domingo, 26 de marzo de 2017

Entrevista a Paco Peñarroya autor de Luzando

Hace unos días os hablé de Luzando, la primera novela de Paco Peñarroya. Y hoy os traigo una pequeña entrevista que el autor me ha concedido.  Espero que os resulte interesante.


Luzando es tu primera novela y he leído por ahí que comenzaste a escribirla en un momento en que te quedaste sin trabajo. ¿Cómo te enfrentaste al reto de escribir una primera novela? ¿Te has convertido en escritor por necesidad o vocación?

   Lo cierto es que siempre me ha gustado dejar volar la imaginación en proyectos que ante todo supusieran una implicación de la gente que estaba alrededor con el objetivo final de todos luego disfrutar del acabado de tales proyectos. Hasta que en un momento concreto tal objetivo era complicado en lo que refiere a buscar implicaciones y dedicarle tiempo, por lo que me plantee, sin conocer este final, el comenzar a escribir una historia, sin pensar  que podía acabar en una novela, y mucho menos de casi 600 página. Lo que sucedió es que conforme me ponía a escribir me sucedía a mí a la inversa lo que le sucede al lector ahora, que la historia me imbuía hasta tal punto de que no podía dejar de desentrañarla, y así, dedicándole tiempo, porque luego por circunstancias lo tuve al quedarme sin trabajo y pensar que seguir escribiendo era una buena fórmula para tener ocupada mente y tiempo, al final acabó siendo Luzando una realidad.
   Sobre lo que pretendía buscar al ponerme a escribir, no coincide la pretensión que tenía entonces con la que tengo ahora. Cuando comencé, como te decía antes, más que vocacional lo hacía como hobby, además hobby sano, pero ahora sí es cierto que necesito escribir, que me pica el gusanillo de ponerme delante del ordenador y soltar en palabras todo lo que encierro en la cabeza. Encima estoy luchando, en la inmensidad del mar, con sacar la novela adelante, y tú sabes lo dificilísimo que resulta esto, pero yo no quiero verlo como imposible y lo que menos quisiera en el futuro es reprocharme en lo haberlo intentado. Así que en ello estamos, buscando promoción y ¿quién sabe si al final la escritura pudiera cubrir la necesidad? Ojalá. 

Luzando es una novela que se encuadra dentro del género negro pero que también tiene algo de thriller. ¿Cómo surge la primera idea?

   Cuando comencé la escritura de “Luzando” no existía una idea preconcebida en mi cabeza sobre en qué género podría quedar encuadrada. Cierto es que mi tipo de lectura preferido son las novelas de misterio, de intriga, de suspense y sobre todo aquello que pueda generar desasosiego conforme lo vas leyendo, y no es que me guste sufrir con la lectura cuando al contrario lo que se debe de hacer con un libro delante es disfrutarlo, pero esos son mis gustos. Un tipo de novelas que me gustan, sin tener porque apasionarme, pero las lees amenamente, te meten en la historia y te generan impaciencia en conocer el final de las historias, son las de Dan Brown, y sé que esto puede resultar ridículo si lo escucha un profano en materia literaria, pero es cuestión de gustos. Y yo un poco quería moverme en un género de ese tipo a la vez que en una forma parecida de contar las historias. 

¿Cuál es ese aspecto que más te ha preocupado del proceso creativo? ¿Y cuál es que más complicado te ha resultado?

