domingo, 6 de marzo de 2011

El club de las chocoadictas - Carole Matthews

Para Lucy, Autum, Chantal y Nadia el chocolate no es solo un delicioso alimento, sino que representa una fuerte adicción en su vida. Así frecuentemente se reúnen en Chocolate Heaven, un sofisticado club situado en Londres donde se deleitan saboreando bizcochos, brownies, trufas y cualquier golosina chocolateada.

Pero esta adicción al chocolate tiene su fundamento y es que sus vidas amorosas son un autentico desastre y para soportar el día a día han elaborado una declaración de principios y consejos de supervivencia para momentos de estrés:
1.       Respira hondo
2.        Cuenta hasta diez
3.        Come chocolate

Así Lucy quizá con la ayuda de estos tres consejos pueda decidir si es Marcus o Aiden el hombre con quien quiere compartir su vida, Autum por fin decida dedicarse tiempo a ella misma y olvidar los problemas de su hermano, Nadia encuentre la solución a sus problemas con el dinero y Chantal aclare por fin su vida y decida qué hacer con su matrimonio.

Personajes
Es una novela de la que podría decirse que los cuatro personajes son protagonistas aunque en realidad se centra más en una de ellas. Los personajes femeninos son los que van trazando el hilo argumental mientras que los masculinos son un simple recurso adicional en la historia pero son necesarios para poder desarrollarla y hacer que tenga sentido. De ellos apenas tenemos datos, solo conocemos a estos personajes por lo que las protagonistas piensan de ellos y la información que ellas no aportan.
Lucy Lombard es la protagonista de la historia al menos es quien nos narra todo lo que va sucediendo y quien nos aporta su punto de vista a pesar de ser una novela coral en la que varios personajes comparten el protagonismo de la novela.
La parte femenina
Lucy es un chica juvenil, con la melena corta y rubia. Trabaja en el departamento de ventas en una empresa de recuperación de datos. Solo es un trabajo temporal e indeterminado que resulta de lo más aburrido pero no es el trabajo de su vida y espera poder encontrar otro en un periodo breve de tiempo. Pertenece a una familia desestructurada, sus padres están separados y parece que Lucy no comparte demasiada intimidad con ellos. Su madre vive en España con un viejo rico y su padre en el sur de Inglaterra con una rubia de bote.
Sale con su jefe Aiden Holby, a quien sus amigas llaman Crush, pero su relación peligra puesto que su novio se mudó a Australia por motivos de trabajo y ahora no contesta a sus llamadas telefónicas ni mails. Ante esta situación a  Lucy no le faltan motivos para sospechar que no toda marcha bien y sus temores se ven confirmados cuando en una conexión vía webcam descubre a Aiden con otra mujer en la habitación. Entonces decide olvidarse para siempre de él.
Como colofón su ex novio Marcus quiere volver con ella a pesar de que Lucy le había encontrado acostándose con otra. Iban a casarse incluso habían escogido la fecha de boda y reservar el lugar donde celebrarla. Para lucy representó un duro trance descubrir esa infidelidad.
Chantal, es una de sus amigas, es norteamericana y adinerada, siempre luce un peinado perfecto y es una mujer fuerte e independiente. La relación entre Lucy y ella se ha vuelto un poco tirante porque Chantal estuvo saliendo con uno de sus ex, Jacob, a pesar de que para ninguna de las dos este hombre fue importante.
Está casada con Ted aunque su relación está bastante deteriorada y se están dando un tiempo. Ambos pretenden salvar la situación pero algo no acaba de cuajar por lo que siguen viviendo separados. Ted tiene una libido sexual muy baja y a ella no le ha quedado remedio que seguir su vida amorosa con otros hombres. Además su marido no estaba dispuesto a tener hijos como ella pretendía.
Autum  Fielding tiene el pelo rizado y pelirrojo. Es una persona muy optimista.  Sus padres son muy ricos y tienen una gran mansión pero en cambio apenas tienen tiempo para sus hijos. Esta muy comprometida con el problema de la drogadicción quizá porque su hermano se ha visto envuelto en ese mundo y ha arruinado su vida, a pesar de que se encuentra en un centro su rehabilitación no es lo que ella esperaba. Autum colabora desinteresadamente con la causa e imparte clases de mosaicos y vidrieras en el centro para drogadictos.
Está saliendo con Addison un chico negro que está a punto de conocer a sus padres.
Nadia, es británica de origen asiático. Está casada con Toby y tiene un hijo, Lewis. Se ha mudado a la casa de Chantal porque se acaba de separar de su marido quien se aficionó a las deudas y no solo consiguió arruinarles económicamente sino que también echó a perder su matrimonio. Chantal no solo les ofreció una casa sino también les dejó dinero para salir de casa.
La parte masculina
Aiden Holby es el novio y jefe de Lucy. Recientemente lo han trasladado a Australia debido a un ascenso en su puesto de trabajao. Tenían pensado que Lucy se mudará con él pero entonces ella se rompió una pierna y como no pudo volar sus planes se aplazaron y quedaron en el olvido.
Es un hombre realmente encantador, y para Lucy el mejor novio que ella tuvo nunca. Ambos trabajaban en una empresa de recuperación de datos. Él era su jefe cuando se enamoraron.
Marcus es el ex novio de Lucy, es un mujeriego a quien Lucy pilló con otra mujer a pesar de que ya estaban comprometidos. Una vez se cansó de su amante decidió que quería volver con Lucy y estaba dispuesto a ser muy pesado con tal de conseguir de nuevo su objetivo.
Addison es el novio de Autum. También trabaja para la causa de la drogadicción pero en este caso él es el director del centro y su dedicación está orientada a busca empleos a quienes pretenden integrarse de nuevo en la sociedad. Es un hombre amable, respetuoso, atractivo y defensor del medio ambiente. Tiene cinco años menos que ella.
Jacob, ex novio de Lucy, se dedicaba a la prostitución. Su relación fue muy breve y ni siquiera llegaron a tener relaciones sexuales. Más tarde se lió con Chantal.
Clive y Tristan, son dos homosexuales propietarios del Chocolate Heaven


