jueves, 26 de diciembre de 2019

Historias que no se contaron - Blanca Gago


La maternidad es una de las experiencias vitales que más cambia a una persona. Es sin duda algo, que por mucho que intentes ponerle palabras, nunca podrás transmitir con exactitud. También es cierto que una de las experiencias más personales que existen. Seguramente no habrá dos mujeres en el mundo que puedan contar lo mismo ni que la hayan vivido de la misma manera. Puede que en el discurso de otra no se reconozca por muy parecidas que sean sus circunstancias.

No soy de las que creen que ser madre sea algo absolutamente necesario para una mujer, no creo que un hijo sea imperioso para completar a una persona y siempre he pensado que la sociedad debería dejar de presionar a las que eligen no serlo. Dejar de preguntar sus motivos, dejar que cada mujer elija.

Sin embargo, tampoco estoy de acuerdo en esa corriente de madres que creo que se sienten “estafadas” por laS demás o de personas que piensan que todo son tabúes alrededor de la maternidad. Si. Hay cosas que no se cuentan, intimidades que a una no le apetecen describir y que prefiere vivir en la intimidad. Pero creo que no es ningún secreto y si nadie lo dice creo que es de sentido común el hecho de que un bebé, o dos, o tres, o los que sean te cambian de forma diametralmente opuesta la vida. No hay que ser un genio para saber que durante muchos años tendrás un ser que depende casi practica y exclusivamente de ti. Creo que muchas hemos hablado de esta dependencia, del cansancio, de la falta de sueño, del desgaste físico y psicológico y el descontrol de una misma. Creo que solo hay que ver a una mujer que acabe de ser madre para saberlo.

También nos convencen de que todas tenemos que vivir bajo el mismo arquetipo de madre: la mujer paciente, omnipotente, fuerte, perfecta que es capaz de llevar a cabo la lactancia como si fuera tan fácil como beberse un vaso de agua, madres que saben cuándo tienen que cambiar un pañal, cuando dar una medicina, qué ingredientes poner exactamente en el puré. Y no, realmente no es así. Todo es mucho más complicado.

De todo esto y de muchas otras cosas más, referentes a la maternidad nos habla Blanca Gago en la que es su primera novela titulada Historias que no se contaron. No es una novela de ficción sino más bien una especie de “ensayo novelado” (no sé si técnicamente existe algo así) en el que a través de Ana, la protagonista de esta historia conoceremos las dificultades de ser madre y compaginarlo con su trabajo: la escritura.

No solo nos habla de ella, sino que va intercalando las historias de otras muchas personas que no llegaron a contarse. Poco a poco va citando y sacando a la luz lo que vivieron y ellas mismas contaron escritoras como Sylvia Plath, Lydia Davis, Virginia Woolf, Maggie O´Farrell o Edna O´Brien entre otras. Algunas más conocidas que otras para mí. Muchas tuvieron graves problemas emocionales, depresiones, otras se sintieron la soledad más absoluta, la frustración, el sentimiento de culpa, algunas lidiaron con la incomprensión y las imposiciones de la sociedad y otras tuvieron dificultades para conciliar su trabajo y su vida personal.

Un libro en el que sin duda muchas mujeres se verán identificadas y muchos hombres verán reflejadas a sus parejas o incluso a ellos mismos. Aunque hay que reconocer que es menos habitual y, de hecho, el libro está enfocado a la mujer.

Ha sido una lectura que me ha resultado muy interesante pero que no sé si me atrevo a recomendar a todo el mundo. Porque, aunque creo que este tipo de lecturas son necesarias también sé que a muchos de vosotros os da cierto respeto la palabra ensayo. Pero Historias que no se contaron no llega a las cien páginas y me parece muy muy recomendable.

4 comentarios:

  1. Este género de narración es muy actual. Lo hacen autores tan renombrados como Enmanuel Carrere (¡me encanta!) y también Eric Vuillard entre otros muchos. De este último acabo de leer una maravilla, "El orden del día". O sea que sí, existe eso que como vbien dices podría ser un ensayo novelado, otros lo denominan "Novela de no ficción".
    Sobre el tema que trata Blanca Gago se escribe, se ha escrito y se escribirá porque es uno de los Temas de la Humanidad. Es cierto que ser madre no es imprescindible, pero también lo es que la Mujer está capacitada para serlo y si no lo es pues deja sin utilizar una de sus capacidades más personales. ¿Es esto lo único que puede o debe ser una mujer? Para nada. Pero, imagino, que es algo que cambia a la persona por dentro y por fuera.
    Interesante libro el que traes hoy, Albanta.
    Ya por las fechas, te deseo una buena salida de 2019 y mejor entrada en 2020.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. No soy de leer ensayos, pero el tema de éste me interesa y mucho. Tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece interesante el punto de vista y que traiga a personajes tan importantes pero lo cierto es que el tema no me atrae especialmente.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no me atrae especialmente reconozco que puede ser muy interesante leer un libro como este. Creo que no está hecho para mí, pero seguro que hay mucha gente que lo disfrutará.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Puedes expresar tu postura, opinión, crítica o lo que sea libremente y sin censura siempre que seas respetuoso y correcto. Los comentarios maliciosos, ofensivos, insultantes, con enlaces o spam seran eliminados.