lunes, 14 de enero de 2013

Cómo no ser una drama mamá - Amaya Ascunce


Este libro recoge en clave de humor las 101 inolvidables frases que su autora, Amaya Ascunce, junto a otros tantos niños de su generación escucharon constantemente en bocas de sus madres.
Se trata de consejos, advertencias incluso refranes con los que las madres marcaron las vidas de sus hijos y que estos juraron que no volverían a repetir. Pero también cuenta con la opinión de algunos expertos y la aportación de algunos lectores que se vieron identificadas con ellas.
Quién no ha escuchado alguna vez frases como «Te voy a lavar la boca con jabón», «Retírate el pelo de la cara, que estas más guapa», «Te voy a dar razón para que llores de verdad»  o «¿Pero tú te crees que soy la dueña del Banco de España?.

Mi experiencia con la novela
Quién de nosotros no ha escuchado en su infancia frases lapidarias como «Cuando seas madre comerás huevo», «Como tenga que ir yo…» o «Porque lo digo yo y punto». Y es que estas frases pronunciadas por nuestra madre en momentos claves eran capaces de disparar nuestro sentimiento de angustia, despertar nuestro instinto contra una amenaza o simplemente hacer que se nos pusieran los pelos de punta.
Toda una generación de niños vivimos con el chándal de táctel (que incluso cuando se rompía seguíamos llevando con pegatinas adheridas con la plancha), usábamos la ropa heredada de primos o hermanos mayores que nos quedaban dos tallas grandes,  esperábamos dos horas antes de meternos en la piscina para hacer la digestión, vivíamos con la incertidumbre de que si nos regalaban caramelos estarían impregnados con drogas o con el temor de que si te caías encima te iban a pegar.
Amaya Ascuence, la autora de esta novela, también fue una de esas niñas que recibió diversos consejos de su madre. Incluso a día de hoy, con 33 años y a 400 kilómetros de distancia su madre sigue recordándole que cierre la puerta al salir o apague los fuegos.
Una tarde después de tener una conversación telefónica con ella a Amaya se le ocurrió escribir todos los consejos maternos en un  papel y se dio cuenta de que tenía historias para rato. Así nació el blog http://www.comonoserunadramamama.com,  el paso previo que le conduciría a publicar su propio libro después de que la editorial Planeta se interesara en sus historias.
Amaya se ha convertido en una de las blogueras más conocidas de nuestro país. En su primer año tras la pantalla del ordenador recibió 145.000 visitas con lo que se dio cuenta que sus recuerdos infantiles eran muy comunes entre sus lectores y, ella que estaba convencida de que su madre era única en el mundo, vio que los consejos se repetían en muchas familias españolas.
En “Cómo no ser una drama mamá” podemos encontrar los 101 consejos, advertencias o casi amenazas que le daba su madre y que a día de hoy sigue utilizando aunque en menor medida. Nos relata cuales eran esos momentos en que su madre le soltaba esas perlas junto a algunas de las anécdotas o situaciones que los propiciaban.
Pero también explora que consecuencias han tenido estos en su vida, así Amaya intenta tomarse el zumo rápidamente para que no se le vayan las vitaminas, ha aprendido que los interruptores también se limpian y siempre sale de casa bien surtida por lo que pudiera pasar.
Después de hacernos participes de cómo han influido estos consejos en la persona en la que se ha convertido, intenta encontrar la forma de cómo no convertirse en una futura drama mamá sopesando las ventajas e inconvenientes de estos consejos y su posible utilización futura. Sobre muchos de ellos no encontrará ninguna excusa o excepción que permita su utilización pero algunos de ellos pueden resultar provechosos.
Juramos que nunca seremos como nuestros padres, nos creemos mucho más modernos pero el daño ya está hecho y las frases están fuertemente arraigadas en nuestro subconsciente tanto que conllevan el peligro de ser arrojadas a nuestros hijos en cualquier momento. Porque algunos de esos niños inevitablemente harán del drama su forma de vida.
En este libro también cabe la opinión de dos expertos en la materia. El conocido psicólogo Javier Urra al que vemos frecuentemente en televisión  y Rocío Ramos, la supernanny de la tele que ofrecen su punto de vista acerca de la utilidad de estos consejos en la educación de los niños. Algunos tienen una buena explicación y de uso se puede adquirir un buen provecho, otros en cambio son erróneos.
Por último y para completar el relato se incluyen algunos de los comentarios que los lectores anónimos del blog dejaban en cada entrada y que contaban la propia versión de sus padres o su experiencia sobre los mismos.
Pero ¿Qué son exactamente las drama mamás? Son esas mujeres que ponen realmente todo su esmero en conseguir que de sus hijos “alguien de provecho”, que no se cansan de cuidar y que siempre tienen una frase, consejo o chascarrillo para todo pero que en fondo intentan avisar de todos esos miedos a los que se enfrentan y evitar que sus hijos caigan en ciertas situaciones. Son madres que remeten con ahínco a sus hijas la camiseta por debajo de las bragas, que les ponen pilas de ropa encima para dormir, que son capaces de evitar los cortes de digestión, que advierten sobre el peligro de las drogas en la coca-cola o que son capaces de levantarte bien temprano un domingo por la mañana porque “si vales para trasnochar también para madrugar”.
Los protagonista del libro es “La Nena”, que es el nombre con el que conocimos a la autora antes de que pudiéramos ponerle una cara.  Amaya fue una niña ocurrente, revoltosa, contestona, nerviosa y  mala comedora, una personalidad que sin duda aumentó el dramatismo maternal. Por supuesto la otra gran protagonista es su “drama mamá” de la que Amaya dice que “En realidad es una mujer muy culta, trabajadora, muy cariñosa y con mucho sentido del humor”. En un segundo plano y con poca participación están su “no drama papá” con las ideas mucho más claras que su madre y su hermana que tenía un carácter mucho más tranquilo.
De forma muy sencilla y amena, el libro nos narra estos consejos en forma 101 capítulos, cada uno correspondiente a un consejo. “La nena” asegura que el 95% de estos consejos son reales (aunque estén un poco exagerados) y los escuchó a su madre aunque alguno parece ser propio de su abuela que siempre limpiaba la casa antes de que acudiera la chica, no fuera a pensar mal.
Tengo que reconocer que he pasado muy buenos momentos con este libro, sobre todo  en aquellos capítulos en los que me veía reflejada. La mía también es una “drama mamá” que me recuerda cientos de veces las cosas y que nunca se cansa de opinar sobre mis asuntos.
Para mí los mejores consejos son aquellos con los que me he visto identificada y que más de una vez he escuchado. Otros simplemente no los conocía como “Elegir entre culo y cara” que viene a decir que cuando se adelgaza, el culo mejora pero va en detrimento de la cara que no goza de su mejor aspecto.
Leyendo el libro me ha venido a la mente una ocasión en la que estando en una piscina pública había una señora que veía como su hijo disfrutaba en el agua. El muchacho seguramente era poco temeroso y la madre cada vez se angustiaba mas hasta que va y le suelta “Como te ahogues, te mato”. Esta frase se ha convertido en todo un mito en mi vida y frecuentemente mi marido y yo la recordamos y a pesar de que hace bastantes años que sucedió aquello nos sigue divirtiendo.
Pero aparte de las bromas y el marcado carácter humorístico del libro en él podremos encontrar una forma de criar y educar a los hijos de toda una generación, de un estilo de vida en el cual todavía quedaba mucho por hacer y descubrir. Donde algunas creencias estaban fuertemente arraigadas en las madres y la información no estaba al alcance de todo el mundo.
Conclusión
“Cómo no ser una drama mamá” me parece un libro muy entretenido para recordar algunos fragmentos de nuestra infancia. Para leerlo a ratitos y divertirse con él.