  Si te soy sincero cuando comencé a escribir “Luzando”, para nada en mente tenía cuál iba a ser el desenlace final de la historia, pero al principio esto no me preocupaba. Lo que sucedió es que la historia iba creciendo, iban surgiendo nuevas tramas y llegó un momento que sí es verdad me encontré un poco agobiado ante el reto de encontrar un final adecuado y dónde todas las tramas acabaran quedando resueltas. Buscar este final, creo que perfecto para lo que ofrece la historia, sin duda fue lo más complicado. Ahora también la alegría y satisfacción fue inmensa cuando pase el texto a un experto, el escritor Joaquín Juan Penalva, Premio de la Crítica Valenciana de 2016, para que me diera su opinión y me sorprendió gratamente al decirme esas palabras que para mí han quedado como grabadas: “La historia funciona con la precisión de un reloj, y acaba dando la hora en punto”.
   Por otro lado también recuerdo la enorme dificultad que me enfrente para poder reflejar las escenas de acción sobre el papel. La acción no es lo mismo verla en una pantalla grande que leerla, esto me supuso una enorme dificultad, pero según las primeras opiniones parece que lo hemos pasado con nota. 
Imagen tomada de http://maxestrellaediciones.com/paco-penarroya/

¿Cuál es el principal atractivo que cualquier lector podrá encontrar en Luzando?

   Yo creo que es la agilidad con que se lee a pesar de ser un tomo de 600 páginas. Son capítulos cortos que conforme acaban te generan intrigas y que quieres seguir leyendo para desentrañarlas, y lo único que consigues es que aparezcan más dudas y misterios con lo que al final quedas atrapado. También dentro de esa agilidad que te digo el lector va a tener en sus manos un texto con una dialéctica muy mundana, muy accesible, el lenguaje que la mayoría de las personas practican a diario, y eso lo hace ser más cercano. Ten en cuenta que yo no puedo presumir, ojalá, de tener ningún tipo de estudios lingüísticos. 

En la novela juegas un poco con lo sobrenatural, con plantear la duda al lector sobre el origen de lo que sucede en la novela. ¿Cuál es el mensaje, si lo hay, que quieres transmitir con ello?

   Para mí si existe un mensaje claro en esto, y ese es el de que nada es lo que parece. Aquello que nos puede parecer bueno, puede que no lo sea tanto, ni al contrario con todo lo negativo. Y esto es lo mismo aplicado a los tintes sobrenaturales con que salpico la historia. ¿Qué hay de sobrenatural en ciertos hechos que no sabemos explicar? ¿O simplemente es que nuestra mente no acepta lo a veces tan evidente y prefiere achacarlo a un origen más intrigante? En definitiva es una forma de jugar con el lector. A mí en particular no me gusta que cuando me cuentan una historia me la den tan mascada, me gusta pensar, averiguar, tomar mis decisiones. Todo eso es con un único objetivo, el de disfrutar con la lectura de esta historia de “Luzando”. 

Luzando está narrado con sencillez y agilidad pero de fondo se observa una trama muy compleja con diversas líneas argumentales que se desarrollan de forma paralela ¿De qué medios te has servido para darle cohesión a todo eso?

   Como te decía al principio, mi mente funciona como un desordenado contenedor en el que surgen esas ideas en forma de tramas. Mira, cada uno tiene una virtudes y yo considero mi imaginación como una de ellas, por eso cuando no consigo imaginar me agobio, me pasaba escribiendo. Esta vez lo que hubo que hacer fue plasmar en un borrador las tramas, sobre todo para que una no estropease o chafara a la otra a destiempo, e ir desarrollándolas. Luego es trabajar en un proceso de documentación, que hoy en día es todo muy accesible con lo fácil que es de encontrar todo en Internet y a partir de ahí intentar que todo resultara lo más coherente posible. Una técnica que a mí me encanta es la de tomar un suceso real de la historia y ficciona sobre él. Piensa que la historia nos ofrece muchísima información y datos sobre hechos pasados, pero en muchos de ellos quedan coletillas que no están aclaradas del todo, y eso es lo que me sirve a mí para a veces justificar ciertas tramas. 

Luzando es también una novela muy visual en la que sus escenarios contribuyan a crear esa atmosfera de misterio que se respira. ¿Cómo se crean en tu imaginación? ¿Te inspiras en algún lugar en concreto?

