martes, 14 de noviembre de 2017

Amy e Isabelle - Elizabeth Strout



Título: Amy e Isabelle
Autora: Elizabeth Strout
Publicación: Seix Barral, mayo de 2017
Páginas: 427

Isabelle es una mujer viuda que vive en un pueblecito cerca de Boston con su única hija, Amy, de 16 años. La relación entre madre e hija es tensa y la comunicación prácticamente inexistente. Cuando un nuevo profesor de matemáticas llega al pueblo, la vida de Amy da un giro radical: el profesor y la alumna empiezan una relación que despierta la sexualidad de Amy. Y, poco a poco, Amy descubre un mundo diferente, que no tiene nada que ver con el ambiente claustrofóbico que vive con su madre. Cuando Isabelle descubre que su hija mantiene una relación con el profesor, se siente humillada y traicionada, rompe con su hija y, a la vez, se sumerge en sus frustraciones y se arrepiente de no haber vivido su vida.

Mis impresiones

A Elizabeth Strout, que es poseedora del Premio Pulitzer entre otros, la conocí con Me llamo Lucy Barton. Una novela que con sencillez y delicadeza nos hablaba de las relaciones madre e hija a través de dos mujeres que compartían un reducido espacio físico y emocional. Amy e Isabelle no es su nuevo trabajo sino la primera obra que escribió y es una novela diferente a la anterior aunque con una temática que sigue siendo común: las relaciones materno-filiares.

“El verano que el señor Robertson se fue del pueblo hacía un calor terrible, y durante largo tiempo el río pareció muerto. Solo una culebra muerta y marrón que se extendía por el centro del pueblo, amontonando sucia espuma amarilla en sus orillas. Los extraños que pasaban por la autopista cerraban las ventanillas ante aquel nauseabundo olor a azufre, asombrados de que alguien pudiera vivir con semejante hedor saliendo del río y del antiguo molino”

Isabelle Goodrow es una mujer viuda que vive junto a su hija adolescente en una pequeña ciudad del sur de Boston llamada Shirley Falls. Cuando comienza la historia la relación entre ellas está empañada por la tensión y la distancia. Durante ese verano ambas trabajan en la misma oficina de una fábrica, pero intentan encontrarse lo mínimo y la comunicación se ha reducido casi por completo.

Para encontrar las razones de este distanciamiento hay que remontarse unos meses atrás en el momento en que Isabelle descubre una faceta de su hija que aún creía dormida. A sus dieciséis años Amy ha comenzado a desarrollar plenamente su sexualidad aunque en la opinión de Isabelle de forma correcta. Esta idea enfrentará a madre e hija.

He disfrutado mucho con la lectura de esta novela. Me encantan las historias que hacen referencia a las relaciones familiares siendo el género en el que más a gusto me siento. Quizás no sea una novela en la que ocurran grandes cosas pero su mayor virtud, en mi opinión, es la construcción de sus personajes y las delicadas relaciones que se establecen entre ellos. Ya no solo me refiero a las dos protagonistas sino también a los secundarios.

Un tema predominante en la novela es la maternidad, que es algo que se vive de forma muy personal y muy diferente de una mujer a otra. Isabelle ha criado sola a su hija. Es una mujer muy reservada (nunca habla de ella ni de su pasado) que llegó a Shirley Falls con la esperanza de criar bien a su hija y encontrar un marido que le ofrezca estabilidad emocional. Y con las inseguridades propias de cualquier mujer intenta que su hija no cometa los errores que ella cometió en el pasado.  Pero los adultos a veces en vez de intentar razonar con los hijos, se enfadan e imponen sus propias reglas.

Algo que Amy, la otra protagonista, no está dispuesta a aceptar. Porque Amy se está convirtiendo en una mujer, se ha enamorado, quizás del hombre que no debiera (aunque ¿quién puede saber esto con seguridad?) y para muchos es una relación inaceptable. Pero ella tiene las cosas muy claras. Al contario que su madre no le importa lo que la gente pueda pensar o el qué dirán.

Quizás cueste ver crecer a los hijos, ver que toman autonomía y que también ellos se van convirtiendo en adultos. Es un proceso que no puede frenarse y al intentarlo lo único que hacemos es cometer errores y malograr una relación que debería ser de confianza y cercanía. Y de pronto aparece la gran pregunta: ¿En qué me he equivocado? Se empiezan a construir muros que ya es difícil romper y cuando esto sucede el silencio se apodera de la relación. Y sin comunicación no hay nada. En este punto los sentimientos de Isabelle se vuelven contradictorios. Por un lado, siente miedo por su hija, por esa sexualidad incipiente y por otro lado, ella que siempre se ha avergonzado de su pasado, se arrepiente de no haber vivido la vida de una forma más abierta y más libre. Es cuando comenzamos a ver la evolución del personaje.

