lunes, 29 de junio de 2020

La niña del cuaderno - Bart Van Es



El libro que hoy traigo al blog es una de esas historias que nos hablan sobre el antisemitismo pero no es la típica novela que nos narra lo que se vivió durante el holocausto. La niña del cuaderno es un libro cargado de realidad y no solo porque su historia lo es por completo.No es una novela al uso sino que nos narra por un lado las vivencias de una niña que logró escapar a la garra nazi pero cuya vida no fue fácil.

Y por otro lado es el viaje, tanto físico como emocional, que realizó su autor para desvelar la verdadera historia de esta niña. Los antepasados de Bart Van Es la escondieron durante la Segunda Guerra Mundial y sin embargo más tarde perdieron el contacto. Con el afán de llegar hasta el fondo, de saber no solo de la niña si no también de su familia, las palabras de Lien -aquella niña niña que ahora puede contar con más de ochenta años, le llevaran hacia revelaciones inauditas y sorprendentes. Un relato que le llevará a conocer el mejor lado del ser humano pero también el más cruel.  

La vida de la pequeña Lien era completamente normal, incluso podría considerarse una niña privilegiada. Vivía en La Haya (Holanda) hasta que Hitler decidió que los judíos no debían tener ni ser nada. La familia de Lien, como muchos otros judíos había prosperado, sabía llevar sus negocios, tenía una buena vida además de una buena posición social y económica. Sin embargo poco a poco y a medida que el nazismo endurecía sus leyes contra ellos fueron perdiendo tanto sus derechos como todo aquello por lo que habían trabajado. 

En 1941 Holanda estaba ocupada. Con solo ocho años la pequeña Lien se tendrá que separar de sus padres para esconderse del genocidio. Vivirá con diversas familias experimentando cosas muy diversas que irían modelando su carácter hasta convertirse en una persona reservada. 

No voy a contaros mucho más de lo que ocurrió. He leído muchos libros que se sitúan en este periodo histórico y sin embargo, este ha resultado ser un soplo de aire fresco por varias razones. 

En primer lugar como he dicho no es una novela al uso. Si no que es la narración de la investigación del autor sobre la época intercalando todo ello con la vivencia particular de la niña. También porque conocemos muchas historias de lo que ocurrió en Alemania, en los campos de concentración y otros lugares claves. Pero yo nunca había leído una novela que se desarrollara en Holanda y que se centrara en todas esas personas que arriesgaron su vida para ayudar a otras.  

Y en tercer lugar porque aun no siendo ficción tiene un halo de intriga cuando el autor se plantea porque Lien perdió el contando con los Van Es, una de las familias con las que vivió un tiempo. La familia que la acogió y con la que en algún momento perdió el contacto. ¿Cómo después de haber vivido algo así uno puede romper los lazos? ¿Que pasó entre Lien y los Van Es?

La niña del cuaderno ha sido una lectura conmovedora en la que yo destacaría la calidad de la narración del autor. La forma en que describe esas conversaciones con la nonagenaria Lien, la forma en que nos hace acompañarle por los museos, las casas o los lugares que un día piso la propia protagonista de su historia. Esto hace que sientas la historia muy cercana y muy real además porque en el libro vamos viendo fotos de sus protagonistas. Y también me han gustado algunas reflexiones que el autor hace sobre lo que pasó por entonces y lo que sucede en la sociedad en el momento en que escribe la novela, que es más o menos por el año 2015. Incluso en algún momento tiene que declinarse y aceptar una revelación que deja en un lugar difícil a su familia. 

En definitiva, he disfrutado mucho de la lectura de este libro. Nos narra una  historia muy humana desde un punto de vista de alguien que intenta comprender. Como muchas veces nos pasa a los propios lectores. Por supuesto, recomiendo su lectura. 



lunes, 22 de junio de 2020

El enigma de la habitación 622 - Joël Dicker


Hoy os voy a hablar del último thriller del exitoso Joël Dicker, que con tan solo tres trabajos publicados anteriormente se ha convertido en un escritor capaz de situar todas sus obras en los primeros puestos de venta. 

No tengo ninguna duda de que El enigma de la habitación 622 va a cosechar muchísimo éxito, que de nuevo será un best-seller y que cientos (o miles) de lectores calificaran esta novela con cinco estrellas. 

Y es que es innegable. Dicker tiene una capacidad increíble de absorber y arrastrar al lector al interior de sus novelas y no dejarlo escapar hasta el final. La fórmula es la de siempre. Una trama con intriga, un argumento que gira, gira y gira y una gran facilidad para conectar a nivel narrativo en el lector. 

En esta ocasión nos vamos a encontrar una novela dentro de otra. Y una de ellas es protagonizada por el propio Dicker. Cuando hace un par de años se encontraba realizando un descanso y una cura espiritual en un lujoso hotel de los Alpes suizos: El Palace de Verbier. Allí conocerá a la joven que ocupa la habitación contigua, la 621 bis, y juntos intentarán averiguar porque no hay una 622 en él.

Esta parte de la novela para mí ha sido un poco como una especie de aderezo. El autor nos muestra un poco su lado más humano a la vez que le hace un homenaje a su editor que falleció en 2008 y al que le dedica la novela. Nos contará sus primeros pasos en el mundo de la literatura y como Bernard de Fallois impulsó su carrera con una fe ciega en él. Aunque me ha gustado conocer esa parte más personal del autor en realidad para mí esta trama argumental que tiene una pizca de romance entre otras cosas me ha resultado más anecdótica que otra cosa. 