   La pequeña aldea de Luzando yo la tenía en mi mente situada en el norte de España, en esos valles cerrados de los Pirineos, lo que pasa es que al ir desarrollándose la historia y tener que situarla cerca del mar, todo acabo descolocándose en mi mapa geográfico mental. Lo que al final es cierto es que la situación del lugar no es determinante para la historia, por lo que es otro punto que dejamos para la imaginación del lector. 

El Inspector Marcos es quien se ocupa de investigar oficialmente el caso. Un policía por vocación que en muchas ocasiones compara su trabajo con la visión que se da en las películas o las series ¿Qué opinas sobre los tópicos que se repiten en este tipo de personajes? ¿Lo has tenido en cuenta a la hora de crearlo?

   Yo al inspector Marcos lo califico desde el principio como una persona “justa” en todo el amplio abanico de significados que tiene la palabra. En realidad me parece que a veces hasta abuso de esta simpleza que le otorgo al personaje para que me lo ponga todo más fácil a la hora de su participación en la historia. Entiéndeme, no lo presento como una persona atormentada por su pasado, porque si fuera así tendría que atender a ese mismo pasado. No le incluyo amoríos, para que en cierto modo el hombre no se distraiga en su verdadero cometido que tiene en la historia. Tan sólo algunos hechos heroicos, a la vez que absurdos, como el incidente de la cobra que se relata en un episodio. Lo pongo en una sección policial como es el Departamento de Policía Portuaria, que en realidad no existe tal sección policial como tal, pero lo que hago con ello es simplificar todavía más el mundo laboral que rodea a este personaje. En definitiva, he creado un personaje cuyo único cometido y responsabilidad en la vida es dejar seguir su instinto y resolver los casos que se le presentan. Ah… y como responsabilidad sí que le coloco un perro que encontró en la calle “Watson”, hasta en eso es simple, para darle nombre al perro de un policía.
   Es más cuando escribía sobre el Inspector Marcos siempre me venía a la mente el actor Javier Gutiérrez, no sé porque, pero bueno… si alguna vez se lleva “Luzando” al cine o a la televisión, y de mí dependiera, lucharía porque fuera interpretado por este actor. 

Para un escritor que empieza no siempre es fácil encontrar apoyo editorial ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Cómo has vivido todo el proceso?

   Bueno, cuando me decidí a editar “Luzando” lo primero que pensé, porque parecía lo más fácil, era la autoedición. Lo que ocurre es que rápidamente me di cuenta que esto era más para una aventura dijéramos de un día, que para tener un futuro. Enseguida deseche la idea y tras registra la novela la mandé a varias editoriales, y “Max Estrella Ediciones”, siempre lo diré, fue la que hizo sentir escritor en las primeras conversaciones que tuve con ellos.
   Ahora ya conozco un poco más el mundo editorial y sé que igual de complicado es para ellos que para mí, porque editoriales hay muchísimas y las grandes son las que más fuerza tienen. En Max Estrella ellos han puesto ilusión y fuerza en mi novela, y si ganan ellos gano yo, y viceversa. Por lo que lo he dejado todo en su manos y les he dado plena libertad para que puedan disponer de mí  en cualquier acto de promoción en cualquier lugar de nuestra geografía. Y ahora… en eso estamos. 

¿Qué esperas que te reporte Luzando a nivel personal o económico?

   (Risas) De momento a nivel económico más reportarme, me ha costado, pero tenemos fundadas esperanzas en que todo llegue, y cuando digo tenemos lo es por la editorial, la distribuidora, por mí y por supuesto por mi esposa Luisa que es la que está viviendo cerquísima de mí esta aventura, que es así como no lo hemos tomado. Respecto a nivel personal creo que “Luzando” ya lo ha reportado todo. Yo recomiendo a todo el mundo que intenten escribir porque ver luego el resultado final es lo más parecido, no sé cómo decirlo, casi a como tener un hijo. 

Y como lector ¿Cuáles son tus autores y libros de cabecera? ¿Hay alguno que te haya servido de inspiración?

