lunes, 24 de junio de 2019

Todo lo demás era silencio - Manuel de Lorenzo


Título: Todo lo demás era silencio
Autor: Manuel de Lorenzo
Publicación: Suma, 2019
Páginas: 186

Tenemos tan automatizado el proceso de vivir que en la mayoría de veces necesitamos que ocurra algo extraordinario, ya sea bueno o malo, para que nos detengamos a pensar en quienes somos, qué tenemos y qué queremos. También es cierto que, si tuviéramos tan claro que la vida es algo efímero, que tarde o temprano termina, para muchos sería una idea tan insoportable que no permitiría un día a día normal.

Esta comienza en la habitación de un hospital. Es aquella en la que ha ingresado Lucía tras sufrir un trágico atropello. Por suerte su amigo Fernando no estaba muy lejos y reaccionó rápido. Pero es a su esposo, Julián, a quien le perteneces las largas horas de espera, la incertidumbre, los paseos interminables por los pasillos del hospital, el poder escaparse para fumar un cigarrillo o la preocupación por el diagnóstico médico. Parece que Lucía ha salido indemne del accidente, pero las pruebas revelan que hay algo más… Es a partir de ese momento cuando Lucía y Julián comienzan a plantearse las cosas de otra manera. Es posible que para Lucía no exista un futuro y por ello intenta volver al pasado.

Todo lo demás era silencio es una novela difícil de recomendar abiertamente a todo el mundo. Creo que es una novela que debe encontrar las manos adecuadas. Las de ese lector sibarita que disfruta de la narración plenamente, que aprecia lo intimista y esos textos que proporcionan las herramientas de arranque a la reflexión. Porque es lo que es esta novela. Es la historia de dos personas pero a la vez una ventana abierta al pensamiento.

Julián y Lucía son una pareja normal y corriente. Disfrutan de la tranquilidad de su matrimonio y una existencia cotidiana. Ambos nos irán contando su pasado. Los niños que fueron en su día, su adolescencia, el momento en que se conocieron y cómo llegaron a casarse. Más o menos lo que ha sido su vida hasta el momento en el que se encuentran el hospital. Pero su autor hace un viaje rápido por todos esos acontecimientos. Nos marca unas ideas generales y no se detiene en narrar vida y misterios con pelos y señales. Es por ello que nos da una idea muy general de quienes son sus personajes. Como he dicho, personas con vidas muy normales pero en las que he echado en falta un mayor desarrollo o caracterización porque esta novela, en concreto, se prestaba a ello.

Creo que de alguna manera Manuel de Lorenzo me ha logrado implicar en la historia. Creo que de haberme encontrado en sus circunstancias hubiese actuado de forma completamente distinta o no, quien sabe. Pero lo importante es que te hace ponerte en su piel.

El atropello, la estancia en el hospital supone para ambos un punto de inflexión. Ese momento en que te detienes y tienes que ponerte a replantearte toda tu vida. Aunque no sea de la misma forma o en las mismas circunstancias, quién, llegados a cierta edad, no ha pasado por algo así. Y a partir de aquí ya no cuento nada más, tendréis que leer la novela si queréis saber más acerca del viaje a Galicia, no solo físico sino también espiritual, que emprenden sus personajes y cual serán sus destinos finales.

Me ha parecido que Manuel de Lorenzo encuentra el tono adecuado para narrar la novela. No es una historia que tenga mucha acción sino que es para paladear y disfrutar con tranquilidad. Aun así como pasa por muchas escenas de forma un tanto liviana la novela no se hace pesada. La narración tiene cierta cadencia, con gran atención a los detalles, muy descriptiva y algo abstracta en su mayor parte. Con esto quiero decir que en determinados momentos no narra nada en concreto. Pero hay que considerar que es una primera novela y yo creo que es algo que con el tiempo el autor podrá manejar con más soltura.

