jueves, 25 de julio de 2019

¡Váyanse ustedes a la mierda!💩💩💩

Ayer u hoy (no lo tengo muy claro) me han expulsado de un grupo de Facebook. No tiene nada que ver con libros ni con literatura. Y como no tengo ningún problema con ello y considero que no he hecho nada tan grave como para merecer este mérito, voy a decir cual es. Su nombre es Realfooding, el que administra (o lo hace alguien en su nombre que no lo tengo muy claro) el famoso nutricionista Carlos del Río. Seguro que muchos lo conoceís porque ha sacado libro y todo.

Es un grupo basante "especialito" porque tiene una forma de pensar muy rígida y cerrada que no comparto en absoluto pero me gustaban muchos de los consejos sobre comida que ofrecían (muchos pero otros muchos, muchos, muchisímos me han parecido de lo mas absurdo). Es la razón por la que seguía allí.


El caso es que alguién colgó la foto de su meriend,a que eran dos plátanos congelados y otra persona comentó que no le resultaban apetecibles. Me asombró como a está última le recriminaban que diera su opinión, que para criticar que se fuera a otro lado. En mi opinión fue respetuosa y lo dije en un comentario añadiendo que debemos dejar de ofendernos por todo. Resultado: Estoy fuera del grupo. Sin más.

Y os preguntaréis a qué viene todo esto. Y es  que hoy mismo me he econtrado un debate bastante absurdo que me ha recordado a lo que me ha pasado en el grupo. Y es que parece que opinar se ha vuelto un deporte peligroso. Estoy harta de ver como todo el mundo se ofende por todo en las redes sociales, que no entiendan que cada uno tenemos el derecho y la libertad (así lo dice la constitución) de expresión.

Os pongo en antecendetes. Una compañera bloguera (de cuyo nombre no quiero acordarme... bueno sí, pero no sabe que estoy escribiendo esto) publica una reseña de un libro en el que hay ciertas cosas que no le han gustado. Reacción inmediata en Twitter: "Es que no tiene suficiente bagaje lector", "No entiende que esto es característico del género" "Que es puritana" y otra serie de opioniones que como si son favorables al escritor si que son válidas. Me gustaría haber entrado al trapo, decirles cuatro cosas e irme tan a gusto. Pero no lo hago y es porque cada uno tiene derecho a opinar como quiera, como le guste, o como le salga del cipote (perdonen si me pongo vulgar, no acostumbro pero lo estoy viendo tanto que se me ha pegado y considero también que es necesario). No saben encajar una crítica y esa es la verdad.

Un linchamiento que veo retorcido, innecesario y cobarde porque no han sido capaces de nombrarla. Han ido sibilinamente a machachar (muchos ni sabían el origen del tuit) y a incluso burlarse de una de las personas más honestas que conozco en la blogosfera. Pero que a la vez sabe dar su opinión sin menospreciar el trabajo de nadie, sin insultar y sin ridiculizar. Ella es mucho más respetuosa que todos esos talibanes de la moral literaria.

Porque a las alturas que estamos son más intransigentes que la Santa Inquisición. Todo lo crítican, todo les parece mal.

Si recibes libros "gratis", uy es que tu estás vendida a la editorial. A pesar de que nadie regala su esfuerzo, tiempo ni trabajo que es justo lo que hacemos muchos blogueros. Sabéis las cantidades que se cobran en otro tipo de blogs por hacer publicidad a sus productos. Y os guste o no los blogs hacemos publicidad a un precio regalado. Y eso interesa tanto a autores como a editoriales si no nadie enviaba nada a nadie.

Si criticas un libro es que no tienes bagaje lector o eres corta de miras. Si te equivocas en un dato es que no lo has leído.


Pero ¿Esta gente no tiene vida propia?


Y ahora viene lo que cada vez que os leo me gustaría decirles:



8 comentarios:

  1. Muchas gracias por lo que me toca. La verdad es que opinar se está convirtiendo en un deporte de riesgo: si lo haces de forma positiva, mal; si opinas negativamente, mal ; si justificas tu opinión, mal también. Pero mira, con estas cosas todo el mundo queda retratado. Y hay gente que sale terriblemente mal en la foto
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las redes sociales han aportado muchas cosas positivas al ámbito de las relaciones personales y de la libertad de expresión, pero también recogen lo peor de las peores personas que aprovechan el anonimato que les ofrecen para ocultar su falta de empatía y, sobre todo, su falta de neuronas útiles.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Estoy perdida y no me importa. Yo leo, y disfruto leyendo, blogs literarios (se aprende mucho de ello). A mí me gustan las opiniones sinceras y detesto las que no lo son. Puedo intuir por dónde van los tiros (dos más dos son cuatro) pero eso no hace que comprenda cómo es la gente en las redes.

    Sobre lo de tu grupo de facebook, es increíble pero muy cierto: a la gente no le gustan las críticas aunque no sean dañinas ni malintencionadas. Si te vale, a mí me echaron de un book-tour porque me dijeron literalmente "no era una persona de fiar porque no comentaba lo suficiente en el grupo de wasap que se había creado"... claro, yo trabajo, tengo obligaciones... y esa persona - que administra un blog - es alguien que cobra a los autopublicados por página leída de sus novelas para hacer reseña en el blog. Ahí queda eso

    Un abrazo
    (nos seguiremos leyendo en las redes)

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón en todo lo que comentas y sí, yo también creo que últimamente, todo el mundo está a la que salta, para tirarse a la yugular del que no opine igual.
    Si hablas bien de un libro, es que la Editorial te lo ha regalado o eres muy amiga de su autor, si hablas mal de él, tu opinión no importa, porque no no tienes criterio o conocimientos suficientes para emitir una opinión.
    La gente tiene la piel muy fina últimamente y todo lo que dices, ofende...Sinceramente, no me gusta nada el rumbo que está tomando todo.
    Respecto a este blog de comida, no lo he visitado, pero si la respuesta de su administrador ha sido bloquearte, en vez de apaciguar los ánimos...aire!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Estoy completamente de acuerdo en todo lo que dices. Y estos talibanes que se aburren mucho y no saben ni a qué palo le dan porque emprenden batallas sin ton ni son me dan mucha pereza. Quédate donde te aprecian.

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Sobre el grupo ese en el que estabas (que no lo conocía ni me suena el que ha sacado un libro) si fuera por mi ni entraría. Y si, últimamente no puedes opinar nada sin que te salten al cuello (a pesar de que muchas personas dicen: comentadme, quiero saber vuestra opinión, y tu vas y se la das.... y mas tarde hay bronca).
    Por eso mismo, yo las redes las uso lo justo y me quedo en mi mundo de leer y disfrutar con mis otras amigas blogger, hablando de libros (que es gracias a ellas que me entero de este tipo de cosas, si no nada).
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Pues estoy de acuerdo, que se vayan a la mierda los del plátano, igual lo han congelado para así poder metérselo por ....
    yo en el mi blog comento libremente y en general me gustan casi todos los libros que leo pero el que no me llega pues lo digo, lógicamente no quiere decir que el que no me ha gustado sea peor escritor o peor libro ya que yo no soy el mesías, pero para eso es el blog. Además, ventajas de tener pocos seguidores, nadie me envía nada y si alguna vez lo hacen no es un pacto tácito para que diga lo guapo que es el niño.

    ResponderEliminar
  8. Las redes sociales tienen muchas cosas positivas, pero las negativas se hacen cada vez más evidentes. No sé si es por la facilidad de decir muchas cosas desde el anonimato, pero cada vez hay más crispación, llegando a la descalificación y el insulto. Me sorprende, especialmente, lo que ocurre con los libros, autores y autoras a los que no les gustan las opiniones de sus lectores y que critican en las redes sociales para que puedan ser, a su vez, vapuleados por sus seguidores.
    En fin, que entiendo perfectamente el título de tu post ;)
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!