   Complicado responder con total certeza a estas preguntas, porque dijéramos que yo soy lector otoñal, es más de joven me daba más bien picores lo de tener que leer, siempre he sido más de cine. Pero también tengo mi historia sobre cómo descubrí la lectura para zambullirme en ella de lleno. Todo empezó en un más o menos 32 o 33 cumpleaños que mis hermanas me regalaron “Caballo de Troya” de J.J. Benítez, aquel tipo de historia mezcla histórica, intriga y ciencia ficción, me atrapo para desde entonces no dejar de leer, salvando las distancias algún bache en el tiempo. En todo ese tiempo he leído casi de todo, se me resisten las novelas románticas, pero entre los géneros de la novela negra, histórica, suspense y ciencia ficción me he estado moviendo. La inspiración la he tomado prestada un poco de cada una de ellas, del mucho cine y series que también veo y de mi propio imaginario.
   Y respecto a los libros que ahora mismo tengo en cabecera tengo que decir que hace poco estuve por Madrid y compre en un segunda mano un pequeño surtido de libros de bolsillo con novelas de Vázquez Montalbán, Dashiell Hammett y algunos antiguos de literatura nórdica, que me encanta. Además tengo que volver a leer “La fiesta del Chivo” de Vargas Llosa, porque la novela en la que ahora estoy enfrascado versa alrededor de las autocracias y dictaduras y esta historia de Vargas Llosa, me encantó en su momento y quiero volver a revisarla. 

¿Cuál es la novela publicada que te hubiese gustado escribir?

   “El Código Da Vinci”, no te digo más (Risas). 

¿Te ves como escritor de género negro o piensas tocar diversos géneros en el futuro?

   En principio cada vez que le doy vueltas a la cabeza para pensar en una historia me sale novela negra, por lo tanto de momento ahí nos vamos a encasillar. Aunque lo que también voy recopilando en una libreta que tengo son pensamientos, ideas y sketches en tonos humorísticos, en plan monólogo. Por lo que no descarto escribir un libro humorístico en un futuro… eso sí, no será de 600 páginas. 

Y por último he leído que ya estás trabajando en un nuevo libro. ¿Me puedes dar un pequeño anticipo?

   Sí, ya lo llevo por la mitad y a diferencia de “Luzando” en este sí que he planificado todas las tramas del principio hasta el fin por lo que lo que ahora estoy haciendo es transcribirlo. El problema es que a veces cuando estoy con esta nueva historia me siento insatisfecho, pensando “…no es lo mismo que Luzando, aquel era mejor.” Y fíjate que las personas que han leído los primeros borradores, mis lectores cobaya, me dicen que es mucho mejor que “Luzando”, más agresivo, más intrigante. Bueno, veremos como queda. Se llamará “Matrice”, que es el nombre romano con que se conocía Madrid, y sin ser continuación de “Luzando” sí que recupero algún personaje en esta nueva historia que se desarrolla enteramente por distintos puntos, muy reconocibles e impactantes, de la capital española. Como te digo son lecturas completamente independientes una de la otra. Y al contrario de “Luzando” cuya temática gira en torno a la religión, en el caso de esta nueva historia las tramas son más de tintes políticos.

Mi agradecimiento a Francisco por el tiempo dedicado.

sábado, 25 de marzo de 2017

El asesino del acantilado - Antonio Manzanera



Título: El asesino del acantilado
Autor: Antonio Manzanera
Publicación: Ediciones B, enero de 2017
Páginas: 349

Los Ángeles, 1984. Al detective privado Cheney Moore no le sobran los clientes, así que cuando Charlie Wilson llama a su puerta, no rechaza su encargo aunque le sobrarían motivos para hacerlo.

Wilson es el taxista de la cárcel de Oldstock, el hombre que se ocupa de recoger a los presos que son puestos en libertad. Cuando uno de sus «clientes» es asesinado el mismo día en que sale de la prisión, Wilson recurre a Moore con una extraña petición: ¿podrá ayudarlo a encontrar los tres millones de dólares que robó el muerto y que nunca aparecieron?