En definitiva, Todo lo demás era silencio es una historia sencilla y de corte intimista que te hace reflexionar sobre las cuestiones importantes de la vida y lo importante que es conservar los mejores recuerdos.       





miércoles, 19 de junio de 2019

La fragilidad del crisantemo - José Vicente Alfaro


Si no me equivoco esta es la cuarta novela de José Vicente Alfaro que leo. Recuerdo que cuando me ofreció su primera novela tuve muchas dudas. Era un autor nuevo, que auto publicaba en Amazon, y no había referencias sobre él. Pero lo más importante sus novelas entraban dentro de la ficción histórica. En este género soy más adepta a leer del siglo XVIII hacia adelante. Sin embargo este autor nos ha hablado siempre de civilizaciones bastante lejanas.

Pero todas sus novelas me han hecho disfrutar, me han sorprendido para bien y considero que es todo un gusto adentrarse en ellas. Os dejo mis impresiones sobre su última publicación: La fragilidad del crisantemo.

La novela se desarrolla en Japón durante el siglo IX y vamos a seguir las historias de tres personajes diferentes que tienen su propia trama. Asatori es un joven hijo de campesinos que desde hace muchos años ha vivido apartado y repudiado por su propio pueblo por algo que le sucedió siendo niño. Y es que estuvo desaparecido durante un año y todo el mundo cree que atrae la mala suerte. Pero el joven desea hacer una vida normal y corriente y entre sus planes entra el encontrar una esposa. Pero en la aldea donde vive ninguna mujer se prestará a ello. Por este motivo decide marcharse y convertirse en un monje sohei (que se dedicas a luchar y defender los templos budistas).

Tobinoku es agente de la Guardia Ciudadana. Es un hombre serio, trabajador al que le gustaría ascender en el escalafón social para poder obtener un cargo mejor algo que solo conseguiría casándose con una mujer de la nobleza. Pero es demasiado inculto para que una dama refinada le acepte.

Y por último tenemos a Katsumi. Una joven más interesada en escribir historias de ficción que en encontrar marido, como su madre cree que debería estar haciendo. Su padre es un profesor y tienen una buena posición social lo que hace que sea cortejada por muchos hombres pero no termina de cuajar ninguna relación.

Con estos tres personajes José Vicente Alfaro mezcla la ficción y la realidad para contarnos una historia que tiene un contexto espacio-temporal que me ha parecido muy atractivo y está muy bien logrado, que tiene unos toques costumbristas, cuyos personajes tienen fuerza y estan muy bien dibujados y con un toque de intriga resulta entretenida, se lee con mucho agrado y se disfruta.

Algo que me gusta mucho de este autor es como recrea el contexto histórico en el que se sitúan sus historias. En los libros anteriores hizo que me resultaran muy interesantes y en esta ocasión nos lleva a Japón, que es una cultura que siempre despierta mi interés. Es una cultura tan rica como compleja y más si va tan atrás en el tiempo como sucede. Se enmarca en el siglo IX durante el periodo Heian cuando el emperador Kanmu llevo a cabo una importante reforma. Me ha gustado conocer algunos aspectos de la sociedad como las diferencias entre las clases sociales, lo difícil que era pasar de una a otra, el papel de la mujer, las normas del cortejo, la importancia de la cultura así como su mitología, creencias y supersticiones. Japón es una cultura muy rica en las ceremonias, que prácticamente siempre han tenido una forma determinada y muy formal para realzar. Mucho más que la popular ceremonia del té. Si os apetece conocer más datos solo tenéis que leer la novela.

Y como ya he dicho en las ocasiones anteriores en que os he hablado de alguno de sus otros libros tiene una forma maravillosa de narrar. Un talento natural que resulta muy bonito sin grandes pretensiones y sin tener que forzarlo. Se nota mucho la calidad con la que escribe sin recurrir a frases complicadas o palabras rimbombantes. Como ya os he adelantado no es una lectura con mucho ritmo pero no es ese el estilo del autor. Se recrea en dar a conocer al lector los escenarios que pisan sus personajes, las costumbres de la época y en profundizar en ellos mismos. Claro que también hay tramas que varían desde historias de amor, deseos de progresar, incluso un cierto misterio.