Pero no es una novela que únicamente nos hable de madres e hijas sino que Elizabeth Strout abarca otro tipo de relaciones de amistad, de compañerismo, de lealtad, de amor, de sueños, de errores cometidos a través de su variado elenco de personajes. Los cuales nos irán produciendo diferentes sensaciones a través de la relación de complicidad de dos adolescentes que juguetean y experimentan, de un ambiente de trabajo de charlatanería, risas y confidencias, aunque también de apoyo mutuo, de los deseos reprimidos, los romances imposibles, los desengaños, etc

Amy e Isabelle es una novela para disfrutar con tranquilidad, tiene un ritmo pausado en el que se ahonda muchísimo en la naturaleza humana. A través de un narrador en tercera persona omnisciente va recreando un mundo complejo y lleno de matices, con delicadeza y con mucha sensibilidad. La novela no se desarrolla en la actualidad y creo que en ningún momento llega a situarla cronológicamente su autora. Aunque por ciertos detalles y el estilo de vida de sus personajes podríamos fecharla más o menos en los años setenta u ochenta.

Conclusión

Ha sido un placer leer Amy e Isabelle, una novela que, como os he dicho, explora la condición humana a través de las muchas relaciones que aparecen en el libro. Una historia de frustraciones, de deseos, de la pérdida de oportunidades y de cómo hay que luchar por conseguir lo que uno desea.

22 comentarios:

  1. Me encantó Me llamo Lucy Barton y estoy deseando volver a leer a la autora. Así que esta me la llevo anotada de cabeza.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo también leí por primera vez a la autora con Me llamo Lucy Barton y lo disfruté mucho. Esta novela que nos traes hoy, por lo que cuentas podría gustarme, los temas que trata son de mis favoritos en literatura.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Apuntadísima queda, me gusta la autora y lo que cuentas de esta novela también.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esta novela tiene todos los ingredientes para gustarme y en verano comencé a leerla y no me enganchó. No fue el momento, le daré otra oportunidad porque la autora escribe muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues me llama la atención, pero como tengo otro de la autora para leer en breve, de momento este tendrá que esperar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. He leído dos libros de la autora, Me llamo Lucy Barton y Todo es posible, y me gustaron mucho, así que esta no la descarto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. No conocía a esta autora y creo que la novela no me convence del todo. Así que la dejo pasar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho Me llamo Lucy Barton, fue una de esas lecturas que se te quedan dentro durante bastante rato, tocan la fibra sensible casi sin proponérselo y calan, calan hondo.
    Solo por la experiencia con la autora y la novela anterior la leería sin dudar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de la autora, pero de momento no me llama mucho la atención, por lo que lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Así que vuelve la relación madre-hija... De primeras lo descarto. "Me llamo Lucy Barton" no me gustó, y aunque me gusta mucho el sello Seix-Barral, de momento lo dejo en stand by.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Pues esta la voy a dejar pasar porque Me llamo Lucy Barton no me gustó nada así que eso sumado a todo lo que tengo por leer hace que ni me plantee leerla.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. A mí sin embargo " Me llamo Lucy Barton" no acabó de llenarme...lo que me da mucha rabia también. Porque por ejemplo este título suena super interesante...así que no sé qué haré, lo pienso ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. La anterior novela de la autora me gustó y ésta la tengo apuntada pero para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
  14. Lo empecé a leer hace tiempo y quizás no fue el momento adecuado porque no logré conectar con la historia. Por como la cuentas tendría que ser de los que me gustan. Tal vez lo intente otra vez.

    ResponderEliminar
  15. Pues has conseguido que me llame y mucho la atención. Apuntadísima me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. La tengo pendiente. Dado que la anterior me gustó y lo que cuentas tú, creo que me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola preciosa!
    De momento la dejo pasar, demasiados pendientes.

    ─ Fantasy Violet ─
    Besotes! ♥

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que tiene una pinta estupenda. Como bien dices en las novelas de Strout no es que ocurran grandes cosas sino que es su forma de abordarlas y darles matices la que te gana.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Tengo a la autora apuntada pero aún no me he puesto con ella. Ya estoy tardando.Besinis.

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola!
    La historia me atrae muchísimo. Leer relaciones madre e hija me encanta, y ponerme en la piel de una y de otra, empatizar con ellas.
    Me la apunto.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. A mi Me llamo Lucy Barton me dejó algo fría, así que este no me llama demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola guapa!

    A mí me llama bastante la novela, me suelen gustar las de este tipo. No me importaría leerla.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!