Así arranca esta monumental novela negra ambientada en Los Ángeles entre 1977 y 1984. Una trama poliédrica y llena de ritmo que combina un dominio del género que recuerda a Raymond Chandler con el universo de True Detective.

Mis impresiones

La suave superficie de la culata (en la que se nos introducía en el mundo de la Cosa Nostra) y La tercera versión (que narraba un capíutlo de la historai sucedido durante la Guerra Fría) son los dos títulos que había leído hasta hasta ahora de Antonio Manzanera. Un autor que me parece que trabaja muchísimo sus libros, crea historias orginales, bien planteadas y muy coherentes. El asesino del acantalado es su ultimo trabajo y en ella he visto las mismas cualidades que percibi en las anteriores.

La novela comienza en Los Ángeles en el año 1984. Cheney Moore es un detective de medio pelo que un día recibe un encargo un tanto extraño y relacionado con la muerte de un hombre.  Se trata de averiguar el paradero de un botín de tres millones de dólares que fue robado de un banco cinco años atrás. El único culpable identificado y condenado fue Ralph Sanders, que ha terminado asesinado el mismo día en que salió de la cárcel de Oldstock tras cumplir la condena. El interesado es un taxista llamado Charlie Wilson que fue quien trasladó a Sanders desde la cárcel a un hotel de lujo, pero antes pasó por un lugar que levantó sus sospechas. Moore no se fía demasiado de él, sin embargo al detective no le sobra el trabajo ni el dinero y decide aceptar el caso.

Cuando comienza a investigar ve una extraña relación con un asesino en serie al que llamaban “el asesino del acantilado” ya que era la forma en que se deshacía de sus víctimas. Pero este llevaba ya algunos años desaparecido y la policía lo descarta. ¿Realmente estamos hablando de la misma persona?

Este es el comienzo de una novela muy original que se encuadra dentro de la novela negra o polaca. Al comienzo de la lectura puede parecer una novela más pero llega un momento en que su autor nos ofrece un giro y la novela cambia espectacularmente y lo que parecía una novela de investigación de corte clásico se convierte en una de carácter bastante complejo que va sorprendiendo página a página al lector. La intriga y el suspense están asegurados hasta la última página y Antonio Manzanera va construyendo la historia de forma inversa: desde el final hasta el comienzo.

Son diversos personajes los que vamos a encontrar a lo largo de El asesino del acantilado y todos ellos tienen su función en la historia. No los voy a individualizar porque creo que debe ser el lector quien los vaya conociendo dentro de la historia. Más de uno nos despistará al principio y nos sorprenderá cuando desvele su verdadera cara.

El asesino del acantilado es una novela muy visual que hace que el lector imagine perfectamente cada detalle y cada escena. Se nota que el autor trabaja no solo ya sus argumentos, que son complejos pero muy sólidos, sino que transmite la sensación de que conoce al perfección de lo que habla. Hay un parte en la novela que se desarrolla en la cárcel de Oldstock donde Sanders cumplía condena y tanto el ambiente como el funcionamiento en ese mundo están muy bien descritos. Como también hace con el de la mafia italiana en el que se mueven algunos de sus personajes. Son ambientes oscuros y complicados que rigen por sus propias leyes y no debe haber sido fácil documentarse hasta el nivel que percibe el lector.

Además es una novela que puedes leer piráticamente del tirón por un lado gracias a la intriga que tiene la historia y por otro lado a la forma tan ágil y atractiva que tiene Antonio Manzanera de narrar. Como ya señalé en sus anteriores novelas tiene un estilo muy depurado y muy claro con el que el lector conecta fácilmente. La novela comienza con una voz en tercera persona pero hay un momento en que cambia de voz y pasa a un narrador en primera persona que nos va a dar otro punto de vista de la historia y que también nos ofrecerá un giro interesante.