Interesante, agradable, confortable, curiosa son los adjetivos que se me ocurren para decir en cuatro palabras lo que me ha resultado la novela de José Vicente Alfaro, un autor al que creo que con esta o cualquiera de sus otras obras hay que conocer.

lunes, 17 de junio de 2019

Antes de los años terribles - Víctor del Árbol


Título: Antes de los años terribles
Autor: Víctor del Árbol
Publicación: Destino, 2019
Páginas:  461

Que Víctor del árbol no es un autor como otro cualquiera es algo de lo que tengo la certeza absoluta desde que leí su primer libro. Una novela con una portada tan fea que estuve meses mirándola sin decime a darle una oportunidad. Esa novela era Respirar por la herida y desde entonces ninguna de las novelas de este autor han pasado en balde por mí.

Soy una firme defensora de las novelas de entretenimiento. Son necesarias para ciertos  momentos y circunstancias, pero luego hay otra serie de novelas que dejan poso y se sufren. Entre estas últimas están las del autora.

Isaías Yoweri vive en Barcelona, tiene una tienda de restauración de bicicletas, que es lo que siempre había soñado, y está a muy pocos meses de ser padre junto a su mujer, con la que tiene una relación muy sana y equilibrada.

Sin embargo la visita de un viejo conocido va a poner su mundo patas arriba. Es un hombre llamado Enmanuel que le pide que regrese a Uganda, su país de origen, para participar en unas conferencias que buscan la reconciliación en el país. Isaías debe hablar de lo que vivió allí siendo un niño muchos años atrás, antes de llegar a Barcelona y conseguir una vida completamente normal. Aunque la idea no le parece muy apropiada al final termina abriendo esa pesada puerta y viaja a Uganda en donde tendrá que enfrentarse a su pasado.

Antes de los años terribles es una de esas novelas que, aun siendo ficción, desvelan una cruda y terrible realidad. La mayoría de las novelas de Víctor del árbol tocan temas espinosos y esta no podía ser diferente aunque lo hace en un registro atípico.  En mi opinión es una novela que pretende denunciar una realidad de la que muchos vivimos ajenos. Y que es nos habla de la sangrienta dictadura de Idi Amin en Uganda, de la LRA, la guerrilla que se llevó a cabo reclutando a niños que perdían la vida por razones que ni siquiera comprendían. Esta parte, desafortunadamente es la más pura realidad.

El protagonista de esta historia es Isaías, un refugiado en España que no ha tenido infancia. O más bien la infancia que tuvo en su país natal fue horrible. No os voy a contar mucho de sus intimidades porque ya lo hace el mismo regresando al pasado. Nos contará el niño que fue, nos hablará de su familia, sus amigos, de sus sueños y cómo llegó a ser captado por la oscuridad.  En España tan solo es el “Negro de las bicicletas”. Un africano de treinta y seis años que vive con una abogada divorciada y mayor que él. Nadie intuye su realidad y nosotros al conocerla nos estremeceremos y por muy difícil que nos resulte creerla cierta, lo pudo haber sido.

Y aunque no es tema principal de la novela hay una especie de ¿crítica? al racismo aun a día de hoy tan presente en nuestra sociedad. O si no es el color de la piel es el estatus y el dinero. Nacemos ya marcados por el lugar, nuestra familia, nuestro color de piel o nuestro dinero y eso es algo que nunca se podrá borrar.

Pero por muy dura que nos resulte, también es esta una historia de supervivencia, de superar el pasado y de rehacerse uno a sí mismo. No es esta una historia para darse un atracón, se te puede indigestar. Se trata de una lectura concienzuda, que te remueve y es al final cuando el ritmo se dispara.

La novela está narrada en primera persona por el protagonista de la historia que sitúa su foco del relato en dos momentos claves de su vida. Uno casi en la actualidad y el otro entre los años 1992 y 1994 que son esos años terribles a los que hace referencia el título.

En definitiva, la verdad es que en esta ocasión Víctor del Árbol me ha sorprendido con la temática de su novela. No esperaba que trata un conflicto socio-político de este calibre y menos en Uganda. Pero a pesar de todo ello es de nuevo una novela que te da una bofetada de realidad, que narra horrores pero que a la vez resalta el valor del amor.