miércoles, 25 de enero de 2012

Por favor, cuida de mamá - Kuyng-Sook Shin


Park So-Nyo es una granjera coreana de 69 años que en una de sus visitas a Seúl, donde viven sus hijos, desaparece misteriosamente en la estación central.
Después de pasar toda la vida consagrada al cuidado de su familia sus facultades mentales han mermado y cuando su marido la dejó atrás para montar en el vagón de metro Park So-Nyo no pudo seguirle.
A partir de este momento sus hijos comienzan una búsqueda desesperada a través de las calles de Seúl, publicando anuncios en el periódico y repartiendo panfletos donde ofrecen una recompensa a quien indicara el paradero de su madre.
Pero el tiempo pasa y la madre no aparece. Con su ausencia sus hijos la tienen más presente en sus corazones. Conoceremos a través de sus voces como es la vida de esta mujer y como se sienten ellos, su culpabilidad y su miedo de no volver a verla. Los recuerdos les hacen examinar con lupa como fue la vida de su madre y a cuestionarse quien era en realidad. 

Park So-Nyo
Es una mujer humilde que ha sacrificado toda su vida al cuidado de su familia. Conoce sus propias  carencias y se avergüenza de ello, se crió en las montañas y nunca pudo aprender a leer ni escribir aunque le hubiese gustado.
Se casó con su marido sin conocerle y sin amarle cuando solo tenía diecisiete años mediante un matrimonio concertado que se apresuró debido a la guerra. Su marido tampoco la quería y se pasó la vida, yendo y viniendo, abandonándola y retomándola pero siempre sin tenerla en cuenta y sin contar con ella.
Con su fortaleza y buen hacer ha alimentado siempre a su familia, puesto que se ha dedicado a cultivar el campo y cuidar animales con una especie de don. Todo lo que tocaba daba sus frutos. Lo único que siempre tuvo claro es que sus hijos debían estudiar y tener una vida mucho mejor que la suya. Y para ello, trabajó sin descanso y sin apenas cuidar de ella misma. Siempre dio lo máximo a su familia, todo lo que estaba en su mano mostrando una generosidad enorme.
Con el tiempo comenzó a sufrir unas terribles jaquecas que la paralizaban y sufría en silencio sin comentar a nadie de su familia. La realidad se fue difuminando y comenzó a tener problemas para recordar cotidianas que hasta ese momento había realizado a diario. 

La familia

La narración corre a cuenta de su familia, son ellos quienes nos van desgranando poco a poco y a través de sus recuerdos, como fue la vida de su madre y su relación con ellos.

En el primer capítulo conocemos a Chi-hon la tercera hija, de forma que como si se narrars a si misma los acontecimientos que están sucediendo, la desaparición, la búsqueda y sus sentimientos vamos conociendo el entorno de la protagonista.

Chi-hon es una famosa escritora con treinta y cinco años que aún no ha tenido tiempo de casarse. Al igual que sus hermanos vive en Seúl, todos han huido de la precariedad del campo.  Su estilo de vida es muy activo, viaja mucho presentando sus libros y apenas tiene tiempo para visitar a sus padres ni siquiera para realizar una simple llamada de teléfono. Por esta razón su relación con su madre se había distanciado un poco.  Después de desaparecer su madre comienza a reflexionar como no había tenido paciencia para dedicarle a su madre el tiempo que necesitaba, como sus conversaciones se habían convertido en frases simples y vacías. En parte porque las correspondientes vidas de madre e hija tenían muy poco en común.
En el siguiente capítulo conocemos a Hyong-chol, el hijo mayor y favorito de Park So-Nyo. En quien ha vertido todas sus esperanzas y a quien más y mejor ha dado de los hijos. El único exento de colaborar en las tareas familiares y del campo para que gozase del tiempo necesario que requería el estudio. Un estudiante de matricula, inteligente y trabajador, que ha conseguido con mucho esfuerzo ser el director de marketing de una empresa inmobiliaria.   A pesar de todo Hyong-chol, cuyos esfuerzos nacían del deseo de poder cuidar mejor de su madre, no logra alcanzar lo máximo a lo que su madre aspiraba para él y se siente frustrado por ello.
El tercer capítulo corre a cargo del marido y padre de familia. Un hombre que se casó sin amar y que por ello trató con crudeza a su mujer. Y es a raíz de su desaparición cuando recapacita y se da cuenta de lo que en realidad necesita a su mujer y del daño que le produce su ausencia. Park So-Nyo siempre había estado ahí cuidando de todos, disponible, incólume, parara lo que pasará. Y él había sido mezquino con ella, no le había dado ningún valor ni siquiera la había escuchado. Nunca fue cariñoso con ella, nunca tuvo un gesto amable tan solo tenía ganas de huir.
En el cuarto capítulo se produce un cambio sorprendente y es que la voz narrativa la toma la propia protagonista desaparecida. Narrándonos su vida, sus sentimientos y ofreciéndonos ella misma la visión de su propia familia. Como trabajaba con ahínco para que su familia saliera adelante, su vergüenza ante su propia ignorancia de no saber leer  y como sufría por sus hijos que aunque quería no podía ayudar.
Sus hijos, su marido, su cuñada son los protagonistas de esta parte.
Mi opinión

“Por favor, cuida de mamá” más que un libro, me parece una auténtica joya. La historia está narrada con una delicadeza y un gusto extremo. Es inevitable que esta novela te emocione, es tierna y sensible y transmite sobre todo un mensaje común al que tiene todo el mundo y son los sentimientos maternales.