35 comentarios:

  1. El "Como te ahoges, te mato", muy bueno. Me ha hecho sonreir en lunes, que ya es decir ;)

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido divertidísimo, mas que nada porque las mismas frases que me decía mi madre, me sorprendo a mi misma diciéndoselas a mis hijos. Voy derechita a ser una drama mamá, así que seguramente lo lea.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un libro desconocido para mí hasta ahora. He de admitir que no es uno de esos libros que esté acostumbrada a leer, pero también reconozco que me suscita la curiosidad. ¿Será el lenguaje de los padres un elemento universal?

    ResponderEliminar
  4. A mí este tipo de libros no me atrae nada. La autora es de Pamplona y su madre trabaja con mi suegra. Mi cuñada y mi suegra lo han leído pero no les ha entusiasmado, así que yo lo dejaré pasar. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. El blog parece ser bastante conocido pero ni idea de que se hubiera hecho también un libro.

    ResponderEliminar
  6. Ste libro no me llamaba mucho pero después de leer la reseña creo que de Dorothy o Rosalía y ahora la tuya me habéis dejado con ganas, tiene pinta de ser divertido
    besos

    ResponderEliminar
  7. Yo la seguía en el blog y tengo el libro, pero todavía pendiente! ;D

    ResponderEliminar
  8. Me hace mucha gracia esta historia. No soy madre, pero con los años veo mucho de la mía en mi misma. Y en algunos casos me parece increíble. Aún así no descarto leerlo si cae en mis manos algún día.
    Jajaja "si te ahogas te mato" .Es buenísimo, y muy de madre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Este estilo me gustan mucho para el verano, me la anoto que me da curiosidad por las cosas de la infancia jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Tomo nota porque siempre hay un momento en el que lo que te apetece es pasar un buen rato y echarte unas risas!
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Tiene que ser muy curiosa esta novela xDD Sin duda cuando eres madre te deben implantar un chip para decir automáticamente todas estas frases de madre xDDD ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Ohhhhhhh.... este sí que tiene que caer. Mi madre también me decía cosas así. Me lo apunto inmediatamente. Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  13. Tiene pinta, por las reseñas que me han llegado, de ser un libro divertidísimo y con el que es muy sencillo identificarse.