En cuanto a su estructura se divide en tres partes aunque esto no es una cuestión aleatoria sino que obedece al contexto temporal. La primera situada en 1984, luego retrocedemos hasta el año 1980 (año en que se produjo el atraco al banco) y por ultimo hasta el 1970, la fecha en la que comienza la historia. Y no será hasta ese último momento en que comprendamos el verdadero alcance que tiene toda la trama. Me parece complicado unir tantas tramas y subtramas, tantos personajes, tantos temas y cambios de fecha sin perder al lector. Sin embargo Manzanera lo consigue a la perfección.

Conclusión

El asesino del acantilado me ha resultado una novela muy original que te va sorprendiendo a medida que avanzas. Una historia armada de forma muy compleja que resulta muy ágil y amena en su lectura.
.

Puedes descargar El asesino del acantilado aquí:


viernes, 24 de marzo de 2017

La chica que dejaste atrás - Jojo Moyes



Título: La chica que dejaste atrás
Autora: Jojo Moyes
Publicación: Suma, marzo de 2017
Páginas: 530

En 1916 el artista francés Édouard Lefèvre ha de dejar a su mujer, Sophie, para luchar en el frente. Cuando su ciudad cae en manos de los alemanes, ella se ve forzada a acoger a los oficiales que cada noche llegan al hotel que regenta. Y desde el momento en que el nuevo comandante posa su mirada en el retrato que Édouard pintó a su esposa nace en él una oscura obsesión que obligará a Sophie a arriesgarlo todo y tomar una terrible decisión.
Casi un siglo más tarde, el retrato de Sophie llega a manos de Liv Halston como regalo de boda de su marido poco antes de su repentina muerte. Su belleza le recuerda su corta historia de amor. Pero cuando un encuentro casual revela el verdadero valor de la obra, comienza la batalla por su turbulenta historia, una historia que está a punto de resurgir, arrastrando con ella la vida de Liv.

Mis impresiones

De Jojo Moyes había leído con anterioridad Yo antes de ti, una novela que me gustó muchísimo y que desde entonces no he parado de recomendar, y Uno más uno, que si bien no tenía la carga emotiva de la anterior también es una novela que disfruté. Su último trabajo es La chica que dejaste atrás y os adelanto que la he leído prácticamente del tirón a pesar de sus más de quinientas páginas y que me ha gustado muchísimo.

“Soñaba con comida. Baguettes crujientes, la miga blanca virginal del pan, aún humeante del horno, y queso fermentado, con los bordes deslizándose hacia el extremo del plato. Uvas y ciruelas apiladas en cuencos, oscuras y perfumadas, llenado el aire con su olor. Estaba a punto de coger una, cuando mi hermana me detuvo.”

Nos encontramos en St. Péronne, un pequeño pueblo de Francia en octubre de 1916. Sophie regenta junto a su hermana Hélène un pequeño hotel llamado Le Coq Rouge en el que cada vez hay menos cosas que ofrecer a sus clientes. En plena I Guerra Mundial los alemanes han ocupado el país y a parte del toque de queda, la escasez y las cartillas de racionamiento se ha instalado en el pueblo un sentimiento de tristeza y miedo. Sophie solo desea que vuelva su esposo Édoard que lleva ya cuatro años luchando en el frente. Por eso se aferra al cuadro que años atrás había pintado de ella poco después de conocerse. Pero las cosas empeoran cuando el nuevo Kommandant asignado en el pueblo decide que a partir de ese momento cenarán todas las noches en el hotel. Este interés llega a ser más preocupante aun cuando Sophie descubre que el militar no puede quitarle los ojos al cuadro…

Londres, 2006.  Liv Halston pasa por una época muy oscura en su vida. Hace cuatro años que murió su marido. Ahora vive sola en la enorme casa que el diseñó para los dos ahogada por las facturas. El trabajo escasea y Liv tiene muchas deudas. Así se aferra al cuadro que David compró en su luna de miel y que ha permanecido enfrente de su cama durante una década. Sin embargo una serie de casualidades harán que se revele el verdadero valor del cuadro y Liv se vea obligada a enfrentarse al mundo.