La segunda trama argumental nos traslada unos años atrás en el tiempo. Y más concretamente una semana antes de que se encontrará un cadáver en la habitación 622 del Palace de Verbier. Esta trama tiene unos personajes completamente diferentes y funciona por sí misma mientras que la otra se subyace a esta. 

Partimos de una muerte misteriosa que en su momento la policía no llegó a resolver y cuya intriga nos ocupará toda la novela. Sin querer desvelar mucho os contaré que Dicker nos introduce en el ámbito de un gran banco en el que encontraremos un cóctel que tiene un poco de todo. Ambición, luchas de poder, secretos, amor y desamor, envidia, venganza, etc... 

Todos sus personajes están envueltos en una red de secretos. ¿Víctimas o verdugos? ¿Culpables o inocentes? Solo el tiempo pondrá a cada cual en su sitio. 

 Y a partir de aquí nos encontramos una de esas novelas típicas de Dicker en las que se construye y "desconstruye" el argumento una y mil veces. Sobre todo al pasar el ecuador de la novela nos iremos encontrando multitud de giros argumentales que cambian totalmente la historia. No solo es imposible predecir cualquiera de esos requiebros sino que también lo es aventurarse y colocar en un lugar u otro a sus personajes. 

Hay mucha gente que disfruta muchísimo con este tipo de novelas pero os confieso que a mi me ha dejado con una sensación parecida a su primera novela -La verdad sobre el caso Harry Queber- que repite demasiadas veces lo mismo, que al final da tantas vueltas que de alguna manera dejé de disfrutar el desenlace porque me cansaron tantos giros y vueltas. Tantas veces desandar el camino hecho para reexplicar todo de nuevo no me ha parecido que esté justificado. Innegablemente la novela es compleja pero también una locura. 

En definitiva, creo que Joël Dicker tiene una gran capacidad de conectar con el lector y crear tramas que son como una montaña rusa pero también a costa de alargar innecesariamente un argumento que no necesita tanto rizo. ¿La he disfrutato? Si pero llegó un punto en que estaba deseando que acabara 






lunes, 8 de junio de 2020

Seguiré tus pasos - Care Santos


Seguiré tus pasos es la novela que cierra la biología que Care Santos comenzó con Todo el bien y todo el mal (aquí podéis leer la reseña), una novela que resultó ser todo un placer y que no dudaría en que acabaría haciendo lo mismo con su continuación. En la anterior, la autora ya se encargó de sembrar algunos visos de intriga que le darían pie para construir está continuación. Pero a pesar de ello, ambas novelas son muy diferentes en su temática y esta última no llega a ser una prolongación de la anterior pudiéndose leer prácticamente de forma independiente. Aunque yo os aconsejo hacerlo en orden.

Volvemos, en esta ocasión, a encontrarnos con Reina Gené que fue la protagonista de su predecesora. Una mujer de éxito, fuerte e inteligente que intenta llevar las riendas de su vida. Algo que a veces es algo difícil de conseguir y cuando no consigue controlar todo hace que se siente en la cuerda floja. Le ha pasado en su faceta como madre, en su trabajo, en sus relaciones personales y ahora como hija. 

Es lo que le ha ocurrido al recibir una serie de cartas que hacen referencia a su pasado. Relacionadas con ellas, una llamada la hace viajar -con la cabeza llena de una y mil cosas- hasta Conqués, el pueblo leridano en el que vivieron sus padres, para descubrir que quizás lo que ocurrió en el pasado no fue tal y como se lo contaron. Un hombre quiere reabrir la sepultura de su padre y Reina no puede faltar ¿Que espera encontrar? 

Reduciendo mucho el argumento de la novela podría decir que es un viaje emocional al pasado y presente de sus personajes. Porque he mencionado a Reina pero su historia es solo un parte de la novela. Otro hilo argumental seguirá la historia de sus padres en el pasado que nos recuerda lo mucho que se perdió, que se destruyó y se olvidó durante la Guerra Civil Española. Care Santos no nos habla de creencias, de bandos, ni razones. No es una novela que gira entorno al conflicto ni al franquismo. Nos habla de consecuencias humanas, de actitudes, de formas de enfrentarse al dolor. Y nos dice que hay que conocer el pasado para comprender el presente. 

Ya lo dije la vez anterior y es que es una de las autoras españolas que más me gusta leer del panorama literario español y una gran contadora de historias. No puedo hacer otra cosa más que reafirmarme en lo dicho. Santos encuentra el equilibrio perfecto entre notas históricas, entre emociones a la vez que construye conflictos que mueven a sus personajes. 

Con respecto a estos, a Reina ya la hemos conocido en diversas de sus facetas y seguiremos conociéndola más a fondo. Y la acompañan un elenco de secundarios que me ha encantado conocer (a pesar de que algunos son lo que yo considero "protagonistas difíciles" o personajes que no son amables de cara al lector porque no son un dechado de bondades y sus actos pueden causarnos cierto rechazo) y que creo que generan muchísimo interés a la historia. José Gené, Mercedes, Cristina... son testimonio de nuestra historia, de una herida que aún sigue sin cerrar en nuestro legado. 

La novela está narrada de una forma elegante y detallista lo que hace que su ritmo sea algo lento pero creo que merece la pena deleitarse y profundizar en lo que se nos cuenta. No es una historia para consumir con prisas. Como digo, una gran lectura pero en la que tengo que admitir que personalmente una subtrama me ha resultado un poco prescindible pero no determinante en el resultado final. 

En conclusión, Seguiré tus pasos es una novela que he disfrutado y que recomiendo. Lo mejor que tiene son sus personajes potentes y multifacéticos y una trama que nos tendrá pendientes hasta su final.