos acontecimientos varias veces, esa continua repetición, lo que permite al lector hilvanar la historia. No se siente como un lastre la vuelta una y otra vez a lo mismo sino como un alivio.

Al igual que esa estructura no es sencilla tampoco es su prosa. Frases largas, elaboradas, con un estilo denso y un lenguaje que se aleja de todo simplicidad con la frecuente utilización de recursos y figuras literarios. Por todo ello no es una novela para leer a la ligera sino que requiere máxima atención y concentración.

Concusión

Creo que ¡Absalón, Absalón! no es una lectura que se pueda recomendar abiertamente a cualquier lector. En mi opinión requiere ganas, destreza lectora e interés por acceder a un tipo de literatura elaborada, densa y compleja. Si bien todo esto hace que sea una novela grande. De las pocas que te reportan una gran satisfacción y la sensación de haber leído una gran obra.