El argumento gira en torno a las emociones y recuerdos que surgen en una familia cuando la madre inesperadamente desaparece. A la vez  que comienzan una búsqueda desesperada surgen distintas reacciones entre ellos, una de ellas la culpa, la primera. Y es que la culpa es tan fea que nadie la quiere. La primera reacción es buscar el responsable. Quien podía o debía haber evitado esta situación. Los hermanos se recriminan el no haber hecho nada para impedirlo.
Luego está el remordimiento. Cuando ocurre algo negativo siempre pensamos en porque hice aquello y no esto, porque precisamente ese día cambié de opinión, cogí otro camino o al final no fui. Todo de tipo de cuestiones que desembocan en ¿Porqué no hice nada para evitarlo?
Después vemos como el miedo se apodera de los protagonistas. La pérdida de su madre es una realidad desalentadora. Dice la autora algo así como que una madre es como el aire, que no lo echamos en falta hasta que no lo tenemos.

A veces uno no es consciente del valor de su madre y su influencia en su propia vida. Como han cuidado de nosotros, como han renunciado a su propia existencia para volcar todo su amor en nuestro ser.

Pero a veces tampoco nos damos cuenta de que antes de ser madre, la nuestra era una mujer que tenía una vida propia. Las madres no nacen siéndolo. Pero realmente ¿Cuándo somos conscientes de ello? Porque hay un momento en la vida en que aprendemos esto, que nuestra madre fue niña, adolescente y mujer. Antes de todo. No sabemos a qué ha renunciado por y para nosotros. Esta es otra de las cuestiones que se nos plantean en la novela y es si sabemos realmente quien es nuestra madre, sus gustos, sus aficiones, sus sueños.

El lenguaje en que la novela es muy sencillo y natural pero sobre todo muy próximo porque los hijos se refieren a Park So-Nyo siempre como mamá que aporta mucha cercanía , intimidad y ternura a la novela.
Al principio de cada capítulo cuesta  un poco discernir quien es la voz narradora pero poco a poco la autora nos lo hace saber con gran maestría.
La novela me ha durado tan solo dos días, unos momentos en que he disfrutado con la cantidad de sentimientos que se han despertado en mí. Esta novela constituye todo un homenaje a una figura que en ocasiones queda algo relegada en la sociedad. Esa figura que nunca está enferma, que nunca se queja, que es capaz de hacer doscientas cosas a la vez, de solucionar en un instante todos los problemas de la familia. Al menos esto es lo que pensamos cuando somos pequeños. Porque nuestra madre es aquel ser indestructible que puede con todo y nunca relega de sus obligaciones.

¿Por qué leer esta novela?

Si buscas una historia sencilla, tierna y llena de emociones, una historia en la que puedes verte reflejado e incluso evocar imágenes de tu propia vida esta es tu novela.

Una frase….

“¿Hasta donde llegan los recuerdos de alguien? ¿Los recuerdos de mamá?” (Página 16)

8 comentarios:

  1. Me alegro de que te haya gustado, aunque no me extraña, como muy bien dices, es una auténtica joya, muy recomendable, la leí en verano y me encantó. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Se nota que te ha gustado mucho. Ya tenía pendiente esta novela entre mis pendientes, y ahora sube puestos, que me has dejado con unas ganas enormes tras tu fantástica reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Varias han sido las veces que he estado rondando este libro, pero no sabía que hacer y, en algunas ocasiones, nos equivocamos. Ahora sí, me confirmas que merece la pena leerlo. ¡Apuntado!

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo en mi lista de pendientes desde que lei la reseña de Goizeder, me alegro de que a ti también te haya gustado tanto y espero poder leerlo pronto
    besos

    ResponderEliminar
  5. Ya conocía esta novela por una reseña en otra página web y me encandiló. Tú me has acabado de ganar para la causa. Apuntadísima queda!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Ya tenía este libro apuntadito. Con tu reseña me has dejado con muchas más ganas de leerlo. Me alegro que lo hayas disfrutado tanto.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en mi lista, algún día me gustaría leerlo. La verdad es que creo que me puede gustar, y la portada ¡me parece preciosa!

    bsos!

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo apuntado ya, que hace no mucho leí una reseña en otro blog y me llamó bastante la atención =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!