Estilo, contexto y estructura

La novela tiene 488 páginas y se divide en 92 capítulos. La historia nos sitúa en Londres donde se lleva a cabo toda la acción y comienza una semana antes de la navidad.
Esta novela está narrada en primera persona por Lucy una de sus protagonistas quien nos va a narrando todos los acontecimientos que suceden a todas las integrantes del club de las chocoadictas. La historia sucede en Londres en la actualidad con lo cual encontramos mujeres de hoy que intentan construir sus propias vidas.
La forma de narrar es totalmente lineal y con plena ausencia de cualquier estructura o recurso narrativo. Se acerca demasiado al nivel coloquial, incluso utiliza tacos en el relato. Resulta extremadamente fácil de leer, por los capítulos cortos, los diálogos y la simplicidad del argumento, incluso pienso que podrías pasar varias páginas del libro sin leer y no perderías gran cosa, con esto quiero decir que el libro es tan simple que hace falta que sucedan mas cosas, y eso que con cuatro protagonistas que cuentan cuatro historias ya hay mucho donde indagar.
Me ha dado la sensación, sobre todo al principio del libro, de que algunos de los capítulos están desligados de los demás, que hacen que la novela este desfragmentada y tenga problemas de continuidad y fluidez, vuelvo a decir que puedes dejar algún capitulo sin leer que no pierde el argumento.
La verdad es que el libro no me ha dado ni frio ni calor. El argumento es muy soso. Se trata de cuatro amigas que evidentemente sus vidas están llenas de problemas y fracasos amorosos.
Me ha parecido curiosa la forma en que trata el tema de las relaciones y el amor, sobre todo a través de Lucy. Ella está a punto de casarse cuando descubre que su novio Marcus está con otra mujer, suceso que lógicamente les lleva a cortar la relación y ella rehace su vida con otro hombre a quien adora, Aiden, pero cuando descubre que ese hombre también le es infiel no duda en recaer  en los brazos de su su ex pareja, hasta ahí podría resultar razonable, lo que no me ha gustado es que lo hace por no estar sola o por no desilusionarse mas, no por amor ni cariño, que por otro lado también parece no tenerle a Aiden. Es un poco lioso, se debate entre dos hombres por los que a primera vista parece no tener demasiados sentimientos.
En cuanto a las demás, quizá sus actos sean mas consecuentes, por un lado Chantal cuyas diferencias en su forma de ver la vida la han llevado a separarse, Nadia, que también se ha separado porque su marido se ha vuelto adicto al juego y les ha sumido en la mas absoluta ruina. Para Autum los problemas vienen por otros derroteros, y es que su hermano tiene problemas con la droga no solo en cuanto a consumo si no tambien que esta metido en lios con los camellos. Mientras, su novio intenta que ella se desvincule un poco de estos problemas y se dedique a vivir su vida.
El argumento, a pesar de que cuatro personajes con estas  historias que podrían dar mucho juego es muy flojo y parece cojear por todos lados. Falta acción, elementos y datos que aportarían mucho interés a la novela.
Los personajes femeninos son mas o menos pasables, aunque creo que no están bien definidos, conocemos muchos datos pero al final me he visto incapaz de empatizar con ninguna de ellas.  En cuanto a los masculinos simplemente parecen estar de relleno porque apenas los conocemos a pesar de que son la mitad de la novela.
Otra cosa que quería comentar, es que los capítulos parecen independientes unos de otros, sobre todo al principio porque la autora no los enlaza bien, de forma que uno habla sobre una cosa y al siguiente trata otro tema que no tiene nada que ver. Le falta continuidad y eso en mi caso al menos hace que pierda interés y me cueste concentrarme en la historia.
Aunque he leído en alguna critica que tiene un toque de humor, yo no lo veo por ningún lado y de comedia romántica como dicen tampoco, para mí es un drama un poco cutre y mal desarrollado. Porque la capacidad narrativa de la autora sinceramente me parece muy limitada. Siempre he creído que uno cuando escribe un libro no tiene porque ser rimbombante como podría ser Álvaro Pombo, o tener una técnica perfecta como García Márquez o una imaginación desbordante como Saramago, sino que puede acomodarse a una prosa sencilla y fluida como Marian Keyes, lo que no quiere decir que el libro parezca que lo ha escrito un niño de tres años.
Con todo esto quiero decir que el libro no me acaba de convencer, se lee fácil pero como fácil viene fácil se va, quiero decir no voy a recomendarlo, probablemente cuando termine de escribir esta opinión ni siquiera vuelva a pensar en él. Me encanta la sensación que dejan algunos libros cuando al terminarlos de leer, te vienen a la memoria incluso varios días después de haber concluido su lectura.
Conclusión
Es un libro entretenido sin más, se deja leer pero no aporta demasiado, ni al género ni a la literatura ni siquiera al propio argumento. Y sé que dentro de un par de meses ni si siquiera recordare de qué va.

2 comentarios:

  1. Este le acabo de coger de la biblioteca,ya volveré para dejar mi opinión

    ResponderEliminar
  2. Pues tenías razón,entretenido y poco más

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!