La chica que dejaste atrás me ha gustado muchísimo. Ha sido una novela muy emotiva que me ha atrapado por completo en su interior. No solo me ha gustado su trama sino también sus personajes y como su autora engarza dos líneas argumentales que tienen un único punto de unión: un cuadro pintado en Paris en 1910. Puede parecer que el punto de partida de la historia está muy visto pero Jojo Moyes construye en mi opinión una historia fresca y adictiva que yo esperaba que fuera por otros derroteros.

Alrededor de un tercio de la novela se desarrolla durante la Gran Guerra y nos da una idea como se vivió la ocupación alemana en un pequeño pueblo de París. Este es el comienzo y la trama de la primera parte. En ella la autora pone a su protagonista en una situación difícil. Sentir cierta simpatía o colaborar con los alemanes (que les estaban despojando de todo) era considerado por los franceses como una traición. Pero ¿Qué no está dispuesto a hacer uno por mantener a su familia a salvo?

En la segunda cambiamos a la actualidad y aunque confieso que no me hizo mucha gracia abandonar a los personajes en el punto en que estaban poco a poco me fue cautivando también la historia de Liv. Es cierto que es más fácil emocionar a un lector con historias de guerra, de hambre y desolación pero Jojo Moyes también ha sabido cargar de emociones la segunda trama a pesar de que no tiene el peso dramático de la primera. En ella conoceremos a una mujer aferrada al pasado aunque también viviremos una historia de amor que va a tener un difícil desarrollo. Un gran enfrentamiento se interpondrá entre sus protagonistas.

Otro motivo por el que me ha encantado La chica que dejaste atrás son sus dos protagonistas. He logrado empatizar por completo con Sophie y Liv cuyas vidas son diferentes pero entre las cuales podemos establecer cierto paralelismo. Aunque por diferentes motivos ambas están separadas de sus maridos y serán las poseedoras de un cuadro en el cual vuelcan todo ese afecto que no pueden dar ni recibir físicamente. A veces nos aferramos a los objetos por su valor sentimental y de alguna manera nos reconfortan y nos hacen sentir cerca de una persona a la que añoramos. También y por diversas circunstancias ambas tendrán que enfrentarse con el mundo y sufrir el acoso de los que no piensan como ellas.

Uno de los temás que aparecen en el libro es el expolio de obras de arte por parte de los nazis. En realidad esto se produjo durante la II Guerra Mundial pero será uno de los ejes alrededor del cual gira esta historia. Y aunque ya se ha hablado del tema en otros libros Jojo Moyes nos cuenta otra cara de la moneda. La de los familiares que no sienten apego especial hacía una determinada obra y solo lo quieren recuperar por dinero.

Otra de las cuestiones por las que me gusta leer a esta autora es porque conecto muy bien con su forma de narrar. Su estilo es sencillo y cercano de forma que te envuelve desde el principio. Con una narración en la que cambia de perspectiva y de voz, con ritmo, muy ágil, con diálogos, prestando atención a las emociones de sus personajes y algún que otro giro la he leído sin darme cuenta.

La novela tiene dos líneas argumentales. Como he dicho solo un tercio al principio se desarrolla en 1916 y el otro cien años después. Y es en esta última cuando vamos a ir completando la anterior a través de fragmentos, diarios, flashbacks, etc.

Conclusión

La chica que dejaste atrás es una lectura que he disfrutado muchísimo. Es una novela amena, entretenida en la que la narración es muy ágil y en la que vamos a conocer dos mujeres que tendrán que luchar contra el mundo que les rodea. 

Puedes descargar La chica que dejaste atrás aquí:

 

Puedes ver otras reseñas en: