sábado, 15 de septiembre de 2012

La nieta del señor Linh - Phillippe Claudel

El señor Linh es un anciano que ha tenido que escapar de su hogar situado en un pueblo rural huyendo de una guerra que ha asolado con casi todo, con su familia, sus pertenencias y su vida. Tan solo le queda su pequeña Sang Diu.

Cuando desembarca en una ciudad desconocida de la que nada conoce, ni siquiera el idioma, tan solo puede contar con su nietecita que apenas tiene seis semanas de vida. Allí los servicios sociales le hospedan junto a varios compatriotas que le tratan con desconfianza en un piso de acogida a la espera de poder conseguir algo más adecuado para él.

El señor Linh pondrá todo el cuidado del mundo para sobrevivir en ese lugar y darle todo el cariño y atención que la niña necesita pero se siente solo y aislado en un mundo al que no pertenece y que no comprende. Pero algo cambia cuando conoce a Bark, un hombre que acaba de perder a su esposa y cada de día acude asentarse al mismo banco frente al parque donde ella trabajaba.

Mi experiencia con la novela

Tenía muchas ganas de leer esta aunque he ido postergando demasiado tiempo su lectura. Y una vez leída puedo asegurar que no me ha decepcionado en absoluto. Esta vez no haré la larga reseña a la que os tengo acostumbrados por dos motivos. Primero la novela es muy breve, tanto que ni siquiera llega a las 150 páginas y en segundo lugar creo que es una novela que hay descubrir por uno mismo.

“La nieta del señor Linh” es una historia conmovedora que trata sobre la soledad y el valor de la amistad. Es una historia sentimental y emotiva de forma que resulta inevitable no emocionarse con muchos de los acontecimientos que van sucediendo a lo largo de la novela.

El argumento nos cuenta como un anciano de origen asiático lo ha perdido todo, su hogar, sus hijos y su vida en una guerra que ha asolado la aldea en la que creció y en la que siempre ha vivido. Una guerra que ha terminado matando a todos sus seres queridos y tan solo le ha dejado con su pequeña nieta Sang Diu, una niña de seis semanas de edad cuyo nombre significa “Mañana Dulce”.

 Tras pasar un viaje lleno de complicaciones llega a una ciudad que podría cualquier ser cualquiera de Europa. Un lugar que no conoce, del que nada sabe y al que ni si quiera puede asignar un olor. Una ciudad fría y aséptica donde puede que el anciano ni siquiera pueda encontrar un lugar que ocupar. A su llegada los servicios sociales le instalan en un piso tutelado junto con otras familias refugiadas. Pero Linh se siente muy solo, desconfía de esas otras personas que hablar alto, ríen estrepitosamente, hacen bromas y en ocasiones hasta se pelean entre sí. Por su parte, estas lo tratan con respecto pero también lo miran con cierto recelo pensando que el anciano está mal de la cabeza.

El único aliciente que le queda en la vida es cuidar y proteger a su pequeña. Un bebé indefenso a quien adora. Sus mejores intenciones se centran en ella, en vestirla, alimentarla, asearla y darla todo el cariño que merece. No permite que nadie la toque ni se acerque a ella temiendo que vayan a hacerle daño.

Una mañana decide aventurarse y sale a dar un paseo por la ciudad. Aunque hace frío decide sentarse en un banco frente a un parque. Y allí conocerá al señor Bark, un hombre de apariencia amable que acaba de perder a su mujer debido a una enfermedad.

Aunque ambos hombres no pueden comunicarse a través de sus palabras establecerán otro tipo de comunicación basada en los pequeños gestos, en los detalles de uno con el otro, en el calor y color de voz, en una mirada amable hasta que cierta sensación de familiaridad se instala cómodamente en ellos y les ayuda a mitigar su  soledad.

Como os he dicho es una historia que trata de cómo dos personas que lo han perdido todo y se encuentran solas en el mundo terminan por encontrar un pequeño resquicio de esperanza. Un salvoconducto a la hora de aliviar su dolor. Durante su lectura ha habido momentos en que se me hacía un nudo en la garganta por la intensidad emotiva de los acontecimientos (y os digo que no es fácil emocionarme).

El señor Linh es un anciano pobre, de ambiente rural y desconfiado. El señor Bark, en cambio, es un hombre de ciudad, grueso y bonachón. Dos personas que poco tendrían en común si la vida les hubiera tratado de otra manera pero que son capaces de apoyarse cada uno de ellos en un desconocido por la urgencia de la soledad.

La historia es muy breve pero tiene una gran carga emotiva y no está exenta de cierta complejidad. La amistad que surge entre los dos hombres es maravillosa. Ninguno de los dos entiende el otro porque no hablan sus respectivos idiomas pero se entienden a través del lenguaje verbal, de las miradas y surge entre ellos cierta complicidad y gestos de cariño mutuo. Evidentemente suceden más cosas pero no voy a desvelar nada más.

La novela está narrada en tercera persona y centrada en el anciano Linh. En sus nuevas sensaciones al llegar a la ciudad y en los recuerdos pasados de los arrozales de su tierra natal y su añoranza por el tiempo pasado. Apenas existe acción pero tampoco se echa de menos porque la novela es muy breve. Es un relato sencillo, narrado de forma ágil y fluida y sin tener espacio para los adornos y las florituras.

La localización de la novela no está determinada. Sabemos que Linh procede de un país asiático que en ningún momento en nombrado como tampoco es nombrada la ciudad en que se desarrolla.

“La nieta del señor Linh” es una novela que se caracteriza por su sencillez pero sobre todo por su humanidad. Es una historia que destila sensibilidad y si os apetece emocionaros este es vuestro libro.

21 comentarios:

  1. Me recomendaron esta novela hace un par de meses, con motivo del día del libro, y desde entonces, la tengo pendiente. No la he visto físicamente, por lo que no sabía que era tan breve, así que creo que la buscaré en mi biblioteca para intercalarla entre otras lecturas. Me ha gustado muchísima tu reseña, gracias por ella. 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo la sigo postergando, pero, esta semana, entre esta estupenda reseña y la de 10.15 Saturday Night, veo que tengo que abrirle un hueco muy pronto en la agenda. Además soy una de esas lectoras a las que le gustan, entre otras cosas, las historias emotivas. A ver si lo leo de una vez y vuelvo por aquí para compartir mis impresiones. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ultimamente he visto muchas reseñas de este libro, hace tiempo que tengo ganas de leerlo, tiene pinta de ser una historia muy bonita
    besos

    ResponderEliminar
  4. Que buenísima reseña.
    Un libro, a todas luces, placentero de leer
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace bastante tiempo y opino lo mismo: es un libro que hay que leer; te enternecerá y soltarás unas lagrimitas con este hombre que ha perdido todo.
    Es un autor que merece la pena, aunque sus otras dos novelas son bastante diferentes; mucho más duras.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué curioso albanta! Hace muy poco que leí una reseña de este mismo libro. Tengo ganas de leerlo, de Philippe Claudel solo he leído Almas grises y me gustó mucho, sin embargo, después no seguí, no creo que tarde mucho más en leer este, me ha encantado la reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Lo leí hace algunos años y me encantö. Es magnifico :)

    ResponderEliminar
  8. me lo apuntoooo!!! es la segunda reseña que leo en unos días y he quedao convencida!! Un besote!!

    ResponderEliminar
  9. Partir de cero por una criatura... Gracias por hablarnos del señor Linh, 1 héroe gris, eterno superviviente con el corazón destrozado. Una gran historia, Bss

    ResponderEliminar
  10. Lleva tiempo entre mis pendientes pero esta semana, entre la reseña de Carol y ahora la tuya, que es también fantástica, me parece que sube muchísimos puestos en la lista de pendientes. Tengo que leer prontito este libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo apuntado ya de varios blogs y me confirmas que debe caer, además las novelas cortitas vienen bien y si encima son buenas ¿qué más se le puede pedir? Un beso

    ResponderEliminar
  12. No me importaría leerla. Ya leí algo de Claudel hace años y me gustó. Esta la tengo pendiente. Está en la biblioteca -ya la tengo localizada- y todos coincidís en que, aunque breve, está muy bien. No tengo excusa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Yo lo leí hace muchisimo tiempo y como suele decir una amiga, "lloré como una mona". Es un libro cortito que parece que no, pero hace sentir muchísimo, una joya de pocas páginas. Buenísimo, duro, triste, fascinante!!! Hacía mucho que no veía una reseña sobre el señor Linh y la peque ¡¡qué alegría!!

    Besos

    ResponderEliminar
  14. He leído muy buenas críticas sobre él, también me viene bien leer algo cortito de vez en cuando porque últimamente no bajo de las 800 páginas por libro.

    Lo leeré, un beso.

    ResponderEliminar
  15. Parece una historia muy bonita y muy conmovedora. Me la llevo apuntada.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Lo tengo en casa esperando, lo cogí hace poquito de la biblioteca y espero leerlo pronto, descubrí a este autor hace poco con Almas grises y me gustó mucho su estilo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Parece una historia muy dura, pero muy recomendable también.
    habrá que ver si puedo hacer un hueco, pero probablemente sea más adelante.
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Es preciosísimo!!!
    Fue de los mejores libros que leí el año pasado, me encantó, super tierno y emotivo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Un libro estupendo.Todo lo que he leido de Claudel me ha entusiasmado .Si no has leido Almas grises y El informe Brodeck te los recomiendo ,si te ha gustado este libro tambien te gustaran.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Acabo de terminarlo. De lectura sencilla, casi minimalista. Sientes, sufres y sacas fuerzas de flaqueza, con el Señor Linh, es una personaje con una fuerza arrolladora. El episodio que cuenta el amigo sobre la guerra, es digno de reflexión. Y por último, el desenlace te desarma.El Señor Linh es como el viejo de "El viejo y el mar", un superviviente.

    ResponderEliminar
  21. Lo acabo de leer y me ha parecido entrañable. Se lee muy rápido y a decir verdad se encoge el alma al leer la profunda y triste soledad del anciano, y del resquicio de esperanza que surge por la idea de la amistad...Precioso

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!