    Incluso yo, que aún no llego a los treinta, recuerdo cómo mi madre me prohibía entrar en la ducha justo después de comer, por aquello de la digestión :P

    Un besín!

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué divertido libro! Lo justo para reirse de la parte de la infancia que normalmente menos recordamos pero que más se nos ha grabado, un montón de frases hechas que recordamos y que utilizamos más de una vez aunque nos pese.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. No me llama mucho aunque me ha hecho gracia la reseña. Todas las madres son iguales.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Había visto este libro en tiendas pero no me había parado a leer la sipnosis. Me ha gustado mucho, seguro que cae, de vez en cuando me gusta desconectar de las grandes historias y leer algo más ligerito.Saludos

    ResponderEliminar
  17. Albanta, debe estar curioso pero no me llama en absoluto. Lo que sí me ha gustado leer ha sido la historia que pones en la entrada, de cómo empezó todo para la autora y cómo llegó a publicar nada menos que con Planeta. Una historia curiosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me encantaaa! Mi madre es la mayor "drama mamá" existente pero yo soy peor, fíjate que no tengo hijos y a veces me he sorprendido a mi misma diciéndole cosas que me decía mi madre...al perro! Jajaja
    Un beso!

    laseternaspalabras.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  19. Divertidisimo... a tod@s nos ha calado hondo alguna frase de nuestras madres... no será difícil sentirse identificado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Jjajaja, no hace mucho le eché un vistazo y me produjo mucha curiosidad, me vi muy reflejado en las frases, seamos de donde seamos, los tópicos son idénticos. Recuerdo ademas, que viendo el libro estaba con un amigo que dijo algo así "Yo a los siete años me enteré de que no me llamaba "Cállate". Me hizo mucha gracia. Un beso albanta.

    ResponderEliminar
  21. Parece una buena opción para intercalar con otras lecturas y pasar un buen rato. Creo que yo reconocería un buen montón de esas frases y me temo que algunas han calado tan hondo que yo también las he usado, aunque muchas veces cuando voy a soltarlas empiezo con un: como decía tu abuela...
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Parece un libro divertido, ideal para ir leyendo a ratos, disfrutando de las anécdotas. No creo que lo lea en breve, pero creo que se lo puedo recomendar a muchos conocidos. 1beso!

    ResponderEliminar
  23. Pues no se que decirte, parece más que nada una curiosidad que un título... luego resulta que muchas veces caigo en ellos y acabo leyendo cosas insospechadas, así que no digo nada.
    Eso si, me ha encantado las reflexiones de la reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Te diré que el otro día vi la agenda y tentada estuve para regalarla (un poco maliciosamente la verdad) el libro lo había visto por algún blog y como dices puede ser algo entretenido y divertido conocer estas reflexiones tan "madreras". Besos

    ResponderEliminar
  25. Le tengo echado el ojito a este libro de hace tiempo. A ver si me animo, que me parece que me voy a reír mucho con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  26. Como acabo de leer en un libro, "todos nos acabamos convirtiendo en nuestros padres". En todo caso, es un fatalismo que no me afecta demasiado (será por la edad...).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. creía que el enfoque del libro era otro, asi que me lo llevo apuntado. Un besote!

    ResponderEliminar
  28. Haha, me parece entretenido, pero no es el tipo de libro que me compraría... de todos modos, como lectura ligerita, tiene buena pinta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Parece un libro muy divertido!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Pues sí que suena divertido. :-)

    ResponderEliminar
  31. Veo que lo del Banco de España es universal, como el bofetón para que llores por algo. Parece divertido, igual que cuando hablas de crianza con distintas madres y se hace una recopilación de las cosas que no soportabas de tu madre, salen muchísimas de esas cosas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. No lo conocía, ni a la autora, pero sin duda merece la pena. Estoy segura de que también me veré reflejada.

    ResponderEliminar
  33. Un libro que me puede sacar más de una sonrisa.
    Cantidad de frases que me decía mi madre se las digo a mis hijas, y me salen de forma natural, sin pensarlas. Tremendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Yo sigo el blog y la verdad es que me parto de risa con las historias que cuenta, me imagino que en el libro además de reunir esas historias incluirá alguna más ¿no? Bsos

    ResponderEliminar
  35. Es buenisimo,yo lo tengo y no se lo presto a nadie!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!